lunes, 17 de octubre de 2011

2º Trail Turdetania. La crónica.


Para mas amena la lectura pulsar aquí:


Dicen que lo importante de las cosas son como acaban, y afortunadamente el día de ayer acabó de forma gloriosa, como decia el logo de los organizadores los turdetanos son unos titanes que fueron a luchar contra los Dioses o algo así; y el final fue una victoria después de una durísima batalla. Una batalla dura pero dura de verdad. Lágrimas, alegría y compañerismo con los amigos. Esto fue lo más importante del dia.
Lágrimas de alegria y dolor al llegar y ver a mis 3 niños
La alegria al recoger el premio de finisher
Todos felices después del calvario finalizado, atencion a los medios y tal y tal.

Pero qué fue lo que pasó antes de esto? Espero ser capaz de recordar y explicar con palabras todo lo pasado en el dia de ayer. Ahora mismo hace aproximadamente 24 horas que llegué a meta y todavía sigo pensando en la carrera y en todo lo vivido en ella. Me dejó como en un estado de shock, será imposible para siempre olvidar este día. No fue como a mi me hubiese gustado recordarlo, ni como en los guiones previos que tanto me gusta hacer estaba escrito que iba a ser. Fue todo bastante peor, quizas todo eso hizo que la alegría a la entrada final en meta fuera estratosférica.

Ponemos el reloj tempranito, a las 6:15 nos levantamos y despues de la visita al aseo, ya tenia todo preparado, solo quedaba vestirse y tan solo terminar de preparar el esparadrapo para las plantas de los pies. Desayuno un yogur y un platano, y salir de casa donde me esperaba mi amigo Agustín que me recogía para ir hasta Guillena. Cuando estamos en el coche recuerdo la primera metedura de pata, se me ha olvidado tomar la ultima pastilla de Magnesio y Potasio que reservaba para la mañana de hoy, tampoco le doy mucha importancia porque he estado tomandola durante 13 dias seguidos, pero vete tu a saber si al final no tiene algo que ver.

Llegamos al polideportivo de Guillena, aun es de noche y hay ya mucha gente. Dejamos los macutos en el coche y nos terminamos de preparar, ya todo listo para empezar la prueba.
Hasta frio hacia ahora mismo
El ambiente muy fresco ideal para correr una carrera de 10kms, una media maraton,... pero una ultratrail? Bueno, ya veremos.
Agustin y yo repasamos la táctica y como nos vamos a mentalizar. No debemos pensar para nada en la distancia que nos queda, marcamos una serie de hitos que hay que conseguir, solo debemos pensar en llegar hasta el siguiente, tan fácil como eso. Estos hitos son: Subida fuerte en km 12; avituallamiento km 19; coronar primera ascensión en km 26; bajada al pantano Castilblanco en km30; llegada a Castilblanco km 35, avituallamiento sobre km 44, y meta.
Esperando el momento de la salida
Antes de la salida y en el control de dorsales vemos y saludamos a muchos amigos: Ruth, Diego, Pacokrack, Javier el Pretoriano, Harold, Sandra... No hay mucho tiempo para más. Ultimos consejos por megafonía y se da la salida. Avanzamos todo el pelotón por el pueblo a marcha lenta y controlada, tan solo empieza a clarear el dia. Pacokrack, con el que había previsto ir, va un poco más alante pero lleva un ritmo que decido que es muy rápido, por lo que lo dejo adelantarse.

Los primeros kms son un poco peligrosos porque nada mas salir del pueblo hay un par de cuestecitas considerables, vamos a un ritmo lento y controlado, bien metiditos en el grupo, tampoco muy atrás y se va muy a gusto, con todo el mundo de charleta. En el km 3 la pendiente es un poco mayor y decidimos andar un poco, viene muy bien ya que incluso con el tramo andado ese km nos sale un poco mas de 7'. La idea principal en este tramo hasta La Cantina es estar en torno a los 7' cada km, e incluso en los peores no subir de 8'. Empieza a salir el sol y las vistas son preciosas.

