miércoles, 12 de febrero de 2020

Repaso de Entrenamientos para Marasevi 2020

Desde el ultimo día que repasé los entrenamientos, he seguido con la misma rutina, siguiendo el plan de entrenamiento de Rodrigo Gavela para finalizar en menos de 4h el Maratón, casi al pie de la letra, salvo por aumentar unos 10-15 minutos cada dia de tirada larga.

Es decir, 3 dias de carrera a la semana (uno de series, otro de carrera fácil y otro de tirada larga en progresión), luego otro día de bici, con clase de spinning, otro dia de elíptica, y otro de clases de baile. Y algunos paseos el dia que queda de descanso.

El peso lo sigo manteniendo bien, entre 74 y 75 kilos. Estaría genial estar sobre 73, pero no creo que sea posible. Algunas sesiones de fisio. Ahora más o menos estoy bien, los problemas que me noto actualmente es un poco de sobrecarga en gluteos y en la parte del pata de ganso de la pierna izquierda alguna molestia. Esto hace que tenga un poco de falta de flexibilidad, y puede ser un problema, aunque aún me queda y he estado en situaciones peores. Podría ser esto mucho peor.

Ya he pasado los días de entrenamiento más duros, me queda empezar a recuperar fuerzas y ver qué puede pasar el dia del Maratón.
En medio de éstos dias estuvo la competición de la Media de Sevilla. No sabía si entrenarla como otras veces a ritmo de Maratón o competirla. Finalmente la competí porque me lo pidió el cuerpo. Me encontraba bien de forma y no quería pasar la oportunidad de hacer una buena carrera, y salió buenísima.
Otros dias de tiradas largas, en general con buenas sensaciones excepto precisamente la semana después de la Media. Pero en ésta ultima semana el entrenamiento dominguero fue bastante bien, recuperando con creces las buenas sensaciones. Antes de la Media, hice una tirada larga por el Corredor Verde del Guadiamar, que hacía tiempo por el que no iba, y me encantó volver a correr por allí aunque estuviera bastante solitario.


Así como digo, las sensaciones son muy buenas. Todo me dice que debo de intentar salir a buscar por tercera vez en mi vida el sub 4h. Era algo que me empezó a obsesionar y que conseguí quitarme de la cabeza ya hace tiempo, ayudado por los malos estados de forma y malas sensaciones. Pero ahora es diferente.
Por un lado, tengo la opción de salir a un ritmo que seguro debería de poder aguantar, e intentar acabar la carrera con muy buenas sensaciones, eso ya estaría genial, pero veo por ejemplo la prediccion de tiempo en Maratón segun mi marca de la Media:


Y aquí dice que debería ser capaz de correr en menos de 3h53 a 5:31 de media. Eso supondría batir mi MMP de todos los tiempos, incluido cuando era joven. Cómo podría ser capaz de no salir a intentarlo.

Todo dependerá de las sensaciones que aparezcan en los primeros kilómetros de la carrera. Ojalá con un ritmo en torno a 5:30 pudiera tener las estupendas sensaciones que ya tuve en el Maratón de Oporto durante los 30 primeros kilómetros. Y para los 12 restantes, sería tener las sensaciones que jamás he tenido. Para que pueda ser posible hay que intentarlo, por qué no puede ser en ésta próxima vez?




domingo, 2 de febrero de 2020

25ª Media Maratón de Sevilla

Después de mi falta en esta carrera el año pasado, porque en estos días estaba parado por la rotura del codo, vuelvo de nuevo a esta bonita carrera. Recorrido bastante bonito, excepto por el paso doble, como en el Maratón, por el subterráneo de Arjona.
Día anterior de recogida de dorsales en el Palacio de los Deportes de San Pablo. Una cantidad de gente grandísima, problemas para aparcar, y aparte de las colas para recoger el dorsal, una gran cantidad de stands, puestos sobre la pista del pabellón, ocupando toda ella. Parecía completamente la feria del corredor de un Maratón. Al recoger el dorsal, me dí cuenta que cuando me inscribí el tiempo que me consideraba capaz de hacer era entre 1h50 y 2h, con lo que me corresponde el cajón 4 de los 5 de carrera. Pero después de bajar en la Media de Los Palacios de 1h50, mi objetivo era al menos intentar estar de nuevo en torno a ese tiempo. Así que me acerqué al mostrador de incidencias, y enseñando con el móvil la clasificación de la Media de Los Palacios, me pusieron en el dorsal una pegatina para poder salir desde el cajón 3. Creo que fue una estupenda idea hacer el cambio, porque eso me permitió salir hacia a mitad de carrera y junto con gente que iba a ir mas o menos a mi ritmo.

Ya el mismo domingo, me levanto temprano y sobre las 8:15 estoy aparcando en la explanada del Náutico. Ya había por allí bastantes coches y hacía bastante frío, con una niebla bastante bastante cerrada. Después de unos minutos de espera en el coche, para no estar tanto tiempo al frío de la mañana, decidí ya irme preparado para empezar a correr y no dejar nada en el guardarropa, así que me dí un trotecito muy suave hasta la zona de salida de mas o menos 1 km.


Cuando llego, me encuentro un atasco monumental para acceder a los cajones de salida, y es que el guardarropa está dentro de la zona de cajones de salida, y para entrar en ellas, guardas de seguridad revisan las mochilas. El atasco también es para los que no vamos a dejar nada en guardarropa, muy mal gestionado este tema. Afortunadamente puedo entrar a tiempo, y ya después de pasar por otro atasco provocado por una ambulancia aparcada justo en medio del acceso a corredores, llego a mi cajón numero 3, donde había espacio incluso para calentar un poco. Espero ya que llegue la hora de salir, quedan menos de 10 minutos.
Hay bastante gente hasta el arco de salida, es normal, cuando hay más de 10000 corredores. Lo que no es normal es que todos los globos-liebre de la prueba, se encuentren justo debajo del arco de salida. Así no hay manera de que sirvan los globos para nada. Cada globo debería colocarse justo al principio de su correspondiente cajón. Luego ya se verá si va al ritmo de tiempo oficial o al de tiempo neto. Personalmente creo que esto ultimo es lo mejor, aunque no quede bonito la foto en meta con el globo llegando incluso con varios minutos de retraso. Pero creo que de ésta forma sí que ayudarían.


Se da la salida, y ya la niebla está bastante más suave. No hay sol, temperatura ideal para correr. Pasamos por el arco de salida, pero el reloj aún no lo han puesto en marcha. Desde inicio nos quedamos sin saber qué retraso llevamos con el tiempo oficial, aunque serían unos 2 minutos.

Mi idea desde inicio es lo que se suele decir, llevar un ritmo "confortablemente duro". Es la sensación de ir rápido pero que si es necesario se puede llegar a hablar algo, la sensación de tener una o dos marchas más disponibles. Ver si tengo buenas sensaciones a esta marcha y seguir. Es decir, disputar la carrera, no usarla de entrenamiento. En caso que de principio no me encontrara cómodo, reducir la marcha a ritmo teórico de Maratón y si se pudiera apretar al final.


Quitando el principio que se hace un poco más lento, consigo llevar el ritmo que pretendo y me encuentro sorprendentemente cómodo. El primer km sale más lento, pero a partir de pasado este km, ya se ve que mi ritmo de crucero es entorno a 5' pelaos, y lo puedo soportar cómodamente.
Mi objetivo de repetir el sub 1h50 consiste en mantener el ritmo por debajo de 5'12, y lo voy consiguiendo de forma holgada. Para entretenerme decido ir sumando los segundos de ventaja que voy consiguiendo restando al objetivo de los 5'12 los tiempos por kilómetro que voy arrastrando.

