sábado, 4 de junio de 2016

13ª Carrera Nocturna La Mistela

Después de mi última aparición en una carrera, en San Juan de Aznalfarache, por diversos motivos pero los dos últimos por lesión, han pasado 3 carreras en las que tenía dorsal y no me he presentado.

Después de varias semanas entrenando bien, y ya con muchas menos molestias en el abdominal, estuve mirando a ver qué carrera podía hacer, que ya tenía bastantes ganas. Y, para mi sorpresa, aunque quedaban pocos días, había aún dorsales para la Nocturna de La Mistela, en Los Palacios.
Carrera que ya hice en 2010, de final agónico, pero que como en todas las de Los Palacios, impresiona ver a todo el pueblo en la calle animando hasta reventar.
Es curioso como en algunas carreras los dorsales se agotan en minutos, sin saber muy bien por qué, y en otras los dorsales duran, y casi en cualquier instante puedes acceder a ellos. Lo cual no implica para nada que la carrera sin dorsales agotados desmerezca para nada a la otra. En cualquier caso, una maravilla no tener que apuntarte con prisas y muy pronto a una carrera, y poder disponer de dorsales hasta casi el último día.

En los entrenamientos anteriores, no he forzado casi nada, y como mucho he corrido un poco por debajo de 6' y ya me notaba que iba algo forzado. Para éste dia mi plan era salir a un ritmo tranquilo e intentar aguantarlo toda la carrera lo más estable que fuese posible. Y me imaginaba que ese ritmo debía estar en éso, en un poco por debajo o en 6'.

Llega la tarde del viernes y me llevo de acompañantes para Los Palacios a Merche y a María. Afortunadamente todo el día y la tarde la temperatura ha sido muy buena, aunque algo de viento, por lo que se ve que la temperatura más que un problema, va a ser para disfrutar. Lo que es una buenísima noticia.

La carrera empieza a las 9 y llegamos un poco después de las 8, al pabellón Jesús Navas para recoger el dorsal. Una cola no muy larga, y un ratito de espera donde puedo saludar al bueno de Juan Garrido y al amigo Luisma, que me dice que vayamos tranquilos juntos haciendo la carrera. Pero sobre 5', a lo que le respondo que nanay. Me dice que a 5'30 y le digo que ya veremos. Quedamos en vernos en la salida para poder hacer la carrera juntos.
Vuelta al coche para terminar de prepararme, ponerme el dorsal (que estaba personalizado y con chip) y tirar para la zona de salida. Unos minutos de calentamiento buscando por todas partes a Luisma, y de camino saludo a Antonio, de Corredores Hispalenses. Muy amable conmigo, como siempre. Lástima que hoy no fue buen día para hacer fotos.
Preparado para la salida
Llega el momento de irse para la salida y sigo sin encontrar a Luisma. Decido colocarme por el centro y seguramente me adelante unos instantes después. Sólo queda esperar unos minutos que todo esté preparado, y un poco después de las 9 se escucha una bocina y todo el mundo sale dispuesto a comerse los 9,5 kms que están anunciados; por lo visto con nuevo recorrido.


De salida me lo tomo muy tranquilo, y al cabo de un rato, cuando ya he estabilizado mi ritmo y me encuentro bastante cómodo y sin molestias en el abdominal, miro el reloj. Para mi sorpresa voy a 5'30 aproximadamente. Me extraña porque pensaba que iba a ser más lento. Como me encuentro bien, decido que intentaré cuadrar los kilómetros a ese ritmo a ver cómo evoluciona mi cansancio o molestias.
Durante estos primeros kilómetros, ya se ve lo que será una constante en todo el recorrido. Muchos grupos de gente en todas las calles animando. Familias completas, desde abuela, hasta niños pequeños, con las sillas en la calle animando, gritando, dando palmas. Y la mayoría de los niños pequeños, y alguno no tan pequeño, chocando manos a todo el que pasaba. Es increible como están asi por todo el recorrido y que esto como ocurre aquí en Los Palacios, no es en ningún otro sitio.

En estos primeros kilómetros de carrera, y mantengo mi ritmo y mucha, pero mucha gente me adelanta. No me importa, yo a lo mío. Se trata de coger confianza con mi recuperación. Sobre el kilómetro 2 me adelanta Jose Manuel Roás y su hijo Pablo en el carrito. Un auténtico espectáculo, un auténtico homenaje a la vida. Van a una velocidad increíble, tanto que parece mentira que el carro se pueda mantener en pie. Pablo disfrutando como loco, y la gente que se retroalimenta y le devuelve multiplicada toda esa energía. Una estampa para no olvidar.

El recorrido se ve que pasa por lugares más céntricos de los que recuerdo la última vez que hice la carrera. Entramos en una zona de calles comerciales peatonales, y luego en un bulevar con toldos, donde al final se encuentra un primer avituallamiento. Con botellas, previendo la posibilidad de que haga calor. Pero hoy no hizo falta afortunadamente beber mucha agua, con un sorbo basta.

