jueves, 16 de octubre de 2014

Solo falta una para la número cien

Tan pocas novedades desde que hice la Carrera Nocturna de Sevilla como que no he vuelto a correr absolutamente nada desde entonces.
Ése fin de semana acabé con la espalda destrozada, con bastantes dolores, que me impedian incluso moverme con normalidad, cogí cita para el traumatólogo. El pasado día 6 de octubre fuí a verle.
Cuando le estuve explicando lo que me había ocurrido en el ultimo mes, y le enseñé las radiografías que me hicieron en el hospital pocos días después de la caida; la impresión no fue nada buena.
La hernia de disco que tengo ya desde los años 2000-2001, y que afortunadamente no ha dado mucho la lata desde que volví a correr en 2010, pero que está ahí; se aprecia bastante bien. Tanto como que según dice no hay casi ni rastro del disco intervertebral. También decía que le parece que hay otra hernia en la vertebra justo de arriba de la anterior. Y para colmo, es muy probable que del golpe tuviera algún edema óseo. En fin, la espalda hecha una piltrafa.
En definitiva, que hay que hacer una nueva resonancia para evaluar todo lo que hay, y luego ya se verá lo que hay que hacer.

El caso es que en todos estos dias que he estado sin correr, pienso que estoy bastante mejor, aunque me duele un poco,no se ha quitado del todo y hay alguna radiación del dolor a ambas piernas.

Normalmente, cuando se está lesionado uno tiene tendencia a pensar que va a ser muy complicado curarse, incluso que no va a poder volver a correr... Bueno, pues esto es lo que a mi se me ocurre, y puede llegar a darse el caso de que así acabe siendo.
Cuando en el año 2000 tuve que dejar de correr fue por la hernia de disco que me apareció entonces, que me tuvo varias veces tumbado en la cama con varios ataques de lumbalgia. Incluso el medico me dijo que debía operarme pero yo no quise.
Pasó el tiempo, y entre eso y los dos tratamientos de hepatitis C, no pude volver a correr. Cuando ya en el año 2010 volví a hacerlo, ya curado de la hepatitis; quise comprobar cómo estaba la hernia, y en una resonancia que me hice entonces me dijeron que estaba igual que 10 años atras y que no debería de correr. Yo no hice mucho caso, y mas o menos la espalda me ha ido respetando. De no correr nada a hacer 1 kilómetro, luego 2, luego mi primera vuelta a hacer 10 kms, volver a hacer de nuevo una Media Maratón, volver a hacer una Maratón, y luego convertirme en Ultramaratoniano y finalmente en Cientounero.

Se me pasan por la cabeza los maravillosos momentos que he podido vivir en estos últimos 4 años, y la cantidad de buenisimos amigos que he podido conocer. Soy un privilegiado por eso. Emociones y vivencias en las carreras que no se me borrarán de la cabeza jamás y que sólo recordarlas hace que se me erice el pelo. La emoción de volver a correr y terminar un maratón. La de hacerse Ultramaratoniano, la de subir a la Ermita de Montejaque con 80 kms en las piernas y convertirse en Cientounero. El recaudar fondos para ayuda a la investigación contra la enfermedad que tan mal me lo hizo pasar....
Cierto es que la vida no se mide por los momentos que respiras, sino por los que te dejan sin aliento. En estos 4 ultimos años, correr me ha dejado sin aliento en muchísimas ocasiones.

Viendo el fichero con todos los datos de las carreras en que he participado en mi vida, que conservo, aparece un dato muy muy curioso.
Desde que empecé a correr hasta que en 2000 tuve que dejarlo por culpa de la hernia de disco, participé en un total de 87 carreras. Cuando en 2006 acabé mi primer tratamiento de Hepatitis C, probé a ver si podía volver a correr, llegué a hacer sólo una carrera de 3 kms (la carrera número 88), pero no estaba recuperado y no pude seguir corriendo.
Pues bien, la última carrera en la que participé, la Nocturna del pasado mes de Septiembre, fue mi carrera número 187. Quiere decir, que desde que me recuperé en 2010 de la Hepatitis C y volví a correr hasta ahora, he participado en 99 carreras. SÓLO FALTA UNA PARA LA NÚMERO CIEN, después de estar recuperado. Y maldita sea que no sé si lo conseguiré.

El próximo lunes dia 20 vuelvo a ver al médico. No creo que me diga nada bueno, pero ya veré como puedo luchar contra esa situación, como poco a poco puedo ir volviendo a engañar al cuerpo. No vale rendirse.
Bien, esperemos que llegue ese día y a partir de ahí es posible que tengamos que seguir luchando, sin desfallecer hasta conseguir el objetivo, aunque este pueda verse muy lejano, pero paso a paso habrá que ir acercándose a él. No adelantemos acontecimientos, el lunes que viene lo veré.
"Algunos dicen que no podemos cambiar nuestra suerte, que el destino no nos pertenece. Pero yo sé que no es cierto. Nuestro destino vive dentro de nosotros.Solo necesitas tener suficiente valor para verlo."

Articulos relacionados por categoria