Mucha gente animando por todo el Paseo Colón, que atravesaremos dos veces. Hago el primer paso por el subterráneo de Arjona, reduzco un poco el ritmo pero sin ningún problema. Adelanto al primero de los globos sub 2h, que se va dejando caer hasta llegar a colocarse en el lugar que le corresponde. Por supuesto nadie le sigue, al menos aún no.
Como al principio de muchas carreras, empiezo a sentir muchas ganas de orinar, y la calle Torneo es propicia para hacerlo entre los arbustos, siento una gran atracción por los arbustos y aliviar esa sensación. Pero si quiero hacer de verdad una buena marca, y parece que estoy en disposición de poder hacerlo, una parada me puede suponer 30 o 40 segundos así que intento aguantar y procuro quitarme de la cabeza el asunto.


A la altura del puente de la barqueta ya se encuentra el km 4, el tiempo de paso sigue siendo muy muy bueno, algunos kms incluso un poco por debajo de 5'. Sigo con las buenas sensaciones y sumando segundos de ventaja sobre el objetivo. Por la Barqueta cojo con mi cámara unas vistas muy bonitas, con el cielo despejado a mi izquierda y derecha, ya que por aquí brilla el sol, ha desaparecido la niebla.

Entramos en la Isla de la Cartuja, habrá que atravesarla hasta llegar a la Torre Sevilla, avenidas largas, pero que a ese ritmo se pasan casi sin notar, totalmente concentrado en mantener el ritmo y vaya si lo consigo, los segundos de ventaja que voy sumando cada kilómetro son siempre entre 10 y 14. Es espectacular, el ritmo tan estable. Por ejemplo entre el 4 y el 8: 4:58-5:02-4:58-5:02-5:00. A este ritmo no sólo voy a poder volver a bajar de 1h50 sino que casi seguro voy a mejorar la marca de Los Palacios. Muy bonita estampa cuando la carrera avanza por al lado de la Torre Sevilla, ya dirección de la Ronda Triana.


Me encuentro muy cómodo, puedo mantener muy bien el ritmo, sin problemas y el pulso también se muestra bastante estable y en zona alejada del rojo. En Los Palacios tuve algunas breves crisis que recuperaba, pero aquí la cosa va como una patena. Todo rodado y fluido. Se disfruta muchísimo por el recorrido. Conforme avanzamos por Triana, de nuevo vuelve a aparecer la niebla y el sol desaparece, mejor todavía para que haga más fresco. El km 9 bordeando el Parque de los Príncipes, aún lo hago algo más rápido, y ya por la parte de atrás veo a lo lejos el globo de 1h50, que como ha salido desde delante del todo aún va por delante mía, a pesar de que yo lleve un ritmo mucho más rápido. Poco antes de entrar en la calle Virgen de Luján lo adelanto a muy buen ritmo. En ésta ocasión este globo no se va a mantener cerca mía, lo empezaré a alejar hasta que ya ni se vea.


En Virgen de Lujan se llega al km 10, un buen lío para coger la botella de agua, pero lo consigo. Eso y tomarme el masticable de isostar. Paso en 50:31 por mi reloj. Cruzamos el puente y de nuevo el recorrido inicial por el Paseo de las Delicias hacia la Barqueta.


A partir de la Plaza de Toros vuelvo a retomar el buen ritmo, que ya no se va a perder. Km 12 en 5:01, y 13, 14 y 15 seguidos en 5:03. Km 15 lo paso en 1h15m47. A partir de aquí, según mis cuentas de segundos de ventaja, ya hasta me empiezo a plantear mejorar mi mejor tiempo en Media desde que volví a correr en 2010, que es de 1h46m17. Las cuentas salen, tendría que darle fuerte pero puedo apretar incluso un poco más. Con una suma de segundos de ventaja de 225 ya lo conseguiría. Y en el km 16 estoy en torno a 180 de ventaja. Desde la Barqueta giramos en esta ocasión a la derecha, por toda la Ronda, pasando por delante de la Basílica de la Macarena y luego bordeando la muralla donde está el kilómetro 16.


Giramos hacia el centro, y por aquí por las calles estrechas prácticamente vuelo, para nada me importa que haya tramos de adoquinado. El km 17 en 4:56 por la Plaza de San Pedro, las Setas ni me doy cuenta de ellas. Llegada a la Campana y vamos ya por Tetuán hacia la Plaza Nueva, ya de nuevo recorrido de Maratón. 18 en 4:58 a final de la Plaza Nueva, con cuidado de los raíles del tranvía, continúo bastante fuerte, no me vengo abajo para nada.


Las cuentas me salen, me parece que lo voy a conseguir, que podría estar incluso por debajo de 1h46, una pasada auténtica. Atravesamos la calle San Fernando, en el Prado hay que bordearlo y alejarse un poco para pasar por detrás de la Plaza de España. Esto me recuerda a cuando se corría la Vivicittá y se hacía este mismo recorrido.

Las pulsaciones ya si que se empiezan a aumentar hacia la zona roja, pero aun así sigo con fuerzas para seguir apretando un poco, por detrás de la plaza de España paso el km 20 en 4'52 y ya con una ventaja de más de 225 segundos, por lo que estoy casi convencido que voy a mejorar el tiempo de 2011. Entramos en el parque y tomo un poco de aire. En el giro de la Plaza continuo dándole fuerte y adelantando a gente. Ya solo queda la salida del parque y salir a la meta del Paseo de las Delicias. A mitad de la salida del Parque aprieto a tope, porque creo que después del giro la meta va a estar cerca.


Me lanzo a tope, justo en la salida del parque hay una charanga animando a tamborazos, y ya en el Paseo de Las Delicias, un pasillo muy estrecho de gente animando, y unos arcos que se ven, pero que nada cerca. Parece que se va a hacer la llegada a la meta un poco dura, aguanto y aguanto el tirón hasta que empiezo a pasar por los primeros arcos y escucho a Juan Garrido, lo localizo y le saludo. Al principio un poco despistadete, pero finalmente me saluda como muchas veces y dice mi nombre entrando en meta. Que lo hago justo en 1h49 de tiempo oficial, me quedo un poco extrañado, y en 1h46m58 de tiempo neto. Me quedo un poco chafado porque creía que iba a estar en 1h46, pero luego ya me dí cuenta que me confundí, y que estaba contando para el paso exacto de 21,1 kilómetros por el reloj, y esto no se corresponde con el homologado. El reloj ha tenido que llegar hasta 21,3. Por lo que se entiende casi 1 minuto de más.



Se enfrió un poco la llegada por no haber mejorado lo de 2011, pero aun así es mi mejor marca desde entonces, vuelvo a bajar de 1h50 y mejoro 2m18 lo que hice hace un mes en Los Palacios, que ya me pareció entonces inmejorable. Y ésto a cuatro semanas del maratón. Ojalá mantenga este estado de forma y si me aguantaran las piernas quién sabe lo que podría resultar.




Después llegaron los amigos Damian, Mattew, Juan Carlos Rocha y Kiril, a todos pude saludar. Al que no pude ver fue al amigo Mateo. Entrega de medalla, agua y Powerade, y vuelta de paseo al coche.

La verdad que la carrera sale redonda, por mantener un ritmo muy fuerte y estable durante toda la carrera, y las pulsaciones también se mantuvieron bastante bien. Una Media Maratón de 10. Era mi Media Maratón número 40.

Y este es el video de resumen de la carrera:

miércoles, 15 de enero de 2020

Entrenos para MaraSevi 2020

Después de bastantes semanas de entrenamientos, un paréntesis para explicar como va todo.