Corriendo con Santi y Pruden, de los Pretorianos
Llegamos al tramo restringido, el camino se hace muy muy bonito bordeando el rio Ribera de Huelva. Mañana ideal para correr por alli, mucha vegetacion, fresco, la carrera se extiende pero no demasiado, la gente se va colocando en grupitos entre 5 a 7 corredores, la marcha es muy agradable.
Vistas del Rio Ribera de Huelva desde la Ruta del Agua.
En estas, veo a Santi Martin, del que leí hace poco en su blog su experiencia reciente al finalizar el ultratrail de Mont Blanc. Es el primero de los Pretorianos de Tomares que lo consigue finalizarlo, el viernes pasado le dieron incluso una placa. Le reconozco y empezamos a charlar, también me presenta a Pruden, que finalizó tambien de forma heroica la TDS. Vamos charlando y me cuentan sus experiencias de forma muy amigable, son unos kms muy amenos, además que vamos muy a gusto al ritmo de esta gente super experimentada. Hacemos unos 6 o 7 kms a unos 6' y poco. Descontando bastante a nuestro objetivo inicial. Pasamos tambien la subida del km 12, sin novedad, a mi incluso no me parecio demasiado dura, aunque andamos un tramo. Finalmente se nos van algo mas para adelante, pero seguimos con un ritmo muy llevadero, muy parecido al que yo he venido entrenando, las vistas son espectaculares en todo momento.

