sábado, 13 de abril de 2013

Primer Maraton Solo


"Si no estás empujándote a ti mismo fuera de la zona de la comodidad, si no estás constantemente exigiendo más y más de ti, potenciándote y aprendiendo al tiempo que marchas, estás eligiendo una existencia entumecida. Te estás negando a ti mismo un viaje extraordinario"
Dean Karnazes


No es la primera, ni será la ultima vez que empiezo una entrada con esta cita de Dean Karnazes, pero es la que mejor resume el sentido que tiene ponerse a realizar algo como lo que voy a describir a continuación.

El lunes pasado mientras corría se me ocurrió este "entrenamiento especial".
Una cosa que me rondaba la cabeza desde hace tiempo era desde mi casa llegar al Gurugu, tan querido por los corredores de Puebla y de Coria amigos. Este verano pude conocer por fin el Gurugú y extasiarme por el autentico paraíso que es todo el entorno. Y el camino para llegar desde casa...
Otra cosa que me rondaba por la cabeza es lo que se llama el Maratón Solo. Salir de casa un dia cualquiera y como el que no quiere la cosa cascarte por tu propia cuenta un maratón tú sólo. Le había podido leer anteriormente a Tragabuche y a Carles Aguilar cosas de este tipo, y me habían llamado mucho la atención.
Y para aderezarlo un poco, que mejor que proponer además en la página de facebook, que a quien le gustara el entrenamiento que quería hacer una vez visto, que donara 5€ al reto solidario. Un motivo más para volver a llamar a la atención para los rezagados con el reto solidario.
http://www.migranodearena.org/javierbalbuena2

Estuve diseñando con los mapas de google el camino para llegar al Gurugú, unos 19 kms desde casa. A la vuelta la posibilidad de abrir otro bucle con el que sumar unos cuantos kilometros más en dirección a la Ermita de S.Diego, y vuelta por un camino que, al lado del aeródromo enlaza a la altura de Hacienda Monasterejo con el cordel de Triana a Villamanrique. Con este bucle salía un recorrido aproximado de 40,5 kms. Además de que al tener dos bucles, el de la zona del Gurugú, y el de ida al aerodromo; tenía la posibilidad de acortarlo sobre la marcha en caso de dolor en las rodillas, haciendo o no cada uno de los bucles.
Esta es la ruta original para descargar.
Lugar donde dejé el avituallamiento
El día antes estuve dejando una botella de 1,5 litros de Isostar en un lugar estrategico cercano a Almensilla, para poder repostar en un par de puntos. Km 12 y luego a la vuelta del primer bucle del Gurugú, km 24 aproximadamente.

Y ya ayer por la mañana, ya totalmente decidido a poner en marcha la aventura. Hasta ahora la distancia máxima que yo había realizado por mi cuenta en un entrenamiento (no en competicion o algun evento), era de 35 kms. Pero no las tenia conmigo sobre si iba a poder conseguirlo o no. Ayer el tendon rotuliano de la pierna izquierda me estuvo molestando y me dolía al andar, incluso cojeaba un poco. Aunque ya me sé yo con estas rodillas, que cuando se ponen en marcha la cosa puede ser muy diferente.
El objetivo principal era llegar al Gurugú y volver, si me veia con ganas luego volver pasando por el aeródromo, y si al llegar cerca de casa me veía fuerte completar un par de kms más por las cercanías para conseguir la distancia de Maratón.

Para intentar llegar a casa antes que se hiciera de noche ya tenia controlado puesta de sol a las 20:52 y crepúsculo civil a las 21:20, hasta esa hora se puede ver sin frontales. Tenia que intentar salir lo antes posible, mejor antes de las 15:30. Eso suponia escaparse algo antes del trabajo y antes de salir me comí una ensalada de pasta de máquina expendedora y un pequeño bocata de jamon.

Llegué a casa, me puse la ropa, preparar los talones y plantas de los pies con omnifix, y recoger mochila y bastones. La mochila ya la dejé preparada. Llevaba un bote de 600ml de Isostar, la bolsa de agua de 2l casi completa, un montón de barritas de fruta de decathlon, algunas masticables de Isostar por si acaso, un pequeño bocata de atún, un plátano  El móvil  con todas sus parafernalias a tope, endomondo con internet conectado, además de mi lista de reproducción favorita para escuchar con el móvil (esta vez radio no, hacía falta algo potente). En esta ocasión había pensado también hacer fotos con él y subirlas a la página de facebook sobre la marcha con algún pequeño comentario. Además me llevé mi nuevo cargador portátil por si fuese necesario ponerle más carga y así probarlo.