Después de muchas tortas en varias preparaciones de Maratón, los 51 años que ya tenemos y la experiencia con el entrenamiento para el Maratón de Oporto y el resultado tenido; ya tuve claro que iba a volver a hacer el entrenamiento de Rodrigo Gavela. Para Oporto hice el entrenamiento de 4h30, que son 3 días de entreno a la semana pero sin series. Fue bastante bien.

En esta ocasión y dado que en las carreras que he realizado me he sentido bastante bien, decidí hacer el entrenamiento para finalizar en 4 horas aproximadamente el maratón. Un poco más exigente que el anterior. De nuevo 3 días de entrenamiento a la semana, uno de ellos de series (que me gusta bastante), la tirada larga no tan larga pero en progresión, y un dia de carrera continua fácil.
En cualquier caso lo complemento durante el resto de la semana con gimnasio y un dia de clase de baile, además que creo que me sienta bien como complemento éstos entrenos adicionales sin impacto, me vienen muy bien para mantenerme en el peso.

La semana tipo en general está siendo: lunes 1h30 clase de baile; martes entrenamiento de series del plan; miércoles descanso; jueves entrenamiento carrera continua; viernes clase de spinning; sábado 1h elíptica; domingo tirada en progresión.

La tirada más larga de éste plan es de 110', el único cambio que voy a hacer es alargarlas un poquito más. Intento ir aumentando cada semana unos 5' la anterior. Ahora mismo estoy para en ésta semana hacer 120', como mucho llegaré en la penúltima semana a hacer 130'.

En cuanto al peso, estoy un poco, pero sólo un poco más pesado que cuando corrí en Oporto. Ahora peso alrededor de 75kg, un par más que cuando corrí Oporto. Pero 10kg menos que en el Maratón de Sevilla del año pasado.

El plan de entrenamiento de Gavela son 14 semanas. Con el descanso que tuve que hacer después de la Pretoriana, comencé el entrenamiento en la semana 3. Es decir, que yo voy a hacer 12 semanas.
Me encuentro ahora metido en la semana 9 de 14.

Las sensaciones hasta ahora han sido buenas, incluso podría llegar a decir que buenísimas. Tan sólo me he encontrado cansado después de la última tirada larga, la que hice el pasado domingo. Pero éste lunes he tenido descarga en el fisio, he tenido que volver a mejorar un poco.

Si las sensaciones en los entrenamientos están siendo buenas, en las dos carreras que he corrido en éstas 7 semanas, han sido inmejorables. La Media de Los Palacios, y la San Silvestre Sevillana.

Y en cuanto a molestias, tan sólo en éstas 2 últimas semanas he sentido algo de molestia en el interior de la rodilla izquierda, aunque no corriendo. Me da un poco de miedo porque ya tuve el problema de la tendinitis del pata de ganso, y ésto da bastante miedo porque te deja totalmente ko. En cualquier caso, debe ir mejor, porque el fisio le dio un repaso.

Estamos ahora en una semana donde el entrenamiento se hace un poco más duro. Para mañana me tocan 9 series de 1000, a ver cómo acabo. Las he retrasado al jueves ya que el lunes tuve el fisio. La semana que viene tengo la Media de Sevilla. No se aún lo que hacer, si competirla fuerte desde el principio, o si hacer unos 15 kms a ritmo maratón y luego apretar. Ya veré como me encuentro. Lo que me pida el cuerpo. En caso de que me encuentre bien, va a ser difícil que no me entren ganas de mejorar lo de Los Palacios, aunque es bastante complicado.

Si consigo mantener el estado de forma que tengo hasta el día del Maratón y no lesionarme de ninguna manera, puede ser que tenga opciones de que me salga una estupenda carrera. Si encima en las 5 semanas que quedan pudiera mejorar un poquito... Podría salirme algo verdaderamente grande.

Los entrenamientos del pasado mes de diciembre:

Los entrenamientos de este mes:


viernes, 3 de enero de 2020

24ª San Silvestre Sevillana

De nuevo como en Los Palacios, vuelvo a participar en ésta carrera, que no lo hacía desde 2015. Vuelve la carrera al parque de María Luisa y a ser el día de Nochevieja a media tarde, y eso es lo que más me gusta. Recuperar la vieja identidad ha sido una gran noticia, lo de recoger el dorsal en el centro comercial Lagoh, para nada.

Convenzo a Javi que participe, aunque no está muy bien entrenado. Desde que corrimos la Nocturna pocas veces ha corrido, aunque sí que ha hecho entrenamientos de voleibol. Me reta a ver si fuera capaz de ganarle. Como no ha entrenado mucho, y yo ahora estoy que me salgo, tengo mis posibilidades. Antes de la carrera le dije que prefería que me ganara él, pero mi objetivo será que para nada le sea sencillo, que tenga que sudar tinta china para poder conseguirlo. Así que yo mismo me pongo también el liston muy alto. Segun las tablas de equivalencias, para la carrera que hice en la Media de Los Palacios, una marca análoga en 5 kms sería a una media de 4'42 el kilómetro. Lo veo muy difícil de conseguir. Cuando he hecho series de 500m se me hace muy complicado bajar de 4'40. Va a costar mucho trabajo, asi que como objetivo inicial me pongo a ver si puedo hacer una media por debajo de 4'50, y esto ya lo veo difícil.


La carrera empieza a las 5 de la tarde, por lo que tenemos que comer un poco pronto, para no tener problemas luego cuando llegue la hora. Aparcamos un poco lejos y nos vamos trotando suave hasta las cercanías de la Glorieta de Covadonga  en el Parque de Maria Luisa, donde se encuentra la salida y llegada.

Mas de 1000 corredores van a participar, muchos disfrazados, y otros con amigos o familiares harán la carrera tranquilos. Javi y yo seremos de los pocos que van a hacer la San Silvestre a jierro.

Con unos minutos de retraso se da la salida, Entre que la salida es de las partes más estrechas del circuito y la gran cantidad de osos, monos, faldas largas y demás especímenes que se encuentran por el camino, hasta que pasamos la plaza de España y giramos a la izquierda no se puede correr prácticamente. Javi ha aprovechado para colarse por varios huecos y ha empezado bastante rápido. Ya sabía que ésto podía suceder, que sería su táctica. Sólo me queda tirar lo más fuerte que pueda para adelante, y esperar que no sea capaz de aguantar su propio ritmo para poder alcanzarle. Si mantiene su ritmo, será una carrera aburrida y no nos veremos hasta que estemos en la meta.



A mitad de la avenida Rodríguez de Casso empiezo a apretar e ir bastante más fuerte. Amplío la zancada e intento acomodarme a un ritmo que me hace empezar a adelantar a muchísima gente. Me pongo en el lado derecho que aunque tenga que hacer más metros, porque las curvas son a la izquierda, me permite ir mas desahogado y poder avanzar sin encontrarme obstáculos.

Poco antes de llegar a la altura de la Plaza de América, por La Palmera, el reloj pita el primer kilómetro, en 4'52. Para lo lento que he empezado, es bastante rápido, y alucino porque en el ritmo instantáneo en el reloj marca en torno a 4'30. Cuesta trabajo, pero consigo mantener el ritmo. No se si voy a llegar hasta el final así, en condiciones normales sería un poco más prudente y aminoraría un poco, pero intento seguir a ver donde llego. Bordeando el parque, empezamos ahora la avenida de la Borbolla, y a la altura del kilómetro 2 el reloj pita en 4'39. No está pero que nada mal. Adelanto a un oso que corre que se las pela, algún que otro corredor también me adelanta a mí. A lo lejos me parece ver a un tío con el pelo largo, pero no creo que sea Javi. Yo sigo a lo mío, intentando mantener la zancada y mi ritmo. Nos empezamos a cruzar con los que van por delante y a la altura de la Avenida de Portugal giramos por ella para llegar hasta la esquina del bar Citroen, por donde se vuelve para bordear la plaza de España.