Poco a poco nos vamos acercando a La Cantina, el camino es sube y baja, ya practicamente los corredores vamos por parejas, nos adelantamos o nos adelantan varias veces, según se vayan haciendo las subidas o bajadas mas o menos rapido o andando unos metros. Avistamos ya a lo lejos La Cantina, y en ese momento nos alcanza Diego Meca, que nos dice que se encuentra algo enfermo, charlamos un poco hasta llegar a La Cantina, alli todo muy bien organizado, cada uno se ocupa de coger su bolsa de avituallamiento numerada con el dorsal, en cada bolsa hay un gel, un bote ciclista con isotonico, un tetrabrick de agua, y un platano. Todo ello numerado con tu dorsal, para por si se encuentra algo por el suelo descalificar a quien la haya tirado. Aprovecho para comer el plátano. Lleno mi primer bote de isotonica que esta vacio con el agua y le hecho mis pastillas de Isostar esfervescente. Me tomo el gel, dejo los restos en la basura, le doy un buen trago a la isotonica, y dejo lo que queda en el bote que nos será devuelto en la meta.
Imagen antes de salir del avituallamiento, a la otra orilla se ve el camino que en un par de kms empezará a subir
Mis previsiones mas optimistas para este punto, aproximadamente km 19 era llegar a él en 2h. Resulta ser el km 18,700 y hemos llegado en 2h6m. En todo esto perdemos unos 5 o 6 minutos más, hago algunos ejercicios de estiramiento, salimos cuesta abajo para cruzar un embalse y por la otra orilla llegar al camino que comienza la primera gran subida. A poco de salir recibo la primera llamada de mi mujer, le digo que vamos bien sobre el km 20, aunque hay poca cobertura. Cruzamos el embalse, sigue un km mas de llano, que hacemos a buen ritmo, justo en el 21 empieza la carretera a subir, haciendo zig-zag. Todos nos hechamos a andar, intentando concentrarse para mantener un buen ritmo andando, subimos, subimos, noto alguna molestia en las piernas, muy cargadas, seguimos subiendo y un chasquido en cuadriceps pierna derecha, luego en el isquio de la pierna derecha, lo mismo que en Arriate, solo que en Arriate fue al finalizar todo el tramo de montaña y antes del descenso de 12 kms a meta. Aqui queda mucho más y todas las subidas. No me lo creo, intento aminorar un poco la marcha y no forzar, parece que responde. Agustín me dice que puedo ponerme las musleras, le digo que mejor no parar intento seguir a ver que pasa, llegamos al km 22, aqui es donde la pendiente es mas dura de todo el recorrido, intento, intento, pero nada, la pierna no va, finalmente decido parar a un lado de la carretera, sacar las musleras y ponermelas a ver que tal. Esto es el km 22,8 (2h51m de carrera). Muy rapidamente hecho mano del plan B, pensaba que esto lo iba a necesitar mucho mas tarde, aprovecho tambien para untarme radio salil por las dos piernas.
Me pongo en pie y con los muslos apretados me da una primera impresion de que todo va mejor. Es así pero no del todo, solo que enseguida disminuye bastante la pendiente y consigo trotar un poco, km 24 en algo mas de 9', pero es un espejismo, se trata de un descansito y en el 25 a 26 me vuelve a dar un fuerte tiron, se me agarrota la pierna entera, la izquierda tambien está cargada, esto no va de ninguna forma.
La decepción en estos momentos es grandisima, he hecho buenos entrenos con cuestas sin problemas hasta unos 25 kms, sin embargo aqui ya estoy KO. No me lo quiero creer pero es practicamente seguro que no voy a poder volver a correr, y al principio de la parte dificil, con lo bien que estaba sucediendo todo hasta ahora. Aunque queda muchísima pendiente por delante.
Lo mas importante en ese momento era cambiar el chip, la estrategia de carrera da el giro que podía dar en las peores previsiones posibles, ahora se trata de con el Garmin ir vigilando km a km e intentando trotar algunos metros de vez en cuando llegar en 9 horas hasta meta. Pero es que estamos al principio, y queda la friolera de algo más de 6 horas de sufrimiento, de dolor y de estar con el alma en vilo minuto a minuto. En ese momento pienso que lo importante no es eso la historia, sino como acaba. Si tiene un buen final no importa como sea el trayecto, visualizo que aún así puedo intentarlo y quizás pueda llegar a meta, al fin y al cabo queda una bajada y quien sabe si podria recuperar. La verdad es que en ningun momento se me ocurre volver 3 kms cuesta abajo retirarme y a probar el año que viene; es el momento mas importante de la carrera, pero no se trata de tomar una decision, se trata de aceptar que desde ahora toca sufrir. Pienso en que lo puedo conseguir, conseguir llegar antes de las 9 horas, porque llegar llegaré.
Y asi continuamos por un camino tortuoso pero bastante bonito, animales y granjas por todas partes, saludamos gente, intentamos sobrellevar lo maximo la subida, sabiendo que sobre el 26 empezamos a bajar y esa es la proxima esperanza, llegamos al final de una loma y se visualiza una pendiente hacia abajo, intento trotar un poco pero las piernas estan muy castigadas, mejor pruebo a andar un poco mas para deacansar algo, pero cual es la sorpresa que aparece otra cuesta arriba, y luego otra más. Llegamos hasta mas alla del 27 y ahora sí que se ve que todo tira cuesta abajo. Empiezo a trotar muy debilmente, Agustin marca delante el ritmo, la bajada es tendida, intento flexionar las rodillas mucho, para no forzar los isquios, además aunque la pista es ancha la voy bajando haciendo zigzag por todo lo ancho de ella, algun corredor nos pasa y nos mira tela de extrañado, Agustin va en linea recta y yo zigzagueando de un lado a otro. Es una gran idea porque consigo trotar suave casi un par de kms y sin notar un dolor que me haga parar. Hacemos los 2 kms en 8 y 9 minutos, esto da mucha vida, y enseguida llegamos al pantano de Castilblanco. Ya el calor se está dejando notar.
Por el pantano de Castilblanco, km 30. La cara empieza a ser un poema.
