miércoles, 7 de noviembre de 2018

20ª Media Maratón Tierra y Olivo

Después de los últimos entrenamientos en que no me encontré tan cansado y por las ganas de poder por fin conocer esta carrera, que con 20 ediciones no había disputado nunca, el pasado domingo disputé la Media de Dos Hermanas. La razón de no haber participado antes es que siempre coincidía con la carrera de Fasa Renault de Gines, pero en este año no fue así, así que era la oportunidad.

Iba sobre aviso de que era una Media dura, así que como no estoy muy allá de forma, una vez sabiendo que el limite de tiempo era de 2h30, decidí tomármela con tranquilidad con el único objetivo de acabarla y con las mejores sensaciones posibles. Pensaba que mi ritmo podría estar algo por encima de los 6' de media, y que podría acabar en torno a 2h10.

El viernes fui a recoger el dorsal a la delegación de deportes, para el domingo no tener que llegar con muchas prisas. Aunque al principio me sorprendió que había gente aparcando muy lejos, finalmente conseguí un buen sitio bastante cerca de la pista de atletismo.  Llegué con tiempo suficiente de pasar por el cuarto de baño y para saludar a algunos amigos, especialmente a Carlos, hermano de Agustín y que hace tiempo que no veía. El tiempo muy fresco, unos 12 o 14 grados que se mantuvieron durante toda la mañana gracias a una espesa niebla que no dejó salir el sol, lo cual fue una buena noticia para tener un estupendo día para correr.

Cerca de la salida saludo a Reyes y a Havie, y ya a las 10 en punto, se da la salida desde la pista de atletismo, para dar una vuelta completa alrededor de ella, luego salir al aparcamiento y después ya salir a las calles del pueblo para recorrerlo de arriba a abajo. Nada más salir del recinto me quedo ultimo rezagado de un grupito del que se separa otro pequeño grupo que se queda por detrás, pero intento coger un ritmo muy cómodo y no preocuparme de nada más.

En la salida, vuelta a la pista de atletismo, y salida del recinto por la zona de aparcamiento


De inicio me parece que el recorrido tiene más bajada que subida. En un giro a la izquierda en una rotonda justo en el kilómetro dos, miro hacia atrás y veo que la ambulancia de cola está a menos de 100 metros, y apenas hay unos 20 o 30 corredores por detrás. Entonces pienso en que quizás hay muchos que han salido demasiado rápido y que al final puede haber bastante gente perjudicada, luego avanzamos por al lado del recinto de la Feria, y después por una avenida céntrica que empieza a picar un poco hacia arriba, con lo que mantener el ritmo se hace un poco más costoso. Pero las cuestas no son demasiado largas y luego siempre viene un pequeño descanso.
Poco a poco se va saliendo de la parte más antigua del núcleo del pueblo y se empieza a salir hacia las afueras. Al pasar por debajo de las obras de la SE40, se encuentra el primer avituallamiento, en el kilómetro 5. Cojo una pastilla de masticable de Isostar para tomarme (ya me había tomado otra antes de salir). Quiero ir avituallandome bien desde el inicio, para resistir bien con fuerzas toda la carrera.

Paso por el km 6

Ahora avanzamos por la zona de Entrenúcleos, avenidas muy amplias muy bien urbanizadas y muy bonitas, con jardines, decoracion urbana, fuentes, pero prácticamente ninguna construcción, todo desangelado. Paso el km 6 y en una rotonda donde se toma ya el camino directo hacia Montequinto saludo a Pepito y luego a Mario en el otro extremo, como siempre haciendo fotos.

Desde aquí, aunque con no mucho desnivel la tendencia es a subir, con lo que poco a poco va costando mantener el ritmo y se hace duro. Pero bastante bien consigo mantener mi ritmo y es cuando ya empiezo a adelantar a algunos corredores. La recta es larga y de público nada de nada, tan solo ya al final cerca de Montequinto hay un bloque de piso donde hay alguna persona, pero se hace este tramo cuesta arriba más duro por lo desangelado que está todo. Y son unos 3 kilómetros de subida. En el kilómetro 9 se ve a lo lejos un repecho final muy fuerte que entra en la zona de chalets de Montequinto y a lo lejos empiezo a ver a Reyes, pero aún se encuentra lejos.

Entrando en Montequinto. Foto de Jose Antonio Bellido
Al subir este repecho y entrar en Montequinto saludo a Jose Antonio Bellido, que se encuentra haciendo fotos. Por toda esta zona serán unos kilómetros de continuas subidas y bajadas. Cortas, pero subidas más duras de las que se encontraban por el núcleo de Dos Hermanas. Luego de una curva y en pleno repecho y bastante duro se encuentra el kilómetro 10 y segundo avituallamiento. Aqui me tomo ya un par de masticables, y bebo de la botella, pero esperando a llegar a la próxima cuesta abajo. Paso estos 10 kms en un tiempo de 1h00m44s, bastante bien sobre lo previsto y me encuentro perfectamente de fuerzas y de piernas.Si acaso, lo único que noto es que las pulsaciones podrían estar más bajas, aunque están muy estables entre 142 y 145ppm.

Hacemos un recorrido por Montequinto, por la zona de chalets, bastante bonito. En las puertas de algunas casas alguna gente sale a la calle para animar, en algunas ocasiones totalmente a tope. Pero en general muy poco público. Subidas y bajadas, pero ya llegando a la estación de metro, el final de la línea 1 son más frecuentes las bajadas que las subidas. Llevo ya bastante tiempo con ganas de orinar, y pasado el km 12, ya saliendo de Montequinto hago una parada técnica en la que pierdo por lo menos 30 segundos, pero que me deja bastante tranquilo. Aparte de que el grupito de corredores que venía alrededor mía se distancia, me adelanta otros 6 o 7 más.

Comenzamos ahora la travesía de vuelta hacia el núcleo de Dos Hermanas, por una zona distinta a la ida pero muy parecida. Por al lado del Hipódromo, aunque no se ve, y por las obras de la nueva universidad de San Ignacio de Loyola. Todo este camino en suave bajada, y las palabras de alguna gente que se encuentra animando sobre que aprovechemos un par de kilómetros de bajada hace que aumente un poco el ritmo. Eso me hace ya llevar un ritmo por debajo de 6' y empiezo a adelantar y a aproximarme a muchos de los corredores que llevaba por delante.