Avanzando por la avenida de Portugal, el pelanas que veía antes más lejos empiezo a acercarme a él y cada vez me parece más seguro que se trata de Javi. Parece que la carrera se va a volver bastante más divertida en su final. Me da la impresión que va a un ritmo bastante más bajo que el mío. Al final de la calle ya le tengo bastante cerca, y en el giro al lado del bar Citroen le adelanto a una buena velocidad. Justo en ése momento el reloj pita el km 3 en 4'38. Muy pero que muy bien. Podría haberme quedado a su altura y esperar a hacer el jachazo a estar más cerca de la meta, pero me encuentro con ganas, y además lo mejor es hacer el adelantamiento y el jachazo todo por el mismo precio. Aumento un poco mi velocidad, ayudado por el subidón que me produce el adelantamiento, y ahora me encuentro volviendo por el camino que acabamos de atravesar, ya durante todo el próximo kilómetro bordeando toda la plaza de España. La calle se estrecha y me encuentro mucho obstáculo en el camino, así que me voy para la acera y ahí aprieto la marcha muy muy fuerte, adelanto a varios grupitos de corredores que me cerraban el paso. Ahora el que tiene que aguantar el ritmo soy yo. No miro en ningún momento para adelante, intento concentrarme en mantener el ritmo como sea el par de kilómetros que queda. No tengo ni idea si Javi me ha podido seguir o no, pero no pierdo tiempo mirándolo. Grabo un par de veces hacia atrás con mi cámara, para si se encuentra ahí luego verlo en el video.

Paso por delante de la Plaza deEspaña. El esfuerzo es máximo, giro a la izquierda de nuevo por Rodriguez de Casso para dar la vuelta por el interior del Parque, y por aquí paso una pequeña crisis, que me hace bajar un pocquito el ritmo. Aún así paso el kilómetro 4 en unos espectaculares 4'32. Pero tengo que aguantar a este ritmo hasta el final y queda una larga recta, hasta detrás del Museo de Artes y Costumbres. Miro a lo lejos para ver si hay que bordear toda la Plaza de América o ir directo hacia la recta de meta. Afortunadamente no veo a nadie girar a la derecha, por lo que una vez lleguemos al museo ya derecho para la recta y la meta al final. Sigo sin mirar si viene Javi. No se si está lejos, o cerca o ni siquiera si está, Al final de la Avenida, ya cerca de la parte de atrás del Museo, vuelvo a ampliar la zancada y a correr bastante rápido, puedo alcanzar a un ornitorrinco que va por delante mía y a lo lejos justo al comienzo de la curva de la recta de meta veo a Mario haciendo fotos.



Voy a tope, pero al entrar en la recta de meta y al ir a poner a grabar la cámara me lio, se me queda bloqueada y mientras la pongo en marcha, mal porque la pongo en time lapse, Javi me adelanta por la izquierda como una centella. Para cuando reacciono está muy lejos ya, pero aprieto todo lo que puedo, adelantando a un par de corredores más y para llegar muy fuerte, prácticamente a la altura de Javi, aunque por detrás de él.


Ya en la meta, nos cuesta a los dos mucho trabajo recuperar la respiración, el esfuerzo ha sido muy grande. Al final pasó lo mejor. Ganó Javi pero le costó sudar sangre y dar lo máximo. Para mí el resultado es espectacular. Pensaba que no sería capaz de bajar de 4'50 y la media final fue de 4'39 para los 4,96 kilómetros de carrera, faltó poquísimo para los 5 que tenían que haber sido, y me quedo cerca de mi marca de 5 kms de veterano que son 22'22. El tiempo final de 23'04". No podía haber ido más rápido. Una estupenda forma de acabar el año. Espero que en 2020 Javi quiera participar en unas cuantas carreras y nos divirtamos como lo hicimos hoy.
Enhorabuena para Javi, porque no se rindió y pudo dar la vuelta a la tortilla, sobreponerse y conseguir lo que estaba buscando. Eso era justo lo que yo quería. Afortunado yo también que he podido estar en disposición de poder ponerle a él en esos aprietos.



Cuando salió la lista de carrera una sorpresa más. Puesto 249 de un total de 1310 llegados a la meta, Lo que supone un 81% de corredores por detrás mía. Es mi mejor resultado en una carrera. La anterior era de un 79% en la Vivicittá del año 1994. Pero claro, en el dia de hoy, mucha gente iba de disfraz y de paseo.

jueves, 26 de diciembre de 2019

41ª Media Maratón Sevilla Los Palacios

Después de 3 años sin participar, desde el 2015, vuelvo de nuevo a ésta carrera. Ahora mismo se encuentra en horas bajas en cuanto a participación. Casi la mitad de participantes desde ésta última vez que participé en ella. Este declive creo que principalmente es por el elevado precio y por la obligatoriedad de ir a Los Palacios los días antes a recoger el dorsal. Al menos por éstos motivos han sido por lo que yo he dejado de participar éstos años.
Pero en éste me han entrado ganas de volver, sobre todo al enterarme que se podía recoger el dorsal instantes antes de la salida, lo que facilita mucho la logística. Respecto al precio creo que se mantiene, aunque ahora sí que es más barata que otras que sí que han aumentado bastante su precio.

Días antes no sabía si iba a ir acompañado de Pepe y quizás de Angelo, con ellos se hubiera podido ir en dos coches, que es otra de las complicaciones de ésta carrera por tener salida y llegada en sitios distintos. Pero tuve la suerte de encontrarme con Antonio y con Juan, el presidente del Club Maratón Tomares, que me dijeron que el ayuntamiento les ponía un autobús y que podría ir con ellos. Finalmente Angelo y Pepe no vinieron, y a las 9 de la mañana estaba yo en el Polideportivo de Tomares para irme de invitado de los del Club Maratón Tomares y otros amigos para la carrera. Todo un lujazo, una comodidad grandísima, llegar con el autobús a la salida, dejar en él las cosas y tenerlo disponible a la llegada, con tu ropa y para volver. Además de la posibilidad de conocer a gente nueva y muy buena gente. Desde el principio me puse con Matthew y con Kiril, dos músicos de la Orquesta Sinfónica de Sevilla, y corredores, lo pasé estupendamente con ellos.


Luego de recoger el dorsal y dar una vuelta por los alrededores, nos preparamos y nos hicimos unas fotos de grupo junto al autobús, y ya definitivamente para la salida, en la que hacía bastante sol y amenazaba con hacer calor, a lo largo de la carrera. Entre la gente del autobús, niveles de todo tipo. Mis intenciones eran hacer 1h55, para confirmar los tiempos que pude hacer en la pasada carrera de Gines. No pensaba que fuera fácil, también veía alguna posibilidad de mejorarlo un poco 1h54? 1h53 quizás? pero esto ya lo veía como un imposible. Matthew y Kiril iban a ir sobre seguro a acabar sobre las 1h50.

En la zona de salida había marcados algunos cajones, aunque sin control, pero cada uno se ponía mas o menos donde le correspondía. Y en cada uno de los cajones, bastante bien colocados los globos liebre correspondientes. Yo me coloqué entre las liebres de 1h50 y 1h55.


Un poco de nerviosismo en los instantes previos a la salida, por la incógnita de qué sería capaz de hacer, sobre cómo me podría salir la carrera. Justo un par de minutos por encima de las 11 de la mañana se da la salida, que se produce ordenada y suavemente, por un terreno al principio ondulado y ancho, pero que la masa de corredores cubre en su totalidad. Inicio de carrera relajado, dubitativo y bastante conservador, pero al ritmo que voy consigo estar un poco tan solo por detrás de la liebre de 1h50. Esta primera parte algo ondulada, sobre todo al principio, pero carretera bien ancha durante algo más de 5 kilómetros.