En este punto del km 30 me habia marcado en principio la meta de llegar hasta él en 4 horas. 4 horas para 30 kms, y 5 horas para 25 restantes. El resultado real es que llegamos al km 30 en 4h03m. Muy bien, ahora nos quedan 5 horas para 25 kms, parece factible pero no hay que echar las campanas al vuelo.
Recien pasado el embalse, la carretera empieza a subir, y mucho mucho, pero lo que es mucho mucho. Tanto que es algo desesperante, aunque vamos andando las piernas dicen basta y yo empiezo a maldecir al Turdetano y a la madre que lo parió. Del 30 al 33 lo paso realmente mal, los dolores son fortisimos en las dos piernas y los tiempos de cada km muy malos entre 12 y 13 minutos.
En alguno de estos momentos, le planteo a Agustín que ya debería tirar él para adelante, se encuentra bien de piernas y lo que queda promete ser un autentico calvario, ya estoy seguro que me será muy my dificil llegar a trotar aun cuesta abajo, los dolores son terribles. Pero el tío me dice que él tenía previsto correr esa carrera conmigo y que la hará así hasta el final. Desde luego que a él le debo llegar a meta porque solo por esos caminos de Dios y con los toros que se veían, no se sabe donde me hubiese quedado tirado. Seguir solo en esas condiciones era la muerte, y al mismo tiempo él mismo estaba cavando su propia fosa, hay que llegar a meta lo antes posible pues al final la pajara llega tarde o temprano.
En esos kms que no se puede ir mas rapido aprovechamos para beber mucho y comer tabletas energeticas, barritas de las que Agustín lleva un montón y no estan muy malas. Hay que hidratarse y comer porque las piernas estan mal, pero como venga una pájara ya es quedarse tirado en el camino. En el km 33 hay un alivio en la pendiente y se nota en el ritmo, además se ve a lo lejos Castilblanco, pero en el 34 empieza de nuevo a subir y nuevas maldiciones.
De repente y casi improviso veo a los compañeros del Club Mairena Francis, Isi y Gloria, y además estamos ya practicamente entrando en el pueblo. Nos suben mucho los animos, menudo alegrón, ver a cualquier cara conocida es muy muy agradecida, nos hacen unas fotos, nos dicen que ahí mismo está el avituallamiento, y luego ya todo es cuesta abajo. Yo ya sé que mis piernas no responden pero al menos cuesta abajo se anda mejor.
Cubriendo la cabeza completa con el Buff para evitar el calor y atendiendo a las indicaciones de Francis: "Un pie por delante de otro, y luego el de atras avanza sobre el anterior, y asi hasta meta". (Muchas gracias a Gloria por las fotos)
Sonrientes, ahora llegamos a Castilblanco (Gracias a Francis por las fotos, animos y por esperar)
Que sí, que estamos ahí ya.
En el avituallamiento de Castilblanco, nos toman nota del dorsal, todos los voluntarios estan super simpaticos, nos animan un monton y se aprovechamos para comer, cojo un monton de trozos de platano que van cayendo uno a uno. Lleno los dos botes y vuelvo a hacer bebida isotonica, la mochila creo que sigue bien cubierta de agua y bebo uno tras otro cuantos vasos de agua fresca caen en mis manos, fueron un montón, sali del avituallamiento con bastante flato. Cuando saliamos de alli, llegaba Isabel, la veterana tan conocida en las carreras de Ultrafondo con la camiseta de "Los ultimos susmuráis". Menudo pundonor y estilo que tiene esta mujer, es impresionante, todo un ejemplo.
Luego, avanzamos por las calles del pueblo, donde hay muchas subidas, y llegamos enseguida al km 35 y un tiempo de 5:09:25, estos ultimos 5kms han sido los mas duros y los peores, tardando mas de una hora. Las cuentas estan dificiles, tenemos menos de 4 horas para los 20 kms que nos quedan. Es increible hacerse una idea de esto, sin poder correr, llevar 5 horas y pico de meneo, ya son mas de las 13 horas, todo el sol y calor del mundo, pensar que te quedan solo 4 horas para llegar a meta y que no esta nada claro poderlo conseguir.
En esto recibo la segunda llamada de mi mujer, le digo que vamos por el 35, pero que la cosa está muy pero que muy dificil. Debemos ir a una media de unos 11:30 por km para poder llegar a meta.
Una vez superado el pueblo y sus cuestas, ya todo debería ser para abajo, salimos a la carretera por el lateral donde está el sendero del camino de Santiago, que por cierto, se encuentra en un estado deplorable en las cercanias del pueblo.
Supongo que por lo que acabamos de avituallar y las premuras, cogemos una buena marcheta por este camino, Agustin va delante marcando el ritmo y yo sin mirar nada mas que sus pies intento concentrarme en seguirle. Avanzamos al ritmo de otros participantes que tambien andan, a veces alguno nos adelanta, pero luego para a beber y volvemos a pasarle. Isabel, la veterana que mencioné antes, es la que nos pasa como un aluvión en este tramo, justo donde se encuentra con su hija que la anima al pie del camino, menudo subidon se produce entre las dos.
Estos kilometros son bastante buenos, los pasamos en 10 y pico y 11 y poco algunos de ellos. Llegamos al km40 en 6h04m, hemos recuperado algo, aun así no hay que dormirse, ahora debemos hacer cada km en 11:40 al menos, y cada vez hace mas calor, las fuerzas escasean y los dolores abundan. Cruzamos la carretera y entramos en el sendero que nos lleva a Guillena, en el 41 (un poco pronto quizás), el avituallamiento especial con los botijos, donde puedo reponer agua en uno de los botes de isotonica y llevar ya los dos completos hasta la meta, intentamos parar muy poco y ya enseguida entramos en las famosas trialeras de las que tanto se ha hablado, con mucha piedra suelta. Son bastantes kilometros así, pero la verdad es que tampoco hay mucha pendiente y teniendo cuidado no suponen mucho problema, solo que no vale solo con andar, es como subir y bajar escalones, para las piernas castigadas es muy dificil.
Una de las trialeras, aunque no de las peores, el sol es de justicia.