Un poco antes del km 15, me encuentro con el amigo Luis Manzanedo que está en bici, por aqui las sensaciones son bastante buenas. Por donde se encuentra el paso por debajo dela futura SE40, se encuentra el avituallamiento del 15. Por aquí tomo otras dos masticables de Isostar y unos buenos tragos de agua. Ya pasando esta zona veo entrenando a Jose Luis Olivares, y alcanzo a Reyes, que va a un ritmo menor. Luego paso a un grupo más numeroso de unos 5 corredores que van con camisetas de Paradas.

Entrando ya en Dos Hermanas, se baja por un camino que va cerca la vía del tren y finalmente se llega a las rotondas donde comienza una fuerte subida por un puente que cruza las vías del tren. Conozco muy bien esta parte de la carrera nocturna, y en la subida intento no perder el ritmo que traigo. Eso me hace distanciar muy rápidamente a los corredores que me acompañaban, y en la bajada, ya casi en el kilómetro 18 aprovecho para recuperar respiración y tomarme un último masticable de Isostar.
Paso por la Plaza del Arenal. Foto de Luis Manzanedo
En la Plaza del Arenal veo a Luis Manzanedo haciéndome fotos. Y la carrera se mete por la calle peatonal que llega hasta la Plaza de la Constitución, por aquí se encuentra el último avituallamiento.

Luego por una calle muy larga que se nota una suave subida, pero por donde intento mantener un ritmo vivo. Sigo pasando varios corredores. Sobre el km 19 me adelanta una de las corredoras del grupo de Paradas, pero no se distancia en exceso. Un breve callejeo a izquierda y derecha, con algún repechito. El cartel del kilómetro 20  se pasa al final del penúltimo giro a derechas, y a partir de aquí parece un terreno más sencillo hasta la entrada al estadio. Paso el km 20 en 2h01m41s. Aún pienso que podré hacer 2h08, e intento tirar rápido. Paso por la calle donde tengo aparcado el coche y ya solo me queda un giro hasta la recta que entra al estadio. Me estoy encontrando muy bien, con buenas sensaciones y lo estoy disfrutando. Poco a poco me voy acercando a la corredora de Paradas, que parece que subió el ritmo demasiado pronto. La recta de entrada al estadio en leve subida, me hace adelantar a esta corredora, y ya en el recorrido hacia la pista y por el tartán hasta la línea de meta, adelanto a dos más. La entrada la hago exhausto pero muy contento, en 2h08m49s por mi reloj, apretando bastante en los últimos kilómetros.

Llegada a Meta por Footing Pepito

Es de las peores de mis marcas en Medias Maratones, pero ha sido bastante disfrutada. Hay que hacerse a la idea de que ya estamos para lo que estamos, y se puede disfrutar igual o más haciendo una marca que en otro tiempo hubiera considerado malísima. También hay que tener en cuenta que ésta, no es llana precisamente.

Lo mejor de todo, como se puede ver en los gráficos de endomondo que hice la carrera de menos a más, que es como mejor se disfruta. En el gráfico se ve que cada una de las mejores distancias fue al final de la carrera.

La verdad es que en la Media Maratón se puede disfrutar una barbaridad. Ésta próxima semana iba a tener otra, la de Fasa Renault convertida en Media, pero finalmente la han pasado al mes de Enero. Una pena. Intentaré participar en la que van a realizar en La Rinconada, que es la primera edición, dentro de 3 semanas.


miércoles, 31 de octubre de 2018

Kilómetros de felicidad con Raul Gómez



El pasado sábado tuve la oportunidad en el entrenamiento solidario que organizó Euromaster para recaudar fondos para el proyecto de #kmsdefelicidad y para conocer el genial Raúl Gómez, el presentador del programa Marathon Man del canal cero.

En éste proyecto, se pretende cambiar los kilómetros de entrenamiento de Raúl y del que todo el que quiera participar por juguetes para donar a la Cruz Roja. En éste enlace se explica todo:

https://www.euromaster-neumaticos.es/kmsdefelicidad/proyecto-kilometros-solidarios-juguetes.php

El programa de Marathon Man, es para mi sin duda, el mejor que se ha hecho sobre las carreras  y el mundo de los corredores populares. Muestra lo que rodea a las carreras, y por dentro a los corredores, a su espíritu. Lejos de la parte competitiva y se acerca a la filosofía de disfrutar de las carreras y de la vida, afán de superación, la cara solidariia de los participantes en éste mundo. Además ofrece la oportunidad de conocer cómo son otras culturas y sus costumbres. Programa excepcional y sin duda Raúl es perfecto para llevarlo, por la forma de tomarse la vida y cómo mostrar todo ésto, de manera muy simpática y con mucho sentimiento.


A través de twitter, me pude entrenar de el entrenamiento que se organizó el pasado sábado a los pies de la Torre del Oro. Fueron sólo algo más de 4 kilómetros, pero desde que llegó Raúl todo fue magnífico. Su simpatía, su incontinencia verbal... Charló sin límite alguno con las seguro más de 100 personas que se congregaron alli. Charla y simpatía antes, durante y hasta más de 2 horas después del entrenamiento, cuando casi parecía que no le iba a dar tiempo de coger el AVE de vuelta y continuaba con la misma simpatía y buena cara haciendo mensajes que le pedían algunos por video, fotos, ... Lo que se quisiera.

Espero que le vaya muy bien con la nueva temporada que comienza el próximo 25 de Noviembre, y que pronto podamos volver a echar un rato con él. Ojalá vuelva pronto para otro entrenamiento.

Lista de Reproduccion de Marathon Man en Youtube. Son trozos de programas, para verlos completos, Movistar Plus.
https://www.youtube.com/playlist?list=PLSXGfg6XHVB7vs2yNbFEfQYNUnMcldu21

Pongo el enlace a todas las fotos y videos que pude hacer:
https://photos.app.goo.gl/m6Y83VK5WoNMpNcV9

Video de consejos para mi hijo Javi:



7ª Carrera Popular Solidaria de Tomares

Como cada año, el pasado domingo se disputa la carrera de la ciudad donde vivo, de obligado cumplimiento en el calendario, aunque en ésta ocasión estuve a punto de ir a la Media de Utrera, que se disputa en el mismo día. Pero debido a que no me encontraba del todo bien en los últimos entrenamientos decidí esperar un par de semanas más para participar en una Media.