Y de repente, y a éste ritmo que me es cómodo y que creo que me puede llevar a 1h55, va y el globo de 1h55 me adelanta. Ya ha pasado el primer kilómetro de carrera y una sensación de decepción se apodera de mí, pero sólo de forma momentánea. De repente empiezo a sentir una excitación grande, ganas de movimiento. No quiero que hoy vaya a ser el día como otros muchos en que no vaya a conseguir éste objetivo. Sin pensarlo mucho, amplío la zancada, y el ritmo se acelera de manera automática.


Esta idea me entró en la cabeza hace algunas semanas. Si consiguiera tener una zancada tan sólo 10 centímetros mayor, la mejora que conseguiría sería grandísima. Claro, aunque a costa de un mayor desgaste. La incógnita a resolver era esa balanza entre la mejora y el esfuerzo, si soy capaz de aguantar ese esfuerzo y conseguir esa mejora, o no. En ese caso convertiría la carrera en un verdadero suplicio. Pero hoy no tenía ganas de ser conservador, me sentía muy valiente e intentar algo que creí imposible en éstos momentos. Quería cambiar mi historia y sentir ese orgullo de hacer algo fuera de lógica. Me retrotraí en recuerdos del mes de abril de 1994, cuando conseguí batir mi marca de Media Maratón en 9 minutos, y precisamente haciendo ésto mismo, ampliando la zancada, corriendo de manera diferente y mucho más rápido. Me daba la sensación de estar viviendo un momento parecido.

Rápidamente, en un abrir y cerrar de ojos, ya había sobrepasado el globo de 1h55, y veía cerca al de 1h50. Pues acompañado de buena música y un par de kilómetros a 5 pelados (como unos 25 segundos por kilómetro más rápido de lo previsto), pasado el kilómetro 3 ya me había puesto a la altura del globo de 1h50, a la par del pelotón que le acompañaba.


Y ahora qué? Me podría haber conformado con mantenerme ahí? Lo lógico hubiera sido mantenerse al lado del globo de 1h50 a un ritmo en torno a 5'10, pero hoy no. No me gusta ir al ritmo que marca un globo y ya me encuentro totalmente desatado, así que sigo al ritmo que traía y ya se verá como termina la cosa. El kilómetro 5 lo paso en 25'50 ya con bastante ventaja sobre el globo. En el avituallamiento cojo agua, pero no tomo la pastilla de Isostar, porque no sé por qué pensaba que en el km 7 había otro avituallamiento.


Poco después entramos ya en la carretera estrecha de La Corchuela que nos llevará hasta Los Palacios. Y justo en esa entrada, veo a Rafa y a Eva que se encuentran viendo la carrera. Mucho tiempo hacía que no veía a ésta buena gente, le choqué fuerte la mano a Rafa. Y rápidamente la carretera se pone un poco empinada hasta llegar a la gran cuesta de antes del km 7. Aquí no tengo más remedio que disminuir la zancada para no morir antes de tiempo, con lo que el ritmo se aminora y sé que el globo me puede volver a dar alcance. Pero luego del gran esfuerzo para llegar hasta arriba no me alcanzó, aunque se aproximó bastante.


A partir de aquí no sabía como reaccionaría, si sería capaz de volver a cambiar de ritmo, pero desde luego hoy estaba siendo mi día y había que aprovecharlo, vuelta a ampliar zancada y de nuevo cojo un ritmo muy bueno, sólo un poco por encima de los 5 minutos. Parece mentira lo mal que estaba de forma hace un año por éstas mismas fechas, que a duras penas podía mantener un ritmo por encima de los 6 minutos. Hay que ver cómo es posible que puedan cambiar tanto las cosas. Y en aquellos momentos no me podía dar cuenta de que lo que me pasaba con mi mal estado de forma realmente era un privilegio, porque la experiencia vivida para remontar este mal estado y llegar a donde estoy ha sido algo espectacular, que no hubiera podido sentir de haber estado hace un año en buena forma.


Entre el kilómetro 9 y 10 se concentra bastante gente, pues es donde se encuentra el parque de La Corchuela. En el km 10 hay control de paso intermedio, éste kilómetro según mi reloj lo paso en 51'38, sigo cogiendo ventaja sobre la finalización en 1h50. Y sigo sin pensar en si podré aguantar o no. Hacerlo es todo un reto para mí, porque desde muy pronto me he puesto a darlo todo. Normalmente el ritmo de crucero es una o dos marchas menos de lo que se puede dar, pero yo ya voy en mi última marcha, pero no me preocupa lo sé y me encuentro fuerte, confío que voy a ser capaz de aguantar hasta el final, pero es un peligro ir tanto a pecho descubierto, con todas las cartas sobre la mesa, no tengo ninguna marcha más ni plan B al que acudir.

Los siguientes kilómetros puedo seguir a mi buen ritmo, poco a poco voy cogiendo a gente, y desde hace rato me parece ver que me voy acercando a Matthew y Kiril, pero tengo dudas si son ellos. Alguna gente también adelanta desde atrás a buen ritmo, pero no tengo problema en mantener el globo a raya, porque voy más rápido que lo que supone el ritmo de 1h50. Entre los que me adelantan aparecen 2 corredores de los Amigos del Parque de Maria Luisa, junto con Jose, vecino mio y también integrante del autobús que nos ha traído a la carrera. Jose corre más que yo, pero ni corto ni perezoso intento que éste grupito no se me escape, así que por momentos los mantengo muy cerca, incluso vuelvo a darles alcance y a igualar su velocidad. Hoy sale todo, y el subidón sigue siendo brutal.


Poco después, sobre el kilómetro 15 después de atravesar la multitud que había animando en el poblado de Adrian; ya sí definitivamente, alcanzamos y rebasamos a Matthew y Kiril, los saludo y sigo para adelante. Por aquí ya me empiezo a dar cuenta, que lo que estoy haciendo es bastante grande, para lo que creí que podría dar en ésta carrera. Empiezo a pensar que incluso podría ser capaz de hacer menos de 1h49. Vuelvo a recordar aquella carrera de hace tantísimos años donde hice mi MMP de Media, y es que las similitudes son muchas, las sensaciones son muy parecidas, a pesar de la diferencia que va a haber de una a otra en tiempo. Son tantas experiencias en ésta distancia de Media Maratón , que es la que más he disfrutado de siempre... Y en ésta misma Media de Los Palacios, sensaciones muy diferentes, como las dos ediciones que acompañé a Merche, o las sensaciones de las primeras medias que hice, todas muy diferentes.

Los Palacios ya empieza a verse a lo lejos, parece ya cerca, pero todavía queda bastante sufrimiento. En el km 17 tenemos un paso elevado sobre una carretera y enseguida ya entramos en el pueblo. El desnivel de éste puente, a estas alturas de la carrera parece una salvajada, aminoro un poco la marcha para no quemarme del todo, y veo como Jose, que iba un poco por delante mío se para tocandose un gemelo y se echa a un lado. Lo adelanto y le pregunto si se encuentra bien. Parece por un momento que ha quedado ko, pero cuando ya comenzamos la bajada, se pone de nuevo en marcha y pega un sprint que le vuelve a colocar los mismos metros por delante mía que llevaba antes de su parada.