En estos momentos y sacando las fuerzas de Dios sabe donde, consigo trotar un poco, por poco que sea lo hago, 100m, 200m; intento parar antes de que me dé el calambre, aguantando el dolor, ando unos 400 o 500m, luego otros 100 o 200 de trote, puede ser un trote de unos 8'/km pero eso da la misma vida, encadenamos unos kms en 11:04, 9:34, 11:15, 10:14; lo que parecía imposible, pero conseguimos llegar a 45kms en 6h58m57s. Ahora ya nos basta con estar por debajo de 12 min/km, hemos conseguido recuperar el suficiente tiempo de forma agónica desde el km 30 para darnos algo mas de vida.
Vuelve a llamar mi mujer y le digo que vamos por el 45 y que recuperamos algo, me dice que está en la meta con los niños, asi que menudos subidón. Lo malo que en el km 46 y 47 hay trampas preparadas, en lo que supuestamente era todo cuesta abajo, hay 3 o 4 repechitos que se las traen a estas alturas. Vuelven las maldiciones, y aunque hasta el 48 conseguimos mantener por debajo de 12' todos los kms y ya sí que todo es cuesta abajo en el 49 yo ya digo basta, no puedo absolutamente nada más. Estoy exhausto, muerto, el dolor de las piernas es insoportable, consigo moverlas lo justo para andar como un zombie. Los pies me duelen ya desde hace muchos kms, pero como no me impide moverlos, lo tengo ahí aparcado desde hace tiempo, pero ahora ya no lo puedo resistir más. Empiezan a caer kms por encima de 12'.
Aun asi el km 50 lo pasamos en 7h57m03s, cosa que nos reconforta, pero aun nos puede quedar una hora. Las vistas sobre Sevilla son preciosas desde aqui, pero hace muchisima calor, y empezamos a ni siquiera ver por donde vamos, Agustin ya empieza tambien a flaquear. Entramos en poligono de Guillena y es la parte peor, nos tambaleamos por las calles, afortunadamente las sombra que dan las Naves nos mantiene en pie.
Discutimos sobre si la carrera tendrá 55 kms o algo menos. Sabemos que el año pasado eran 53 al final, pero supuestamente con el recorrido interior por Castilblanco deben ser 55. Sin embargo, un pretoriano que nos cruzamos en el camino hace poco nos dijo que quedaba menos.Yo creo y confio que al menos sean 54kms porque el recorrido por Castilblanco no ha sido suficiente, ese km de menos es el que hará que hagamos mens de 9h, tal y como estamos en ese momento no creo que en 9h lleguemos a 55kms. El caso es que cruzamos el poligono y enfilamos el sendero que nos lleva al rio, ideal para correr, pero por el que a duras penas podemos dar un paso, somos autenticas almas en pena. A lo lejos se ve el polideportivo, y ya parece que seguro van a ser menos de 55kms, parece que ahora sí que seguro que vamos a llegar en menos de 9h.
Queda la penultima anecdota, hay que cruzar el rio Ribera de Huelva, ya advirtieron al salir que lleva mucha agua y habia que mojarse los pies, buscamos cuidadosamente por donde cruzar. En vez de tirar por la zona de piedras que parece mas firme, me voy por las hierbas, nos hundimos en el agua y fango, pero es la sensacion más placentera del dia, los pies totalmente empapados de agua fresca.
Salimos, subimos la pendiente del cauce, y la ultima ya fue que seguimos para alante, y de repente unos niños nos gritan que hemos equivocado el camino, de muevo marcha atras unos 200m de más, pero ya enfilamos la entrada de los campos de futbol.
El final el ya contado arriba, veo como mis hijos se aproximan a la entrada corriendo, el arco en meta a lo lejos. Al llegar los abrazo fuerte, y se me saltan las lágrimas de alegria, de dolor, de todo, y los abrazo.
Entrando en el estadio
Luego enfilamos la recta de meta, conseguimos trotar un poco, todo muy bien preparado, la musica, el speaker diciendo tu nombre y al final el podium donde uno a uno a todos le dan el mismo premio, el famoso turdetanito.
La recta de meta como se puede.

