miércoles, 18 de septiembre de 2013

Musleras de compresión

Esta es una historia que ya hace aproximadamente un mes que se resolvió, pero que pongo por aquí por si a alguien le puede interesar o si le ocurre algo parecido a lo que me ha ocurrido a mi.

Sabido es que ya anteriormente tuve problemas con unas mallas de compresión. Como sigo teniendo muchos problemas con los cuádriceps en las pruebas de gran kilometraje, se me cargan mucho y muy rápido, pues me decidí a probar las musleras de compresión de compressport, de las que me habían hablado maravillas.
Aprovechando una oferta que tenía por ser del Club de Atletismo Sevilla Abierta, me fui a comprarlas a Deportemanía. En primer lugar, según el esquema de tallas que viene en su página web, y la medida alta y baja de mi cuádriceps; la talla adecuada para mí estaba entre la 2 y la 3. Hay sólo 4 tallas, desde la 1, la más chica, hasta la 4, la más grande.
Cuando llego a la tienda, pido la talla 3 para probarme. Extrañamente me resulta muy estrecha, cuesta mucho trabajo ponermela y quitarla y aprieta una barbaridad. Como tienen alli la talla 4, decido probarmela, y aunque sigue apretando molesta algo menos. Pienso que es lo normal, ya que es la talla más grande de todas las musleras compressport, y decido llevarme a casa esta talla 4.

Un par de días después, salgo a correr para probarmelas. Una salida de un poco más de una hora, con subidas y bajadas. Cuesta trabajo ponerselas, y cuando llevo sobre media hora, empiezo a notar pequeñas molestias por la opresión. Cada vez se van haciendo mayores conforme avanza el entrenamiento.
Al acabar estiro y las molestias continuan. Empieza a mosquearme esto, pero lo peor es que por la tarde las molestias son mayores y lo peor de lo peor es que durante los 2-3 días siguientes estoy con un dolor de cuádriceps tremendo, me cuesta muchísimo trabajo bajar las escaleras. Prácticamente igual que si hubiese corrido un maratón.

Total que pienso que a ver si he gastado el dinero para nada. En la caja de la muslera pone claro talla 4, pero en el tejido el tallaje no aparece por ninguna parte. A ver si es que están equivocadas y estas no son talla 4.

Un sabado a medio día escribo a un correo electronico de compressport, que viene en la caja para información, y les cuento mi problema, lo que me ha ocurrido con la muslera.
Para mi sorpresa, el día siguiente, domingo; me responde Emiliano Peralta, General Manager de Compressport España. Me indica que lo que le digo no tiene sentido, las musleras estan diseñadas para todo lo contrario, y son contados casos en los que las musleras van mal. La unica explicación es que no sean de la talla correcta, me dice que debo comprobar la talla en el borde de la parte de abajo por detrás, que ahí está grabado.
Pero yo busco por alli y no hay nada impreso en ninguna de las dos musleras. Le envío unas fotos indicándoselo y pasados unos dias me responde que las lleve a la tienda que las compré por si se puede comprobar la talla, y probar un cambio, o si no que ya verán ellos cómo pueden solucionar el problema si esto no es suficiente.

Algunos dias después, allá que me voy para Deportemanía. Allí me atiende Carlos muy amablemente. Comprobamos que la muslera no lleva talla, las comparamos con otra talla 4 que hay alli (aunque esta tampoco tiene la talla grabada) y vemos que son iguales. Llegamos a la conclusion de que es absurdo que me lleve otras musleras para probar y que tendran que comprobar que las tallas son las que son a través de compressport. Así que Carlos se queda la prenda y queda en llamarme cuando hable con la gente de Compressport.

Estaba convencido que la talla no coincidía. Es extraño que un tipo como yo de 1m79cm de alto y 78kgs de peso le quede pequeña la talla más grande de muslera. Y que pasa entonces con un tio de 2 metros??
El caso es que finalmente Carlos me llama unos días después y me dice que estuvo con el comercial de compressport. Comprobaron el tallaje y está correcto. Pero para que no me quede decepcionado me van a devolver el importe de la prenda.

Por un lado es un fastidio no poder hacer uso de lo que hubiese sido mi gran arma secreta en las carreras ultras, pero por otro, felicitar tanto a Compressport como a Deportemanía, por atenderme con tanta profesionalidad y finalmente devolverme el dinero ya que la prenda está claro que a mí no me daba ningún beneficio. Tomo buena nota para próximas cosas que me vaya a comprar. Agradecerle a Carlos la forma tan amable que me atendió, y ya sabéis la historia para que no os pase igual.



Articulos relacionados por categoria