Entramos ya en el pueblo, un nuevo avituallamiento, donde tomo el ultimo masticable de Isostar, con dificultades grandes para respirar y masticar a la vez por el cansancio. Llegamos al final, una rotonda donde siempre se ha comenzado la primera de las tres largas rectas de idas y vueltas que principalmente son el recorrido por el pueblo; pero se gira a la derecha, por lo que ya se ve que el recorrido por el pueblo será un poquito más largo que las veces anteriores.

Primer giro y primera de las rectas, miro el reloj, el ritmo sigue siendo bueno y tengo un colchón importante, el globo sigue por detrás mía. Un escalofrío me recorre el cuerpo, ahora ya estoy totalmente seguro de que bajar de 1h50 ya no es imposible, ya es irremediable. Vuelo por Los Palacios, el público jalea a tope, como nunca, ya voy más que desatado, es una nube, una sensación rebosante, desbordada. Deseando pasar por el último control del km 19 donde hay seguimiento online y mis amigos Pepe y Segundo vean mi tiempo. Sobre todo Pepe, que estoy seguro que lo está siguiendo.


La primera de las rectas se hace larga, no hago más que repetirme que me queda mucho aún, aun así la ultima recta será agónica, como no podía ser de otra manera. Llego al final de la recta, dos giros a izquierda y volveremos por otra calle paralela. En estos dos giros me encuentro dos buenas sorpresas. En el primero, veo al amigo Nando, que está haciendo fotos. Me emociona que se le nota en la cara la sorpresa de verme pasar mucho antes de lo que sería esperable para mí, le pego un choque de manos fortísimo. Y antes del segundo giro, la que habían organizado en éste punto era tremenda. Guirnaldas, muchísima más gente animando a rabiar, música y la cámara para retransmitir en directo el paso de los corredores. Hago señales a la cámara y mando besos para los que puedan estar mirando en ése momento.


Comienzo la segunda recta, y para mi sorpresa un nuevo avituallamiento. No está de más refrescarse un poco echándose agua por la cabeza y bebiendo unos sorbos. Por aquí ya se hace más duro, algunos corredores me adelantan. No importa, sigo disfrutando a rabiar. Final de la segunda recta, y la conexión con la tercera y última recta es algo más larga, por aquí se me hace algo más pesado porque prácticamente no hay nadie, paso el km 20 en poco más de 1h43. Impresionante, ya por muchas cuentas que pueda hacer el 1h49 no hay quien me lo quite.


Llego a la última recta de la carrera "the agonía street" como la llaman algunos. Y desde luego hace honor a su nombre. Aguanto como puedo el ritmo, no puedo hacer más. Llevo dándolo todo mucho tiempo y no tengo posibilidad de hacer ningún cambio ni apretar de ningún modo. Es una carrera totalmente al estilo "Pre". Cualquiera que vaya cerca mía y esprinte me va a pasar sin que yo pueda hacer nada por evitarlo ni intentar seguirle. Pero no importa, porque al que sí que voy a ganar por casi 6 minutos es a mi "yo previsto", a éste es al que quería ganarle, y mi "yo imposible" en ésta ocasión le ha dado una paliza de campeonato. Ni más ni menos que superarse a uno mismo. Eso es lo importante. Puede que 9 de cada 10 carreras corriendo de esta manera hubiera acabado desfondado y perdiendo todo en los últimos kilómetros, pero hoy no es ese dia. Y se disfruta de una manera indescriptible, me alegro un montón de haber hecho la carrera que he hecho. Ahora la recordaré para siempre.


Y por agonía street, me adelanta un compañero de trabajo, Antonio, que corre bastante más que yo, también se sorprendió de encontrarme ahí. Luego veo en el público a Juan, el presi del Maratón Tomares, saludo y me hace fotos. Mientras tanto el amigo Diego Meca, al que no veo, me está haciendo fotos. Unas fotazas espectaculares, yo creo que no me equivoco si digo que creo que son las mejores que me han sacado nunca en una carrera. Una mezcla de alegría y sufrimiento en el rostro que refleja exactamente lo que estaba sintiendo en ese momento.



Ya muy cerca de la meta me adelanta a toda pastilla el globo de 1h50 que iba totalmente solo sin nadie siguiéndole. El pretende pasar por el arco de meta exactamente en ese tiempo de carrera, pero para mí los 45 segundos que tengo de margen de haber pasado más tarde por el arco de salida, hacen que llegando justo detrás de él acabe con un tiempo espectacular, para lo que hubiera sido lógico que hiciera, y por encima de cualquiera de mis mejores expectativas. 1h49m16s.



Justo después de pasar por la meta, un par de juezas casi consiguen fastidiarme el momento por culpa de las pamplinas que llevan un tiempo teniendo los jueces por estos lares respecto a los cinturones portadorsal. Me decían que en el reglamento ponía que no se podían usar y le demostré que no era cierto. Pero no merece la pena ni escribir una linea más sobre eso.

Recuperando la respiración cojo el móvil y el whatsapp echa humo. Merche ya me ha enviado los videos de paso por km 19 y la meta y la imagen del tiempo final con la enhorabuena. Pepe y Segundo han estado siguiendo la carrera y hay mensajes hasta del paso por el km 10.


Muy emocionado en éstos momentos, como en los mejores días. Y es que en este deporte que es el superarse a uno mismo, se pueden conseguir las mismas sensaciones que el que gana la carrera, la única diferencia de uno a otro es el número del puesto, y esto es lo de menos.


Me cojo una lata de acuarius y una radler, y a buscar el autobús. Afortunadamente lo encuentro rápido. Unos instantes para comentar las mejores jugadas con los compañeros de viaje y camino de vuelta a Tomares, para finalizar este imborrable y espero que repetible día. Muchísimas gracias al Club Maratón Tomares por dejarme ir con ellos. Espero que a partir de ahora estemos mucho más cerca.

 Diez participaciones en mi vida en ésta carrera hasta ahora, y hoy conseguí nada menos que mi tercera mejor marca.

Como dice un amigo, correr es lo más importante entre las cosas menos importantes. Yo le añado que tiene su reflejo directo en las cosas más importantes. Y ayer para mí fue un día inolvidable en lo menos importante. Un día de esos que no se esperan. Que sorprenden a uno mismo y que jamás se olvidan. Y que espero su reflejo sobre lo más importante con impaciencia.
Gracias a los muchos apasionados que han entendido y me han dado la enhorabuena, no somos los mejores ni los más fuertes ni los más rápidos. Pero si y para siempre los más apasionados.


Todo esto viene casi un año después de mi peor marca en maratón, cuando pensaba que estaba acabado para no hacer más. Sirve esto para volver a algo que ya tenía olvidado, que es bajar de 4 horas en Maratón? Corriendo de esta forma, y aguantando las piernas... Las piernas nunca me han aguantado. Pero, y si un dia aguantaran? Y si el dia M coincidiera justo en ése día?

viernes, 6 de diciembre de 2019

5ª Ultramaratón La Pretoriana

Tres semanas después del Maratón de Oporto y de nuevo un reto bastante importante. Finalizar por segunda vez La Pretoriana. Experiencias muy diferentes en muy poco tiempo pero igual de gratificantes. La Maratón, un esfuerzo a tope, corriendo y llegando a meta extenuado, intentando ver cómo podía hacer esa prueba de rápido, dando hasta el último gramo de fuerza. Y La Pretoriana, la mayoría de tiempo andando sin mayor pretensión y no es poca de volver a finalizar una gran cantidad de kilómetros disfrutando de la compañía de los amigos y de todo el entorno natural. Dos formas muy diferentes de disfrutar de este inspirador deporte que es superarse a uno mismo.