Carrera de 9 kilómetros, pero debía de hacer un entrenamiento más largo con vistas a la Media de Dos Hermanas en la que participo el domingo que viene. Así que decidí salir casi una hora antes de la carrera, aprovechando la hora ganada con el cambio horario, y hacer muy tranquilo entre 7 y 8 kilómetros, que sumados a los 9 de la carrera me darían unos 17 de entrenamiento total. La carrera también me la tomaría con tranquilidad.

Así, un poco después de las 9 salgo para hacer un recorrido intentando que no fuera demasiado duro, porque luego vendrían más cuestas y tomándolo con tranquilidad, hacia Bormujos y vuelta por el camino del Zaudín. Al final me vi un poco apurado de tiempo y tuve que apretar un poco para llegar a la pista polideportiva donde salía la prueba apenas 5 minutos antes. Pude beber unos tragos de agua y saludar a algunos amigos y vecinos, así como a Javi, que también participaba conmigo en la carrera.

Se da la salida y me pongo a la altura de Javi, salimos juntos hacia el centro del pueblo. Despues de una corta bajada tenemos una suave subida que se prolongará durante 1 km, atravesando el interior de los patios del Ayuntamiento, en un cambio del recorrido de la carrera bonito, aunque la hizo un poco más dura, porque a la salida del Ayuntamiento había un buen repecho.
Nos cruzamos con los primeros clasificados de la carrera y saludamos a Mario, amigo de Javi, que va en el grupo de cabeza. Calle de ida y vuelta y al girar nos queda otro kilómetro largo de suave bajada por todo el centro del pueblo bastante agradable. Ya pasado el km 2 de carrera, giramos para subir hacia el polideportivo y hacia la zona de Aljamar, con unos 300m de repecho muy muy grande. Javi se va un poco por delante, yo intento mantener un ritmo cómodo para poder aguantar el kilometraje que voy a acabar haciendo. Luego una pequeña bajada donde vuelvo a ponerme a la altura de Javi, pero enseguida giramos bordeando el parque Zaudín, para hacer lo que será la subida más larga de toda la carrera, cuando se pasa el km 3, y que será de un poco más de kilómetro y medio.

Empezamos a un ritmo cómodo y a intentar mantenerlo. Poco después vemos la cabeza de carrera que baja por el interior del parque. Aparece un corredor destacado y por detrás Mario y otro más. Parece que puede acabar en podium. Seguimos nuestro trote y se ve que Javi va mejor, yo voy un poco más justo y le digo que tire él hacia adelante. Así que poco a poco se va separando de mí. La subida es larga y se me hace dura, pero habrá tiempo de recuperar y no tengo prisas. Por fin se llega arriba y vendrá un buen tramo para abajo para recuperar, salvo una pequeña rampa en otra calle de ida y vuelta donde se cumple el kilómetro 5. Luego el avituallamiento, cojo una botella y me la llevo para poco a poco ir bebiéndomela entera. Aprovecho la cuesta abajo ya entrando en el parque para recuperar, aunque antes de salir de él hay un nuevo repecho bastante durillo.

Ya a poco de salir del parque se pasa el kilómetro 7 y se avanza por el carril bici ritmo al Zaudín, para luego ya volver camino de la meta. Me cruzo con Javi, que va bastante bien. Yo voy ya bastante cansado, porque ya voy a llevar unos 15 kilómetros, aunque quizás menos de lo que me esperaba y sorprendentemente las piernas no están en muy mala condición.

Después de pasar el kilómetro 8 quedan un par de brutales repechos, antes de que ya se suavice el camino y en cuesta abajo, dar una vuelta a la pista y acabar la carrera. Que finalmente se queda 100 metros más corta de los 9 kilómetros. Entro a meta con un tiempo de 53'11, y me sorprendo para bien cuando veo que la media ha estado un poco por debajo de los 6 minutos. Javi entró en meta casi 3 minutos antes que yo.


Finalmente Mario quedó segundo clasificado de la general. Enhorabuena! Para finalizar saludos a algunos amigos y vuelta para casa que tenía ganas de descansar. La semana que viene, por primera vez participación en la Media de Dos Hermanas, también para tomársela con tranquilidad.

miércoles, 24 de octubre de 2018

Carrera Popular Casco Antiguo

Última carrera del circuito Sevilla 10 de éste año. Después de varios años, me apunté al circuito completo. Pero de las 5 carreras de 10k sólo he hecho 3 de ellas. El balance no es del todo malo. En la Carrera de Nervión San Pablo, hice los 5k acompañando a Jose. Luego, en la del Parque de Maria Luisa, hice un poco menos de 53 minutos. En la de Vega de Triana algo menos de 51 minutos, la de Miraflores no la hice, y en ésta última, con un estado peor de forma, he hecho algo menos de 54 minutos, pero mejorando un poco el resultado de las carreras anteriores. Lejos de la última vez que hice ésta carrera en 2015, donde bajé de 50 minutos en éste mismo circuito.

Luego de un par de días de frío y bastante lluvia, el domingo amaneció bastante amenazante de lluvia. Aunque el el radar se veía que nos podríamos librar de ella. Dudaba de cómo ir vestido. Como la temperatura no era alta, de unos 15 grados, decidí salir con camiseta de manga larga, porque prefiero si llueve estar con éste tipo de camiseta y no de manga corta. Estando casi seguro de que no saldría el sol, pensaba que no pasaría mucho calor.


Pero la sorpresa fue que al levantarme tenía un gran dolor de garganta, que me había empezado el día anterior. Aparco en el parking de Arjona, para no tener problemas, cerca de la salida. Al llegar a la salida vi al amigo Matthew, y al ponerme a hablar con él, me dí cuenta que casi no me salían las palabras, tenía la voz prácticamente perdida. Luego me encontré a Reyes y a Havie, lo primero que me dijo Reyes es que vaya cómo tenía la garganta. Esto podía ser un gran hándicap.