Este es el final, ya se acabó. Menuda alegria.
Al final encuentro y abrazos con la familia, con amigos que estaban alli esperando y preocupados a ver donde nos habíamos entretenido tanto tiempo. Muchas gracias Ruth y Jose Manuel, por estar alli en meta y hacernos unas fotos, una gran alegria veros por alli. Jose Manuel hizo una grandisima carrera, en menos de 6 horas, y Ruth impresionante, algo más de 6 horas, pero segunda mujer. Menuda pedazo de carrera y alegria mas grande.
Agustín y yo finalmente 8h38'56" para unos 53,2 kms en total.
Con Jose Manuel y Ruth, menuda carrera que hicieron los dos.

Este tio que esta en la foto, si que tiene merito. Amigo mio desde chiquitito, tiene cerca si no mas de 20 maratones, menos de 3h10 de mejor marca. Hace muchisimos años me metió el gusanillo de hacer algun dia el maratón, seguramente sin él saberlo. Las circunstancias han querido que ahora sea yo quien le haya embaucado en convertirnos los dos juntos y por primera vez en Ultramaratonianos. Podría haber sufrido mucho menos si al empezar la segunda subida en el km 30 y ya yo estar seguro de que no volveria a poder trotar más se va para adelante como le dije. Pero el tio con un par me dijo que no, que él habia venido a hacer esa carrera conmigo y la acabaría conmigo. Sufrimos como nunca lo hemos hecho los dos juntos, pero ahí se queda para el recuerdo la fantastica foto, que vaya lo que nos costó conseguir. Y encima le debo 5€ desde hace un monton de tiempo y siempre se me olvida dárselos..
El máximo artifice de que la historia haya tenido un final feliz has sido tú.
Luego comilona de platos de paella, saludos a Pacokrack y Diego, que tambien hicieron una genial carrera y mas compañeros, y un fantastico masaje que nos dimos todos con la fisioterapeuta de la prueba.
Y por cierto, al final la organizacion decidió que con lo duro que habia sido el dia, no harían tiempo de corte y a todo el mundo que quedaba en carrera sin haberse retirado le recibieron en meta despues de las 9 horas como a los demás y le dieron su trofeo.
Como empezaba diciendo lo importante es como acaba el dia y acabó bien, ahora menuda diferencia entre el principio, el intermedio y el final.

Algunos datos de la carrera:
Perfil de la Carrera. 853m de desnivel acumulado.

Velocidad de paso respecto a perfil. Mas de 28 kms caminando.

Sombreado el tiempo que estuve caminando.
En definitiva, contento por haber completado este increible reto, pero no del todo satisfecho, porque por el entrenamiento que llevaba, no me debería haber pasado lo que pasó o al menos tan rápido, si me hubiese pasado al empezar la segunda subida o algo después lo hubiese visto algo más normal pero no donde me pasó, nunca habria pensado que me ocurriría eso.
Habia hecho sesiones de 25 kms con buenas cuestas y sin problemas, y en la carrera de Arriate, tanto las subidas como las bajadas eran mas pronunciadas que en estas, y me pasó al final de la parte más complicada.

Lo peor es que no veo la manera de solucionar estos problemas. Antiguamente tuve muchos problemas de este tipo con los gemelos. Desde que uso las medias de compresión desaparecieron. Ayer llevaba unas musleras, cuando me las puse ya poco podian solucionar, no sé si debí ponermelas antes. O quizás si unas mallas de estas que hay de compresión podrían ser una buena y real opción que me solucionase el problema.

Por otro lado, como digo estoy contento por acabar, pero por otro lado dudo si lo mejor no hubiera sido en el momento que ocurrio haberme retirado y haber esperado a mejor suerte y preparacion el año que viene. Se trata de disfrutar, no de pasar la horrible tortura que pasé durante 6 horas. La verdad que somos todos iguales, asi de brutos. Si se nos metiera en la cabeza que cuando las circunstancias no son las adecuadas es mejor irse para casa y esperar una mejor oportunidad, a lo mejor lo pasaríamos mejor?
No lo sé, lo único que sé es que ni se me pasó por la cabeza la retirada. Al menos al final llegué a la meta y completé el reto; lo peor hubiese sido darse la paliza para finalmente nada, y por eso es por lo que estoy mas feliz.
Y algo triste porque hasta que no solucione del todo estos problemas musculares, no podré plantearme algunos otros retos que tenía en la cabeza y con muchas ganas de acometer, pero que quizás antes deba de preparme mejor. Si a alguien se le ocurren soluciones para estas cosas que me las ponga que me podrán servir de mucha ayuda.
De cualquier forma, ayer fue un dia que se vivió muy intensamente con sensaciones de todo tipo, de felicidad, de rabia, de dolor, momentos de disfrute y de inmensa alegría. Y para eso hacemos este tipo de retos, no es verdad?

Todas las fotos:


II TRAIL TURDETANIA MMXI from manuel mendez moreno on Vimeo.


Articulos relacionados por categoria