No tenía muy claro cómo iba a responder mi cuerpo después del esfuerzo grande en Oporto, pero primero saber que iba a estar muy bien acompañado todo el tiempo por los compañeros del Tridente, Segundo y Pepe; y luego ver cómo poco a poco mi cuerpo se iba recuperando del esfuerzo bastante bien, empezó a darme mucha confianza para ésta carrera.


El día antes recogida de dorsal y preparación del material obligatorio. No me iba a llevar mochila, sino mi riñonera raidlight, que cabe todo bastante bien y se lleva muy cómodo.Así el dia de la carrera, al estar la salida al lado de mi casa pude aprovechar en la cama lo máximo posible y llegar con el tiempo justo de saludar a algunos amigos que me encontré, pasar el control de salida y colocarnos para ella. Se veía bastante menos gente que en anteriores ocasiones. No sé cuantos tomarían la salida pero supongo que seríamos en torno a 200 o 300 dispuestos a disfrutar de un día estupendo en lo meteorológico, fresco y sin lluvia. Durante tres días antes había llovido, en algunas ocasiones con fuerza, pero el campo estaba precioso, y con pocos lugares con barro, mucho menos de lo que se podría esperar.


Se da la salida y saliendo del polideportivo estoy absolutamente el último, incluso por detrás del simpatiquísimo pretoriano-escoba, que marcaría el final de carrera. Avanzo rápidamente y me coloco a la altura de Pepe y Segundo y ya avanzamos juntos hacia lo que será un día completo de sufrimientos y disfrute, pero siempre con predominio de lo último.
La salida unos minutos después de las 7:30, apenas había algo de claridad, atravesamos el pueblo, pasando por al lado de mi casa y por el parque del Zaudín, lugar habitual de mis entrenamientos, para llegar al Cordel de Villamanrique, por donde avanzaremos unos 5 kilómetros hasta llegar al corredor del Rio Pudio. Por todo este camino vamos haciendo la táctica que usaremos durante toda la carrera. Trote suave sólo en terreno bastante favorable, y el resto andando intentando hacerlo al menos en torno a unos 10 minutos por kilómetro.


Por el cordel saludamos a Jose Luis Martin, que va en bici ofreciendo su apoyo a los participantes que lo pudieran necesitar. Lo veremos muchas veces a lo largo del recorrido, sus apariciones a lo largo del día serán un empujón de ánimo para conseguir nuestro objetivo. Y al entrar en el Corredor del Pudio, se encuentra por allí Antonio Mayoral haciendo fotos, nos hará las primeras fotos de todo el recorrido.
Por el rio Pudio ya ha amanecido completamente y Pepe en un momento dado se va por delante hasta donde se encuentra otra participante, Remedios, de Almería. Mas tarde coincidiríamos uno cuantos kilómetros con ella. Segundo y yo finalmente nos ponemos a trotar un poco y poco tiempo después rebasamos a Pepe y comenzamos la subida hacia Almensilla por delante, aunque ya pasado el paso bajo la SE40 Pepe volvió a alcanzarnos. Llegamos juntos a Almensilla, km 12 aproximadamente. Pensaba que a la entrada de Almensilla estaría el avituallamiento como otras veces, pero quienes había eran Abencio y Estrella animando, incluso con música a todo volumen.


El avituallamiento estaba prácticamente a la salida del pueblo. En él saludamos a Miguel Angel y a Plácido y rellenamos agua, y cogimos un poco de todo lo que había por allí. Ya cerca del km 14 salimos de Almensilla para dirigirnos hacia la zona de los pinares, la más bonita del recorrido.


Por aquí vamos todo el tiempo el Tridente juntos, de charleta y en los pinares empezamos a pasar por el paisaje típico de la media de la Puebla, incluso algunas zonas por el mismo recorrido. Continuos subes y bajas, con cuestas cortas pero bastante pronunciadas, se hace duro el recorrido en algunos momentos, pero muy muy bonito. Es una zona que parece el fondo del océano, que ha emergido del mar. Incluso por un sitio vimos dos barcas abandonadas, que no se cómo habían llegado hasta allí.


Sobre el km 20 vemos a un participante que sale de detrás de unos matorrales y se incorpora a la carrera. Estábamos seguros de que se trataba de una parada técnica, pero había algo más. Le pregunté que le pasaba y decía que se encontraba muy mal y había vomitado varias veces. Intenta venirse con nosotros para llegar hasta el siguiente punto de avituallamiento en el km 26, pero poco después dice que no puede más. Le digo si lleva teléfono, pero no lo lleva, así que llamo yo al teléfono que tenemos en el dorsal para emergencia. Resulta que quien sale al otro lado es Carpe, pero debido a la mala cobertura yo si le escucho a él pero el a mi no. Le envío whatsapp y sms para que lea lo que pasa, y el corredor se queda sentado a la espera que lo recojan. Luego recibo la llamada de Rafa Iza y ya sí que puedo hablar con él. Me dice que ya han salido a la búsqueda del corredor. Parece ser que finalmente incluso una ambulancia que iba a por él se quedó atascada, pero al final pudieron sacarlo.


Tuve que echar un rato de trote hasta volver a capturar a los compañeros del Tridente que habían seguido para adelante. Ahora circulamos por otro tramo con menos cuestas, pero si que en algunos sitios hay bastante arena. Un lugar bastante trotable, y parece que era la zona que hace unos años estaba totalmente quemada. Ya recuperada aunque no del todo, se veían muchos restos de cenizas. En otro cruce saludamos a Pepe Bandolero, y ya casi enseguida empezamos a cruzarnos con los participantes del Trail de 32 kilómetros, que van de camino para Tomares. Llevábamos 23 kilómetros y casualmente, me encontré a Angelo, mi vecino, y nos paramos a saludarnos. Y ya hasta llegar al avituallamiento, cada vez se puso el recorrido más bonito, entrando más dentro de la zona de pinares.


Estábamos viendo el avituallamiento al otro lado del cauce de un arroyo, había que bajar, cruzarlo y subir, pero no se veía bien por qué sitio hacerlo mejor. Finalmente tuve que meter los pies en el agua, y luego para subir, completamente dentro de una zona de barro donde llegabas a hundirte. Ya en el avituallamiento, saludo al Potaje, y cojo bastante de lo que había por allí. Bocadillos pequeños de jamón y queso, plátano, y lleno una bolsita del mercadona con gominolas y frutos secos para ir comiéndolos por el camino.

Ya solo nos queda llegar al camping, que es donde se encuentra el control de paso, y salir de él antes de las 13:00, en el km 33. El camino ahora sale un poco de la zona de bosque y pasa por unos tramos donde hace más sol, ya si se nota un poco de calor. Avanzamos de nuevo en linea, porque Pepe se va un poco por delante, nos encontramos a Heike, pero ahora yo decido tirar para adelante con algo de trote más continuo para alcanzar a Pepe. No vamos tan sobrados de tiempo como parecía para llegar al corte.
Al cabo de coger a Pepe sigo para adelante y me destaco un rato, pero ya cerca del camping paro y Segundo me alcanza. Dice que Pepe se paró a sacarse algo de la zapatilla. Ya queda muy poco para llegar al camping, pasamos por su parte trasera, y ya casi a la entrada, vemos al amigo Javier Serrano haciendo fotos.


