martes, 7 de octubre de 2014

Seguimiento de La Pretoriana

Cuando el pasado 28 de Julio me rompí el abductor, sabía que iba a ser un tema gordo, pero no me pensaba que eso y junto a la caida por las escaleras golpeandome la espalda iba a hacer que me perdiera esta prueba, primera edición de una Ultra organizada por los Pretorianos de Tomares y justo al lado de casa.
Una pena porque pasé todo el verano intentandome recuperar, pero el tema de la espalda fue lo que definitivamente me dió la puntilla. Y veremos a ver cuánto me dura.

Aún sin poder participar, quise disfrutar de la carrera. El sábado por la tarde estuve en el Polideportivo donde se recogían los dorsales y había alguna que otras conferencia. Tenía especial interés en el monólogo del amigo Havie Rosales, finalmente fue mucho más interesante lo que se escuchó que lo que se vió. El que estuviese en la sala sabrá por qué lo digo.


Aparte de la conferencia, pudimos saludar a muchísimos amigos y ya esperar hasta el día siguiente donde tenia previsto ir a varios sitios a ver la prueba y hacer fotos.

Por la mañana me desperté temprano para hacer fotos en la Salida y saludar y desear suerte a los compañeros. En especial a los compañeros del "Tridente", Segundo y Pepe Sosa. En el mismo polideportivo se les unió un nuevo componente para hacer la carrera los tres juntos, Javier Gil.

Se da la salida y les acompaño por las calles de Tomares hasta que entran en el Parque del Zaudín. Luego me vuelvo a casa a recoger cosas para la mochila y al primer punto que me desplazo es a Almensilla.
Desde la salida del pueblo voy en contra marcha haciendo fotos de todo el que pillo, hasta llegar al avituallamiento que estaba a la entrada del pueblo. Allí veo aparecer a los amigos del Tridente que iban todos juntos y con buen animo, haciendo de vez en cuando pequeños trotes. Les acompaño hasta mi coche y me dirijo al siguiente punto donde me es sencillo verlos, en la zona del giro a izquierda antes de llegar al Aeródromo de la Juliana, km 20.
Vuelvo a andar un poco hacia atras y aunque los animos aun son buenos ya hay algunos participantes fastidiados que necesitan reflex o alguna que otra cosa. Saludo y hago fotos de muchos amigos y como antes cuando llega el Tridente les acompaño hasta el punto donde tenía el coche. Aunque en esta ocasion, como veo que en ese cruce se están despistando algunos me quedo alli para indicar que deben ir hacia la izquierda, y alli me quedé haciendo fotos hasta el ultimo clasificado.
Luego me fui para el Camping de Aznalcazar. Al llegar, aun no había pasado el primero. Los pretorianos estaban terminando de prepararlo todo, pero enseguida llegó. Increible la velocidad que iban. Aunque de uno en uno, había un grupo de unos 6 o 7 mucho más separados del resto. Después de un rato de ver llegar gente, decidí volver en contramarcha para buscar a los del Tridente. Así que como antes haciendo fotos de todo el que me encontraba de frente, animos y como ya empezaba a notarse mucho el calor, a darle agua a alguno que otro que ya aparecía fundido.

El Tridente que no aparecía, llegué al cruce donde está el Vado del Quema, a unos 5 kms de donde había empezado a andar y decidí quedarme alli, junto al poste del km 40 que me había encontrado tirado por el suelo.Empecé a llamarles por telefono porque me empezaban a preocupar, el tiempo se echaba encima para la hora de corte. Al final aparecieron a lo lejos. Segundo, que si podia trotar, se fue para adelante más rapido para intentar llegar a tiempo. Pepe y Javier venian más cascadetes y acompañados por Chary Casín.
Camino de vuelta con todo el calor de nuevo al camping, donde Pepe y Javier llegaron un poco despues del tiempo fijado, pero no les pusieron ningun problema para continuar. Se estuvieron arreglando un poco muscularmente, ampollas y algo de comida y siguieron para adelante.

Luego de comer yo también en el camping me fui a Monasterejo, onde rápidamente me encontré con Segundo y poco tiempo después con Pepe y Javier, a los que vi con mucha mejor cara que antes. Sin tiempo para mucho más me fui para el ultimo avituallamiento antes de meta, donde dejé el coche y volvi a buscarlos marcha atrás. Esta vez sí que me encontró algo más encontrarlos, aun iban por la Hacienda Torrequemada, a unos 3 kms de donde yo tenia el coche. De nuevo camino de vuelta, los pobres iban muy tocados, pero ya lo que más hacíamos era bromear con lo poco que les quedaba, que ya lo tenían hecho.

Al llegar al Avituallamiento, a 7 de meta, de guasa con los Pretorianos que allí había hasta que acabaron de reponer fuerzas, y ya en coche hasta la meta. Donde pude ver llegar a todos los que quedaban hasta el final. Con los tres compañeros del Tridente incluidos.

Al final quedó un extenso album de fotos, del que aqui dejo el enlace:
https://plus.google.com/photos/115056065783403733027/albums/6066801702974165761

Tuve problemas hacia mitad del día con la cámara porque se quedó sin batería, y tuve que continuar haciendo fotos con el móvil. Y las que hice con éste la gran mayoría salieron movidas. Una pena.

Fue un día muy divertido. Hay que ver las buenas caras que en general pone la gente cuando ven que van a tener una foto de recuerdo. Pueden estar reventando de dolores y sin energías, pero cada vez que veian que apretaba el gatillo siempre sacaban una sonrisa o un buen gesto.

Respecto a mis problemas de espalda, fue curioso porque creia que despues de todo un dia entero de pie, y con el ajetreo de estar de aquí para allá iba a terminar el dia listo de papeles, pero que va, acabé cansado pero sin muchas molestias en la espalda. Y eso que haciendo cuentas por encima pude haber hecho andando unos 24 kms.

Ojalá que el año que viene pueda de verdad participar en esta fantastica prueba, que ha sido un exito de organización de los Pretorianos de Tomares. Felicidades a todos por lo bien que ha salido, no hay más que todos los participantes han quedado absolutamente encantados.

Articulos relacionados por categoria