Me coloco para la salida, pero en ésta ocasión, cuando la organización quita unas vallas del lateral, me permite avanzar bastante y ponerme prácticamente a la par de los globos de 55'. Mi objetivo es hacer la carrera por debajo de 5'30 que es para lo que más puedo aspirar, y me costará bastante trabajo. En las carreras anteriores siempre he tenido que salir por detrás del globo de 60' y a partir de ahí ir remontando. Hoy, en el momento de la salida, incluso estaba bastante cerca del arco, tan sólo tardé unos 20 segundos en llegar hasta él.

Así, se pone en marcha la carrera y paso el arco bastante pronto, avanzando por la parte izquierda de la carrera. Al principio un poco de jaleo, pero pronto acelero un poco el ritmo y más o menos puedo encontrar hueco para avanzar a un ritmo confortablemente duro. De inicio no quiero mirar el reloj, para que no me condicione, sino acomodarme al ritmo que pueda por sensaciones y luego usar el reloj como ayuda para mantenerlo.

Foto de Pepe, flecha naranja donde me encuentro yo

Mucha gente por la calle Torneo, ocupando a todo lo ancho a la calzada. Puedo ver a Pepe haciendo fotos subido en una escalera, pero en el extremo opuesto a donde yo paso. Aún así me he podido encontrar en una foto, gracias a que estaba cerca del globo de 55. De inicio ya iba por delante del globo. Se trataba de que no me pillara en toda la carrera, el globo de 50 minutos lo ví alejarse de mi poco a poco hasta que le perdí la vista.

Al pasar por el primer kilómetro fue una sorpresa marcarlo en 5'14, con el retraso de la salida estaba más que bien, pero había que intentar mantener ese ritmo. Giramos hacia la Macarena, y justo por ahí me adelanta Matthew a toda pastilla, imposible seguirlo ni intentarlo. Al salir más adelante, la sensación es que la mayoría de la gente te adelanta, es un poco desagradable. La verdad es que salir desde más atrás y tener la sensación contraria es mucho mejor, incluso para hacer el mismo tiempo. Lo que te quita salir más adelante es el tapón de inicio.

Por aquí queda un recorrido largo hasta llegar al Prado, hay que circular por toda la Ronda. Aunque noto algo de calor, no me perjudica mucho y puedo mantener asombrosamente un ritmo bastante sostenido. Kilómetros 2 y 3 los clavo seguidos en 5'10. Me encanta, pero para nada voy sobrado y veo que voy a tener que sufrir a base de bien. Ya me hubiera gustado mantener ese ritmo sin problemas e incluso poder apretar algo al final. Pero la sensación no era esa, sino de intentar aguantar todo lo que pudiese e ir calculando en cada kilómetro que pasaba el colchón en segundos sobre la media de 5'30. Que afortunadamente se iba ampliando bastante a cada paso de cada kilómetro.

Antes de llegar a los Jardines de Murillo paso el 4 en 5'17. Bien, pero ya se notaba algo el cansancio. Por los Jardines se aglomeraron un montón de turistas con maletas a un lado de la carrera con intenciones de cruzarla. No se que pasaría con todos ellos, no sé si organizaron un lío, pero antes alguno suelto ya había estado a punto de tirar a varios corredores por no querer o poder esperar a que terminara la prueba.

Paso del kilómetro 5

Llegamos al Prado, y al girar en dirección a San Telmo, una imagen muy bonita de todos los corredores esperando a salir en el 5k animando y aplaudiendo a la carrera. Enseguida el arco pasando por los 5k. En ésta ocasión sí que pasé por la alfombra. En el paso del 3k no la ví. Vuelvo a calcar el km 5 con el anterior en 5'17 y sigo acumulando colchón para bajas de 5'30 de media. En la foto de la organización, se ve que paso por el arco justo a la vez que Havie, no me dí cuenta para nada en ése momento.

Curveo para rodear San Telmo, el lugar donde trabajo durante la semana, y justo en la puerta se encuentra el avituallamiento. No iba muy necesitado de agua, pero para aliviar la garganta que me dolía, aunque no sentía mucha dificultad para respirar. Algo pero no demasiada. Bebí sólo un par de sorbos de agua y dejé la botella. Y al entrar en el Paseo Colon, de nuevo un grupo de japoneses/chinos paseando por en medio de toda la carrera sin echarse a ningún lado.

Paso por delante de la Torre del Oro, recordando lo que es el paso del Maratón, pero muchísimo más agotado que en él, se cumple luego el kilómetro 6 en 5'20. Quedan unos 4 kilómetros pero tener que volver a pasar por Torneo hasta Barqueta y luego el camino por el centro hasta las setas, se va a hacer bastante, bastante duro.

Cuando voy llegando al Puente de Triana, veo a lo lejos el repechito que hay y ya lo voy sufriendo. Luego pienso que ojalá no se pase el subterráneo de Arjona, no me acuerdo de la última vez. Pero al acercarme ya veo que sí hay que pasarlo. Lo pasaré regular en la subida, pero al menos intento disfrutar en la bajada y recuperar un poco. Justo en el túnel se cumple el km 7 en 5'23, y luego la subida la intento hacer a pasitos muy cortitos y no llego arriba demasiado mal.

Toca apretar los dientes para hacer todo el tramo de la calle Torneo hasta Calatrava, ya voy bastante asfixiado, y el km 8 lo paso en 5'28, el que más lento voy a pasar. Pero es una buena noticia que todos por debajo de 5'30. Y ya llevo margen suficiente como para estar seguro de que la media final será por debajo de los 5'30.

Por fin giro a la derecha en calle Calatrava, para tomar dirección Alameda, estrechamiento pero se puede correr bien. Como casi toda la carrera mucha gente me sigue pasando, pero ahora también puedo adelantar a alguno que otro. En un esfuerzo grande paso el km 9 al inicio de la Alameda en 5'20. Queda el callejeo hasta la plaza del Duque, y de ahí a las setas con un tramo de adoquines y en pequeña cuestecita. Llego a esta ultima parte muy muy forzado. Al girar en la Campana se cumplen los 10kms por mi reloj en 53' justos. Veo a Espi sentado para tomar fotos, pero le pillo mirando para otro lado y no tengo fuerzas para hablarle yo a él.