Entramos en el camping y no se si en broma, Rafa Iza me dice que es la segunda vez que paso por allí. Parece que a algunos les ha pasado eso, un poco despistados por el recorrido. Aunque en ningún momento se ha visto ningún problema ni de falta de balizas o de balizas mal puestas. Llegamos al control con aproximadamente 15 minutos de adelanto tan sólo, pero lo importante es en el momento que se sale. Cojo de comer todo lo que puedo, delicioso el fuet, repongo frutos secos, plátano. En fin, de casi todo lo que había. Luego llega Pepe. Se suponía que debíamos de salir juntos de allí. Pero se sienta a que le arreglen los pies, que tiene alguna herida. Le atiende Sandra, y cuando acaba le dice que se levante y se vaya ya con nosotros, llevamos esperandole un buen rato. Pero se hace el remolón, sin ninguna intención por levantarse. Esperamos un poco más, pero ya no había más remedio. Había que irse, y allí le dejamos. Salimos del camping sólo 5 minutos antes del cierre del control. Se acabó hablar de Tridente para pasar a binomio.



Avanzamos andando rápido, hasta llegar a la zona donde estaba la bifurcación donde había habido algún problema. Se encontraba allí José Ruiz. Seguimos por dentro de la zona de bosque, para luego salir de nuevo a un claro por donde habíamos pasado antes. Pero ahora el recorrido se bifurca por un tramo de camino más amplio y en bajada, donde después de un poco de trote, cogemos a Remedios, la participante almeriense que vimos al principio del día. Fuimos un buen rato charlando, hablando de las mejoras del recorrido de hoy, de otras carreras,... Ella ha venido expresamente de Almería para ésta prueba. Por cierto, que llamé a Pepe a ver qué estaba haciendo y me dijo que salió del camping el ultimo de todos los participantes.



Poco rato después de atravesar unas zonas preciosas, ya con el sol algo más bajo, llegamos al avituallamiento en el que ya estuvimos en el km 28. Vuelta a saludar a los mismos amigos y a reponer comida. Pero ahora salimos de allí con el amigo Manolo Perez. Pasamos por el arroyo a la salida por una zona algo mejor que antes, por lo menos sin pisar demasiado barro, y ya camino de vuelta por una zona más directa hacia Almensilla y por un camino algo más sencillo, mucho más llano que el camino que hicimos de venida.
Por aquí ya hemos completado un maratón en unas 6h40m, y ahora pasaremos un gran tramo de la carrera junto con Manolo Perez, andando y charlando. A un ritmo andando de unos 11 minutos el kilómetro. Me empiezo a notar dolor en los pies, pero por lo demás bastante bien. Finalmente Manolo se queda un poco atrás, con otras dos personas que lo acompañaban y seguimos para adelante. Volvemos a ver y a felicitar a Jose Luis Martin y a su bici, y en otro momento, un motorista de protección civil, que se encuentra varias veces yendo de un lado para otro, por si alguien necesita alguna ayuda, se encuentra grabando video.


Nos encontramos ya cerca del km 50, próximos a la salida de los pinares, y nos adelantan a una buena marcha unos 5 participantes. La verdad que andan muy rápido, y Segundo, que ya había empezado a apretar el ritmo, continuó haciendolo. La verdad que empezamos a andar por debajo de 10 y para mi sorpresa iba pudiendo mantener el ritmo del Tarahumara, pero a causa de los que nos adelantaron siguió apretando más y cuando ya iba sobre 9 ya tuve que empezar a pegar pequeños trotes para volver a ponerme a la altura de Segundo, que por momentos se me iba para adelante. Estos pequeños trotes sirvieron para mitigar un poco el dolor de pies, además del ibuprofeno que me dió Segundo, para ver si se me pasaba.
Y en esa dura pugna con esos 5 oponentes por llegar primero a Almensilla, y cuando estaban próximos a volver a ser rebasados, decidieron pararse a quitarse chinos del pie y hacer una parada técnica. Mala práctica por el que recibe el jachazo, y por culpa de ella, no podemos disfrutar como se merecía de ese momento.


Total, que nos destacamos y llegamos por delante a Almensilla, donde se encontraba ya el penúltimo avituallamiento del día, km 54. Repusimos y salimos rápido de alli. Ya estaban preparándose para desmontar el chiringuito, y vaya el cachondeo que tenían en el bar de al lado, con música a tope.
Luego de saludar de nuevo a Abencio y a Estrella, atravesamos el pueblo, que estaba totalmente vacío y al salir de él, se oían ya cerca las voces de nuestros 5 contrincantes. Con la ventaja de conocer el recorrido casi como la palma de la mano, esperamos a llegar a la suave y larga bajada hacia el Corredor del Pudio para hacer otro buen tramo de trote, y ya al llegar abajo, no sin la pérdida de alguna pastillita de sal de Segundo, y al entrar en el Pudio, de nuevo les habíamos distanciado bastante. Antes de llegar al Pudio, una llamada de Pepe, que se quiso quedar con nosotros diciendo que se había retirado en Almensilla, pero no era así, iba hacia la meta en compañía de Heike.


Pasado ya el km 60 y llegamos al último avituallamiento, al lado del puente romano del rio Pudio. Por aquí ya muy contentos por la cercanía de la meta. Nos trincamos otro bocadillo y una cerveza fresquísima que supo a gloria que nos dió Luis de Juan.


Cruzamos el puente y ya directos a Tomares, no sin antes una fuerte subida donde el Betis metió su gol del triunfo al Valencia, y Segundo caminaba rapidísimo, obligandome a hacer algún tramo a tope. Por detrás, al menos uno de los 5 que nos perseguía, parece que quería apretar un poco para pillarnos, se aproximaba a lo lejos, pero al conocer el camino, jugábamos con la distancia, trotando al final de una curva , o al llegar al paso bajo la carretera Mairena-Bormujos, en definitiva, que nos estabamos divirtiendonos de lo lindo, sintiendonos y acabando la prueba en buenisimas condiciones y bastante fuertes. A mi ya casi ni me dolían los pies.
Algún trotecito más por la zona del campo de Golf, por donde Segundo se cambió la camiseta para entrar en meta con la de su club. Por detrás ya nadie amenazaba, y disfrutamos de las cuestas de los últimos instantes, ya con muy poca luz, pero íbamos a conseguir llegar de día con casi una hora sobre el tiempo límite.


Ya entrando en Tomares, prácticamente todo el mundo estaba a lo suyo, pasando de la carrera, pero había dos espectadores pendientes de cuando pasaba por cerca de mi casa. Javi y Jose, que estaban allí para vernos pasar y se echaron unos metros con nosotros.


Cruzamos la calle por el paso de cebra y ya cuesta abajo nos dirigimos hasta el Polideportivo, el lugar de la salida, para dar una vuelta y subir hacia la entrega del trofeo. Bonita entrada aunque con poca gente. Merche estaba junto a Abencio y Estrella gritando cuando llegamos. Dimos la vuelta por la pista todo el tiempo trotando, subimos y final en el arco, con abrazo y saludos, fotos de muchos amigos que estaban por alli, principalmente del amigo Angel, que había llegado a meta hacía poco. Luego subimos al escenario, donde nos hicieron entrega del trofeo que se da desde el primero al último, el Pretorianito, y el diploma. Pepe, Carmen y Joaquín estaban por ellí, y menudos los trajes que se curró éste último para la ocasión.




Finalmente, para completar el Tridente Pepe entró en meta poco antes del cierre.

En resumen, estupendo día de una prueba que se ha renovado con cambio de fecha, que es mucho mejor porque ahora no hace calor, y el recorrido, que lo han pensado al máximo para quitar lo que han podido de las partes mas feas y dejar un circuito que por la zona de pinares de Puebla y Aznalcázar es espectacular. Debería la carrera aumentar distancia hasta las 50 millas?? Ahí lo dejo como idea. En los años próximos, intentaremos disfrutar de nuevo de un día como este. Hoy, después de haber hecho un maratón a tope en el mismo mes, me he encontrado de lujo, pero desde luego el principal motivo por el haber tenido esas estupendas sensaciones ha sido por haber disfrutado de una estupenda compañía.