Continuamos callejeando, y para mi sorpresa nos encontramos con un suave repecho. Suave, aunque repecho. Calles estrechas, encaladas y muy bonitas. Al fondo se ve una descomunal iglesia. Preciosa, Iglesia de Santa María la Blanca, pasamos por la puerta y giramos, rodeándola y continuando el repecho, aunque en seguida cambia y empezamos a bajar suavemente.
Bueno, ahora sí que no hay ninguna duda de que han cambiado el recorrido. Pasar una carrera por los centros de las localidades, enseñando lo más bonito que cada una tiene, es la mejor de las ideas para promocionar una prueba y en general la propia localidad. Además de un disfrute de los sentidos para el que corre. Me empieza incluso esta carrera a recordar la de Utrera.

Iglesia Santa Maria la Blanca. Google maps
Seguimos recorriendo el pueblo, ahora por una zona de casas quizás más modestas, pero para nada modestos son los ánimos de la gente. No se puede decir mayor o menor que antes, simplemente es más de lo mismo, el incansable ánimo Palaciego.

Llegamos a una zona en los límites del pueblo, bordeando un parque que parece algo abandonado, una lástima. Y quizás en esta zona fue donde hubo menos gente. Pasamos ya el km 4, cerca del ecuador de la prueba, e internamente hago balance. El ritmo lo he asimilado muy bien y voy como una máquina a un ritmo muy continuo de crucero. Hasta ahora los kms han pasado en 5'30,5'34,5'31,5'29. Apenas 5 segundos de diferencia de uno a otro, espectacular.

Voy aguantando mucho mejor de lo que imaginaba. La moral me sube y mucho. Ver el sol poniéndose ya en las lejanías del pueblo, hace que me venga arriba un poco más. Me encanta correr a estas horas, y me encanta que las carreras nocturnas no sean totalmente de noche sino cuando está a punto de ponerse el sol y poco a poco se vaya haciendo de noche.

Es inevitable que casi sin pretenderlo empiezo a rodar un poco más rápido. Desde este momento mi evolución dentro de la carrera cambia radicalmente, de ser continuamente adelantado empiezo a adelantar yo, giramos a la derecha y volvemos hacia el centro del pueblo por un carril bici, y donde hay una torre de una infraestructura de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.
Luego giramos para tirar por una calle muy larga, creo que es la misma por la que se entra en Los Palacios en la Media Maratón, pero corriendo en sentido contrario. Por aquí las sensaciones buenas siguen aumentando, choco grandes cantidades de manos de niños, de todas las formas posibles. El animo Palaciego no decae, es imposible. Por más tiempo lleven de continuo de esa forma, tienen la misma fuerza, si no más, para los que vamos cerca de los últimos.

Así es imposible que pudieran aparecer molestias, y como no aparecían, aguantaba el ritmo, y los ánimos no decrecían; el ritmo aumentaba, todos los ingredientes para que el disfrute de la carrera también. Desde el km 5 al 7: 5'23, 5'22, 5'18.
Volvemos a llegar al bulevar de los toldos, la Plaza de España. De nuevo nos vuelven a dar botellas de agua. Y ahora más que beber, me echo bastante por la cabeza. Cuando da la impresión que el recorrido va a ser como a la ida pero al revés, giramos a derecha. De nuevo comenzamos a subir un repecho. Pero esto en vez de ser un motivo para bajar el ritmo, me hace mantenerlo si no aumentarlo un poco más. El momento culminante es cuando al llegar arriba atravesamos un arco precioso, plaza de Miguel Murube Galán.

Plaza Miguel Murube. Google maps
De nuevo se vuelve a bajar hacia la calle comercial, y cruzamos para ya dirigirnos hacia la meta. Los ánimos continúan por todas partes por donde pasa la carrera. Llama la atención un grupo numerosísimo de chavales, a ambos de la calle que están haciendo ruido chocando globos que sostienen con las dos manos.
Muchos voluntarios por todo el recorrido. Pero en calles donde no había tampoco hizo falta. También me llamó la atención ver una calle adyacente con una cola de coches tremenda, esperando que pasara la carrera. Sin control de voluntarios, pero en ningún momento intentando meterse, ni pitando ni nada por el estilo.

Kms 8 y 9 en 5'22 y 5'17. Para nada se hicieron agónicos y se disfrutaron al máximo. No tenía mucha idea de donde me encontraba y si quedaba mucho o no para el arco de meta, pero finalmente vi a lo lejos la rotonda que estaba al final de la calle de la salida, así que fui acelerando mi marcha hasta girar a la izquierda en ella, ver la meta al fondo, y apretar a tope hasta llegar a ella. El público que había allí era casi menos numeroso que en algunas zonas del recorrido. Tiempo final neto de 51'55", a 5'23 de media, para nada me había imaginado algo así.


Clasificaciones aqui.

Una vez pasada la meta, nos metieron dentro del Pabellón para recibir agua, acuarius, fruta, y la camiseta de recuerdo. en ese momento fue cuando empecé a sentir molestias en el abdominal. Ojalá no haya metido la pata por el aumento de velocidad de los últimos kilómetros.

Para finalizar la fiesta, fuimos a tomarnos algo a una freiduría que había cerca. Y allí nos encontramos con Luisma y con Ángela, su mujer. Estuvimos tomando unas cervezas y unas racioncillas de pescado frito en una estupenda charla, digna de ponerle final a un estupendo día. A ver si nos vemos en muchas más carreras.
La de hoy, fantástica. Una de las imprescindibles.


Hoy durante la noche sí que he tenido más dolor y me he levantado con molestias. Espero que sea algo normal y no una recaída y que en las próximas horas se recupere.

Articulos relacionados por categoria