En el último tramo sí que puedo saludar a Pepe, y a Juan Garrido casi en la línea de meta, por la que finalmente paso en un tiempo real de la clasificación de 53'56. Algo más de un minuto por debajo del objetivo así que bastante bien.


Al llegar me siento totalmente asfixiado, tardo unos minutos en recuperar la respiración. Cojo rápido la fruta, agua y acuarius para tirar rapido para el coche antes que empiece a llover. Pero luego cuando pasé por el lado de donde se encontraba Espi me quedé un buen rato de charla. Al final no llovió nada, y la garganta la tenía algo mejor que antes de salir. Buen dia de carrera, a ver el año que viene cómo se da éste circuito.



lunes, 15 de octubre de 2018

2ª Carrera Popular Fran Castillo

El pasado viernes 12, menos de una semana después de mi participación en el Trail del Castillo de las Guardas, vuelta a participar en una carrera bastante bonita y bien organizada, segunda edición de la popular de carácter solidario y homenaje a Fran Castillo.
Llego un poco más tarde que otras veces a la salida, y eso me hace tener dificultad de encontrar sitio en el parking habilitado. Luego recogida de dorsales bastante rápida y puedo aliviar un poco las tripas y luego un ratillo de charla con Pepe Sosa y su mujer. Unos minutos de calentamiento y luego saludo a Fran, a Mena y a Juan Carlos Mera, entre otros. Nos colocamos para la salida donde había unos 300 corredores, y un día bastante bueno para correr, nublado todo el rato, aunque la temperatura era fresca, pero no demasiado, se notaba un poquitín de bochorno, aunque mejor sin sol, desde luego..

La carrera de hoy, después de la de Castilleja, donde había muchas cuestas, la Nocturna y el Trail; era una oportunidad para comprobar el estado de forma después de los 10k de la carrera Virgen del Carmen donde me salió una media de 5'50. Como las sensaciones de éstas últimas semanas no habían sido buenas, mi primer objetivo era bajar de 6', y como meta ideal, poder bajar de los 5'30 de media.

Salida desde el Parque Cruz de Velasco hacia el centro del pueblo y en bajada. Puedo coger un ritmo vivo de inicio, Pepe Sosa sale como un gamo hacia adelante y me quedo un poco atrás. Intento mantener un ritmo rapidito pero que pueda aguantar y parece que lo consigo. Giro a derecha y justo al cumplir el primer kilómetro empieza el camino de tierra. Me sorprende que paso rapidito en 5'13, pero hay que intentar mantener el ritmo y ahora el terreno va a ser un poco ondulado después de la favorable salida y eso se nota. Alcanzo a Pepe Sosa y JC Mera me coge a mí, estamos unos instantes los tres juntos pero luego JC se va por delante y Pepe se queda atrás. Se hace más dificil avanzar por este terreno y se hace dificultoso por las pequeñas subidas y bajadas, aunque el piso no es del todo malo.

Segundo y tercer km los paso a un ritmo más real de lo que puedo llevar, alrededor de 5'35. Llegando de nuevo al pueblo, saludo a Jose Antonio Rico, que se encuentra haciendo fotos.


Intento seguir sin pensar mucho en el ritmo e intento recuperar en un nuevo paso por la zona de meta donde se dirige la carrera a un nuevo paso al centro del pueblo y terreno más facil.
Al paso por meta choco la mano con el hijo de Javier Mena, que se encuentra viendo la carrera con su Padre.

Foto Miguel Angel Chaparro

Al paso del kilómetro 4 he recuperado bastante ritmo y me encuentro bastante mejor, 5'17. Volvemos a girar y a entrar en otro camino de tierra, el camino de Sanlúcar, con algo de baches por lo que hay que seleccionar bien el lugar por donde se corre. Enseguida se encuentra el avituallamiento de carrera. Pero es en vasos. Para poder recuperar fuerzas y beber bien, decido parar y retomo la marcha, siempre con miedo de no volver a coger el ritmo de la misma manera.
Pero en esta ocasión no es así, y la recta más larga del recorrido de 2 kilómetros la hago con bastantes buenas sensaciones, con un ritmo en torno a 5'20 en estos 2 kilómetros.

En el kilómetro 6 giro a la derecha y de nuevo se hace un poco duro, parece que por aquí hay algo más de subida, con lo que empiezo a sufrir un poco y llego al km 7 con 5'40 en éste último kilómetro.
Sólo quedan 2 e intento mantener la media por debajo de 5'30. Cuesta trabajo y bastante, las pulsaciones empiezan a subir y llegan momentos de asfixia. Hay un giro a la izquierda para volver a pasar por la zona del recorrido de los kilómetros 2 y 3 al inicio. Comienza dando un rodeo que se hace dificultoso y luego intentando recuperar en las bajadillas, consigo hacer el km 8 en 5'34. Menos mal que tenía un poco de margen dobre los 5'30 y con hacer un último kilómetro parecido me era suficiente para lograr ese objetivo.


Vuelvo a pasar al lado de Jose Antonio, le veo pero no hay fuerzas para saludar ni nada. Pero solo quedan un par de giros izquierda y derecha para llegar a la última recta de la carrera, bastante larga pero en suave bajada.

Foto Miguel Angel Chaparro

Por aquí veo a Miguel Angel y Mario haciendo fotos, y aprieto en la recta final para pasar el ultimo kilómetro en 5'27, y acabar la carrera en 49'27; a 5'27 de media. Muy contento.

Luego de recuperar la respiración, que el final se hizo bastante duro, cojo la bolsa de regalos, con agua, zumo, cerveza y bolsa de patatas. Para finalizar después de un ratillo de charla con Pepe y Jose Luis Olivares, vuelta para casa.


En ésta misma semana tengo la última carrera del circuito del IMD, donde intentaré hacer un tiempo parecido a ésta carrera, ojalá que sufriendo un poco menos.

