lunes, 16 de abril de 2012

Temita mallas de compresión de cuádriceps

A ver si consigo explicar bien lo que descubrí el sabado. Porque este tema de las mallas de compresión de cuadriceps, al final se ha convertido en una pelicula de miedo. Es largo, pero el final merece la pena.

1.- Recapitulacion de males:
8 de enero en la carrera de Ecija me rompo el gemelo. Luego de una semana de recuperacion y tratamiento del fisio, parece que la recuperacion es buenisima y el gemelo vuelve a carburar. Continuo con los entrenos para el maraton, y me da la impresion al principio que puedo recuperar y no me va a afectar al maraton. Algunos dias el soleo está cargado.
Pero dos semanas antes, en un entreno de unos 25 kms, en la zona del soleo me aparece un dolor tremendo que me hace parar el entrenamiento y me deja cojo durante una semana. Ya decido no correr el maratón. Unos diez dias despuñés, intento empezar a trotar, y a los diez minutos de trote, me vuelve a aparecer ese tremendo dolor. Paro definitivamente de correr durante mes y medio, solo hago bici eliptica y andar rápido, con ello consigo hacer el Homenaje a la Legión el 24 de marzo.

2.- Diagnostico médico.
La rotura fue clara, no muy grande, y la recuperacion muy buena. A principio se veia el soleo cargado, perjudicado por la rotura. Con el tratamiento del fisio todo iba volviendo bien a su lugar. Lo extraño era el dolor ese de la zona del soleo tan fuerte que me impedia correr.
La medico del CAR me examina y dice que no ve nada muscular y la unica cosa que podría ser es un problema de circulación sanguínea, que me haga un estudio un cirujano vascular a ver si tengo un problema (posibilidad de una operacion de varices o algo así).
Esto me acojona, por eso dejo tanto tiempo de correr, me pongo la pomada que me mandan para recuperar circulacion sanguinea, diario, y así voy tirando sin problemas con la eliptica y andando rápido. Decido seguir así hasta hacer el Homenaje a la Legión andando. Consigo hacer el Homenaje.
No consigo entender lo que pasa, es raro que no tenga relacion la rotura con el soleo, me cuesta mucho entenderlo, no puedo creer que tenga un problema circulatorio, debe y tiene que ser algo relacionado con la rotura, ¿cómo va a aparecer un problema de este tipo ahora?

3.- Empiezo a recuperar.
Desde el dia de la carrera de Ecija, utilizo en las tiradas más largas unas mallas de compresion de cuadriceps que me compré, con vista a que me ayudaran para el maratón a tener los cuadriceps mas descargados y me resistieran toda la carrera. Desde que las tengo me han molestado mas que ayudado, como digo las he utilizado en todos los dias que he hecho más kms, intentando que el cuerpo se me acostumbrara a ellas. Se me han seguido cargando los cuadriceps, me han aparecido dolor por gluteos, y por los laterales de los muslos, cosa que nunca había tenido y en zona oval.
Desde que dejé ese tiempo de correr no las volví a usar. Sólo las utilicé un dia andando rápido, que me volvieron a molestar. Así que desde entonces volví a las mallas del decathlon de 6€ de toda la vida, y volví a estar comodo cada vez que he salido a andar rápido. Por eso decidí ya no ponermelas. Por supuesto el Homenaje a la Legión las hice sin ellas.

4.- Empiezo a correr y viene la iluminacion.
Luego del Homenaje a la Legión, decido empezar a correr poco a poco, sin usar las mallas. El primer dia voy con Jose Luis Olivares. Dentro de la charla, empezamos a hablar de las mallas, le digo que creo que no las voy a volver a usar. Me pregunta qué talla son (la L), desde cuando las tengo (las usé por primera vez en la carrera de Écija), y parece ser que a él le pueden interesar. Me dice que tiene un chandal Nike nuevo que no usa, llegamos al acuerdo de intercambiarnoslo el proximo dia que nos veamos.
Yo continuo corriendo con mucho miedo pero sin problemas, y en las tiradas largas cientouneras las paso de hacer sólo andando rápido, a caminar y correr. Parece que no tengo problemas. Durante una de estas tiradas me viene la iluminacion:
Alguna vez de broma habia pensado que las mallas estaban malditas, pero al recapitular datos hablando con Jose Luis todo cuadra a la perfeccion. Es un hecho que las mallas me empezaron a molestar en Écija y ahí empezaron los problemas. Las mallas son de compresión y lo que intentan es favorecer el retorno venoso para que no se carguen los musculos. Qué casualidad que el problema que me diagnostica la medico del CAR es un problema circulatorio. A la medico no le he dicho nada de las mallas porque no le dí importancia, sin saber de las mallas me diagnostica ese problema.
Intento volver a recordar en detalle el dia del entrenamiento que me vino el dolor por primera vez. Durante el entreno se me empezaron a cargar mucho los cuadriceps, y me costaba muchisimo trabajo mantener el ritmo, la cosa acabó que sobre el km 22 me vino ese tremendo dolor en el sóleo. Cuadra con que lo pudieron causar las mallas. En ese momento yo lo asociaba y me empeñaba en asociarlo al problema de la rotura del gemelo, por eso no le encontraba explicación, ya que los medicos y el fisio me decían que el gemelo estaba bien recuperado, sin embargo sí que veían el problema ese de circulación.
La explicacion es que por lo que sea, esas mallas no me han sentado bien. Lo mismo sí que tengo algun problema pequeño de varices y cuando he usado unas mallas que a mi no me sientan muy bien, se ha empeorado.
Entonces me convencí que tenía que desprenderme de las mallas, me decidí totalmente a cambiarlo por el chandal de Jose Luis. Pero ahí no ha acabado la historia, el pasado sabado...

5.- Certeza de lo ocurrido.
El sabado, preparando las cosas para la tirada de caco y carrera de Esquivel que haremos el domingo a primera hora, cojo las mallas para guardarlas y llevarselas a Jose Luis, para intercambiarla por el chandall. Se me ocurre echarles un ultimo vistazo, (son muy bonitas) se me cruza en la mirada la etiqueta de la maldita malla. Me cago en to lo que se menea. Son TALLA M!!!!. No me lo puedo creer, he estado todo este tiempo usando unas mallas que son una talla más pequeña de las que yo uso.
Cuando yo compré las mallas, me las encargaron en la tienda, porque no las había talla L, pasaron varias semanas hasta que finalmente llegaron. Cuando llegaron, hubo una confusión y tuve que seguir esperando una semana más porque trajeron la M en lugar de la L. Cuando por fin vinieron, en el carton de la bolsa venia que eran talla L, y yo no las miré, en la propia etiqueta de la prenda, hasta el sabado por la mañana. Por algun motivo, con esa confusiones, la malla talla M quedó en la bolsa de talla L. Y es casi seguro que me ha provocado todos estos problemas.
Por un lado muy contento de que mis suposiciones eran ciertas y casi seguro que el problema que he tenido es este. Pero ahora, claro, ya no he podido cambiar mi malla con Jose Luis porque no le está bien, y en la tienda tendré que hablar, pero despues de unos 3 meses a ver como se va a poder arreglar ésto.
Lo más seguro es que me tenga que comer las mallas con papas, pero intentaré que no sea así.

Es increible, todos los dias de preocupación, de dolor físico, de tener un maraton preparado con intenciones de hacer MMP y quedarme sin poderlo hacer. Y todo por no tener la malla de compresión de la talla que tenía que haber sido. Es increible.
A ver cómo finaliza este episodio, porque ha sido realmente tremendo. Pa'colgarse vamos.




Articulos relacionados por categoria