Muchas gracias a Jose Antonio Rico y a Miguel Angel Chaparro por las fotos.

miércoles, 10 de octubre de 2018

3º Trail Castillo de las Guardas 13 kms

Después de muchas semanas de malas sensaciones, no consigo coger a gusto un ritmo decentillo, y ya voy más cerca de 7' que de 6 en los entrenamientos, sin dejar las malas sensaciones.
Empecé con dudas sobre si este otoño hacer el Doñana Trail, cosa que descarté rápido, luego empecé a pensar en la Marcha Cueva del Gato, pero también se me fue de la cabeza. Y luego me enteré que en el Trail Castillo de las Guardas había una prueba corta de 13 kms.

Antes del verano, ya había planificado que podría hacer esta carrera en la versión larga de 21, se lo planteé a mi hijo Javi y en principio le gustó la idea. Pero más tarde, con las malas sensaciones, y que Javi tampoco estaba entrenando mucho, también ésto fue olvidado. Al enterarme posteriormente de la prueba corta, se lo dije a Javi y decidimos apuntarnos los dos juntos. A pesar del mal estado de forma de los dos, con las 3 horas que daban de límite pensábamos que podría ser suficiente para pasar un buen rato y conocer un territorio para nosotros inexplorado aún.


Así que el domingo nos metemos temprano en el coche y nos dirigimos hacia el Castillo de las Guardas. No había muchas prisas, porque ya el viernes pude recoger en un concesionario de autos en Camas los dorsales y camisetas. Allí me encontré con Pepe Sosa, que consiguió también a última hora apuntarse a la carrera.

Al llegar un poco de caos, porque, aunque había una zona de aparcamiento señalada, parece que no había ningún descampado o similar, por lo que hubo que buscar sitio donde se pudo en la parte baja del pueblo.

Estupendo el ambiente que había en la zona de salida, y sobre todo mucho fresquito. Pudimos echar un ratillo de charla con Pepe, y también saludar a Estrella Olivares y a Rafael Panduro. La verdad que el día estaba muy bonito y un ambiente muy bueno y especial para disfrutarlo. Se vaticinaba unos buenos ratos de disfrute.

La prueba de 13 kms sale unos 10 minutos antes de las 10 de la mañana, hora en la que sale la prueba larga. Callejeamos por el pueblo, la mayoría del tiempo cuesta arriba y en muchos sitios había que ya de inicio echarse a andar. Poco a poco nos íbamos quedando atrás, ocupando las ultimas posiciones. Muy bonito el paso por dentro de la plaza de toros, cruzándola de parte a parte. Un poco después salimos por una carretera del pueblo en una suave cuesta abajo en la que apretamos y podemos rebasar a un gran grupo de gente. Pero después de unos metros se ve que hay un giro para por una cuesta potente volver hacia las casas de arriba del pueblo. A lo lejos pudimos ver a Pepe Sosa haciendo el giro. Estábamos cerca de él. Pero a partir de aquí se nos fue separando hasta perderle de vista.


Empieza una subida continua, primero por asfalto hasta que salimos del pueblo y el camino cambió a un sendero en el que poco a poco y cada vez había más piedras. Pasó a ser más escalonado y entre eso y la gente que había ya no dejamos de andar hasta llegar arriba del todo. La cuesta parecía que no llegaba nunca al final, hasta que finalmente ya pudimos ponernos a trotar. Era un poco más avanzado el km 3 y ya se veía una primera mesa de avituallamientos, pero en ella nos indicaban que la nuestra estaba algo más adelante. Justo en ese momento me dí cuenta que nos estaba rebasando el primer corredor de la prueba larga, que después de una media hora nuestra nos había alcanzado. Ése era su puesto de avituallamiento, y a partir de ahí los de la larga seguían por otro camino, acercándose más a la zona del radar meteorológico de la AEMET, que a nosotros se nos quedaba algo más lejos.

Al llegar a nuestro avituallamiento, a pesar de que había fruta y otras cosas, yo sólo cogí una botella de agua, y ya me arrepentí de no haber cogido algún bote, ya que aunque me bebí toda la botella, seguro que iba a necesitar más para el camino.
Pasando esta zona de avituallamiento, vuelta a girar a la derecha y vamos por un camino muy estrecho, siempre en suave bajada recorriendo un pequeño valle en dirección a la Reserva Natural del Castillo de las Guardas. Por aquí pudimos correr muy poco porque varios corredores que iban taponando nos lo impedían. Debimos haber pedido paso, pero claro, en esos momentos, después de una larga cuesta, no surge mucha necesidad de ir más aprisa.

Así llegamos pasado el km 5 a otro giro para cruzar el arroyo y remontar el valle para dirigirnos de vuelta, pues en la prueba corta no se pasa por la Reserva Natural. Justo al cruzar el arroyo aprovechamos Javi y yo, que íbamos todo el rato juntos, para hacer una breve parada técnica, aunque nos hizo perder algunas posiciones más. De ahí al km 6 de nuevo subida, pero la verdad que era una zona muy agradable, con mucha sombra y se desprendía un muy agradable frescor. Entre el km 6 y 7 cogimos muy buen ritmo, ya corriendo, y fueron los momentos donde más pudimos disfrutar de toda la carrera. Buen firme, en suave bajada y con una buenas vistas panorámicas a lo lejos. Pero lo bueno duró poco.


Ya pasado el km 7 comienza de nuevo un camino a subir por otro pequeño valle, directo hacia la zona donde había estado el avituallamiento que pasamos. Nos quedaban otros 2 kilómetros de subida dura, aunque tampoco muy pronunciada. Javi prefirió seguir andando porque decía que corriendo le faltaba un poco de aire. Pero iba avanzando andando a muy buen ritmo, que me costaba seguirle a duras penas. Tuve un par de tropezones con el pie izquierdo y se me quedó bastante dolorido al girar el pie hacia arriba.
Poco a poco completábamos la subida, algunos corredores nos volvían a adelantar, aunque también había algunos otros por delante a los que nos acercábamos. Pero de Pepe ni rastro por ninguna parte.

Así, en el km 9 llegamos de nuevo al avituallamiento, y en teoría ya no debería haber más cuestas. ya pensando que lo que quedaba era hacia abajo todo. Justo llegando al puesto, nos adelantó el que iba primero de la prueba larga, respirando que parecía morir en cualquier momento y jurando en arameo, diciendo que vaya dura que era la carrera.
Al salir del puesto nos pusimos a trotar un poco, y el camino pasó a ser de asfalto, lo cual todavía parecía mucho mejor. Aprovechamos para correr de cuando en cuando, aprovechando el buen piso y la suave cuesta abajo. Cruzamos una carretera y el piso volvió a ser de tierra, pero sin mayor problema, paso del km 10 y luego un giro a izquierda, con una bajada bastante pronunciada, con unas vistas espectaculares a lo lejos. También sin problemas aprovechamos para correr de nuevo y acercarnos a otros corredores. Siempre viniendo alguien por detrás de la larga para adelantarnos a toda pastilla.
Pero de repente, llegó la parte peor de todo el recorrido y para mi la más dura. Aunque cuesta abajo, pero un camino aceptable se volvió en una zona de piedras sin orden ni concierto. Por donde ya no se podía correr, y conforme pasaban los metros, cada vez peor, con más cantos rodados sueltos, que se clavaban en los pies y hacía que doliera. Aun así los primeros clasificados de la larga nos adelantaban que daba miedo. Afortunadamente nos íbamos acercando al pueblo y las piedras parecía que poco a poco se iban ordenando para formar mas o menos una calzada empedrada, no se si romana o qué pero menudo suplicio.


Ya casi en la entrada, se veía una vista muy bonita de la iglesia y de los restos del Castillo. Unos voluntarios nos decían que quedaba sólo una subida. Y de repente llegamos a ella, menuda subida más pronunciada, tremenda. Por ella subimos hasta salir por detrás, al lado de la iglesia. Pero aún no habían acabado las sorpresas. Un poco de trote y de nuevo subida, esta vez con escalones hasta lo alto del resto del Castillo, pero ya con mucha animación de la gente del pueblo que estaba por las calles.
Justo en lo alto se encontraba el amigo Diego Meca haciendo fotos. Nos hicimos una estupenda foto Javi y yo los dos juntos.

Bajada con cuidado por escaleras, y cuando ya de verdad parecía que cogíamos una larga recta cuesta abajo, ya pasando el km 13, pues se ve que nos volvemos a alejar de la meta, en dirección hacia el cementerio. Ya desde ahí todo recto hacia la meta en subida. Se corrió como se pudo hasta llegar, y estupenda e inolvidable entrada en meta los dos de la mano.


Al llegar, saludo a Alfonso, speaker de la prueba, y nos reconoce tanto a Javi como a mi. Pretendía hacernos una entrevista a Padre e Hijo, pero el Hijo se fue por patas. Finalmente le dije que había estado muy bien la prueba, y que el año que viene intentaría venir a la larga. La verdad que lo merece. Aunque finalmente hicimos en meta la friolera de 2h07 minutos. Creo que en 3 horas no nos hubiera dado tiempo a hacer la prueba larga.
A la entrada una bonita medalla para cada uno y bolsa con avituallamiento y bebidas. Todo bastante agradable y bien organizado. Para repetir. A la llegada a quien no vimos a Pepe, que se fue rápido para celebrar su "jachazo". Estupenda carrera que hizo, nos sacó en meta unos 10 minutos aproximadamente.

Muchas gracias a Mario y a Diego Meca por las fotos.



miércoles, 3 de octubre de 2018

30ª Carrera Nocturna del Guadalquivir

30 aniversario de la Carrera Nocturna, y de las 30 ediciones 16ª vez que yo participo.
En esta ocasión con mi hijo Javi, y su amigo Mario que por cierto completó la carrera en menos de 30', llegando a meta entre los 20 o 30 primeros, que máquina.
Javi está un poco falto de forma y el plan era que iríamos juntos a cola de carrera corriendo lento y lo que pudiéramos, por los problemas que seguramente habría para avanzar.

En ésta ocasión, me enteré por el programa de radio de La Jugada de Canal Sur, que poniendo un tweet con una foto corriendo y un hashtag, te daban un regalo de dorsal gratis para la carrera. Así que por eso los 3 pudimos correr la carrera de gratis. Mucha gente había sin dorsal, y con dorsales troleados de otras carreras, si hubieran sabido ésto podrían haber tenido hasta camiseta gratis y un terrible refresco de almendras de Coca Cola. A tomar buena nota para el año que viene.

No sé por qué los días antes de la carrera pensaba que habría menos gente que otras veces, pero cuando nos acercábamos a la salida, ya parecía todo lo contrario. Además en este año la zona de parque por donde está el Líbano, la cerraron para que no se pudiera acceder por ahí, había que acceder al último cajón de salida desde detrás del todo. Nos despedimos de Mario, que se iba para los cajones delanteros, y fuimos a la entrada desde detrás del todo, donde había una gran aglomeración por el control de los sin-dorsales.

Llegamos como unos 10 minutos antes sólo, y el arco de salida se veía lejísimos cuando ya no podíamos avanzar más para adelante. Por detrás también se veía mucha gente.


Amenizando hasta el pistoletazo el loco de Juan Garrido, menudos pulmones que tiene. Y al dar la salida, o bien parados o avanzando muy poco a poco, hasta que pudimos pasar el arco prácticamente 9 minutos después del pistoletazo. Los primeros ya estarían prácticamente en el kilómetro 3. Nunca jamas en ninguna carrera he tardado tanto en llegar a la salida, y ni mucho menos eramos de los últimos. Detrás venía mucha gente.

Empieza la carrera y no se puede hacer más que prácticamente un trote muy cochinero. Mucha gente andando, pero al menos no había locos dando acelerones inútiles. La gran masa de gente avanzaba como podía pero una forma más o menos uniforme.
Los dos primeros kilómetros por el Paseo de Colón, como siempre mucho calor se notaba y el ritmo muy cercano a los 7', pero como digo sin hacer paradas. Cuando nos aproximábamos al paso subterráneo de Arjona decidimos no pasar por el túnel sino ir por arriba, que había menos gente y ya pudimos correr en menos de 6'30, tampoco había ganas de ir mucho más rápido. Lo que no tuvimos más remedio es al llegar a Torneo, buscar un hueco para hacer una parada técnica. Aunque por Torneo, en el carril izquierdo se podía correr perfectamente, esta parada nos hizo perder más tiempo de la cuenta, y al girar a la derecha en el puente de la Barqueta para ir hacia la Macarena, de nuevo volvimos a entrar en la bulla donde se podía avanzar sólo con muchísima lentitud.

Un poco antes de llegar al kilómetro 5 se encuentra el agua. De nuevo hubo que parar a buscar una botella, porque la marabunta que se formó fue tremenda. Como no se sabe cuántas mesas con botellas hay, todo el mundo intenta coger de la primera que ve, y hacía calor como para necesitar beber algunos tragos de agua.

Esto hizo que el paso por los kilómetros 4 y 5 se fueran bastante por encima de los 7'. Luego intenté poner un ritmo algo más rapidito, pero Javi ya se encontraba con algunos dolores y muy cansado. Aún así no volvimos a pararnos hasta pasar la meta y los 3 ultimos kilómetros salieron aproximadamente en 6'30 cada uno, algo menos.
En la recta de meta no pude saludar a Juan Garrido como en otros años, pues se encontraban repartiendo los trofeos a los ganadores. Entramos con un tiempo real de algo más de 58', unos segundos menos tan sólo que el año pasado cuando hice la carrera con Jose.
Después de la llegada, más colas para coger el agua, y los botes de Powerade, que se encontraban muy muy al final de todo, seguramente para intentar que mucha gente se fuera sin ellos. Luego cuando fuimos a salir del vallado para volver por el mismo camino por donde habíamos entrado, hacia el puente de Los Remedios, resulta que no dejaban pasar, por lo que tuvimos que volvernos y llegar hasta allí por dentro del Parque de Maria Luisa. Seguramente sería por el lanzamiento de los fuegos artificiales que tiraron como fin de fiesta, aunque creo que después siguió llegando mucha gente, hasta cerca de las 12 de la noche. Muy bonitos los fuegos artificiales, pero mal el no dejar pasar hacia la zona del Puente de Los Remedios.



Así que otra nueva edición corrida y disfrutada, esperemos que el año que viene vuelva a estar en condiciones de pasar un buen rato.

viernes, 21 de septiembre de 2018

6° Cross Urbano Nocturno Luis Manuel Conejero Pontes

Nueva carrerita después de los meses de verano. En esta ocasión repito en la nocturna de Castilleja de la Cuesta después de hace dos años que participé por primera vez. Una carrera bastante bonita y entretenida, pero con un recorrido muy duro, bajando y subiendo las cuestas de Castilleja más de una vez. Nocturna en Viernes.
En ésta ocasión, que no me encuentro nada bien, ha tocado sufrir de lo lindo y llevar un ritmo mucho más lento que otras veces.
Para añadir un punto más de dureza, una tormenta bastante grande minutos antes de la carrera estuvo amenazando, pero afortunadamente durante la carrera tan sólo un poco de chirimiri y vistas de rayos a lo lejos. Aunque el suelo resbaladizo y la mayor humedad perjudicaron bastante. Preferí dejar el móvil en el coche, por lo que creo que es de las pocas carreras que no tengo de ella ni una sola foto.

Aparco en las cercanías y tiro hacia el estadio de Nueva Sevilla, que es donde se dará la salida. Ya empieza a llover, pero la media hora que queda para la carrera me quedo a cobijo de la grada, durante el aguacero y la fuerte tormenta. Incluso pensaba si la tormenta arreciaba si no suspenderían o retrasarían la carrera. Pero unos 5 minutos antes de la hora solo chispeaba y se vio que se podría disputar la carrera sin problemas.

Se da la salida, que comienza con una vuelta al Estadio. Desde el principio las sensaciones son malas y el gran pelotón se separa de mi, quedandome desde el inicio en un grupo trasero.
Salida del estadio y comenzamos una cuesta suave hasta cruzar el puente hacia la zona céntrica del pueblo y comenzar una suave bajada de casi 2 kilometros. Ni en la bajada tuve buenas sensaciones, aparte de no poder llevar un buen ritmo, entre 5'40 y 5'45 los 2 primeros kilómetros. Ritmo más lento que el de la carrera de 10k de la semana anterior, y en bajada.

A partir del km 2 comienza otra subida de todo el pueblo hasta llegar al Hospital NISA, Otros 2 km de subida sin descanso, suave, pero se hizo muy dura. Por aquí ya estaba bastante atrás, pero iba un poquitín más rapido que algunos que iban por delante y poco a poco me acercaba a ellos, también adelantaba a varios que se paraban. Las pulsaciones no estaban excesivamente altas, en torno a 150-155 ppm, pero me sentía totalmente asfixiado. El ritmo de éstos dos kilómetros aproximadamente de 6'15.

Pasado el NISA y el km 4 se callejea por una zona donde hay subidas y bajadas, acoplo el ritmo al de otro corredor y charlamos un poco. Un repechito para llegar al km 5, donde se encuentra un avituallamiento, en el que aprovecho para beber algo de agua. Y a partir de aquí bajada hasta el 6, pero en la que hay que aprovechar para recuperar porque el final de carrera es casi todo en subida.
Kms 5 u 6 salen a 6' aproximadamente Desde algo antes del km 6 empieza la cuesta de la carretera, que es suave hasta el 6,5 donde hay un repecho muy muy duro, hasta cruzar el puente que se pasó al principio de carrera. Una vez pasado este, hay una zona donde se puede correr algo más rápido en suave bajada. El km 7 sale en 6'17, pero a partir de aqui aprieto. En la calle ya llegando al estadio se endurece un poco el camino aunque no demasiado, y ya entrada al estadio en un tiempo bastante regular para completar 7,65 kms en 45'51, a 6 justo de media.

Malas sensaciones en la carrera, que se confirmaron en el entrenamiento de caco de 18 kilómetros que hice el domingo, dos días después de la carrera. Parece que no está la cosa para hacer ninguna carrera más fuerte de la cuenta antes de finales de año, intentar recuperar y ponerse un poco más en forma tan sólo puede que sea mi mejor objetivo hasta entonces.