Salgo de casa a las 15:23, he podido hacerlo un poco antes de la hora prevista afortunadamente, con los bastones en las manos, a 500m de casa ya entro en terreno de tierra, y los bastones ya tienen que empezar a funcionar en la subida atravesando el parque Zaudín. Cuando estoy llegando al club de golf me doy cuenta que no he metido el usuario de endomondo, problema arreglado y ya en casa podrán ver por donde voy.
Atravieso por el Cordel al lado del campo de golf y sobre la marcha se me ocurre un pequeño cambio de itinerario, para evitar la granja de los cerdos, en el tramo del Cordel que menos me gusta, me desvío pegado a la urbanización del Zaudín y continúo por el camino de la Huerta San José para aparecer en el cordel mas allá de la granja de cerdos. Llego al puente del Pudio a buen ritmito, sin tener que haber andado demasiado. Luego viene una subidita en la que sí tiro de bastones.
Paso por Torrequemada, km 8
Por la subida del puente de la SE40 hago una foto de la Hacienda Torrequemada y la planto en el facebook. Solo 8 kms, queda un mundo todavía. Continúo por el cordel con mi trotecito, al que ya le voy cogiendo el gusto. La primera bifurcación, es para entrar en Almensilla por un camino paralelo a la carretera y que la evita. He pasado por él montones de veces, pero paso al trote y no lo veo, me doy cuenta por el reloj (donde afortunadisimamente llevaba el recorrido cargado) que me lo paso, vuelvo hacia atras y resulta que han cortado el paso con una autentica montaña de basura. Primer problema con el recorrido y pienso que ojalá sea el último, pero nada mas lejos de la realidad. Unos momentos me quedo buscando una alternativa, considerando la posibilidad de llegar a Almensilla por la carretera,... Pero esto no me gusta, asi que con dos coj.... me subo escalando por la montaña de basura con mis bastones y paso hacia mi camino. Justo por encima de ella "pita" el km 10.
La montaña de basura del km 10
Continúo hacia Almensilla, paso por algunas urbanizaciones abandonadas que parece que más que victima de la crisis son víctimas de un holocausto nuclear, y entro en un olivar donde tengo escondida mi botella de Isostar. Afortunadamente todo está en orden como lo dejé, sin señales de ningún "ataque" animal ni nada, lo cual me da una gran alegría, porque un contratiempo aqui, hubiera supuesto renunciar a gran parte de la aventura. Lleno el bote de Isostar que ya estaba vacío y sigo corriendo con la botella en la mano hasta la entrada del bucle que me llevará al Gurugu.
Todo el tiempo he intentado no pensar lo que me quedaba, el planteamiento cientounero, tirar para adelante y disfrutar del camino únicamente, procurando no saber ni lo que llevo ni lo que me queda. Pero reconozco que en este tramo, kms 13 a 14 me vino un poco de bajón, porque estaba ya muy muy lejos de casa y me quedaba aún mucho por delante. Pero al llegar a la pradera donde se junta la zona de las cercanias de la Ermita de San Diego y la entrada al paraje del Gurugú, con verde por todas partes, vacas pastando, precioso paisaje; la verdad que automáticamente desaparecen todos los malos pensamientos. Hago una foto e intento pasarla al facebook, pero parece que no tengo cobertura, pierdo unos instantes, pero enseguida escondo en un buen sitio la botella, para aproximadamente en una hora volver a retirarla de donde la he dejado. Son unos 14,5 kms y aproximadamente 1h40m de entrenamiento.
Antes de llegar al inicio del bucle del Gurugú. Al fondo se ve la zona de bosque de los Pinares de Puebla
Paso km 15 y entro para la zona de Eucaliptos y Pinares del Gurugú, enseguida todo el paisaje cambia y es espectacular, el camino prácticamente es de arena, cuesta avanzar. Enseguida me encuentro con un gran charco, lo intento bordear, pero las zonas cercanas a él, que parecen duras son auténticas arenas movedizas. Menudo estreno tengo al entrar en este camino, porque salgo de allí  con los zapatos de barro hasta los tobillos. Y encima no me llevé las polainas. Ahora está todo mojado, pero en cuanto se seque me empezará a entrar arena por todas partes. Continúo avanzando por el camino y es como un pequeño arroyo, con agua por todas partes y en leve subida. Voy poniendo mucho tiento de donde coloco los pies para que no se me vuelvan a hundir. Por algún momento pienso si volverme para atrás, metido por ese sendero por alli sólo dentro de un bosque cerrado, impone de verdad y parece que el terreno va a estar en malas condiciones. Pero no hago caso de lo que me dice la cabeza y sigo avanzando hacia la subida del Gurugú, en la que tan buenísimas sensaciones tuve en la Media Maratón de Puebla. Pasan los kms, 17, 18...
El paraíso, antes de subir al Gurugú
Llego hasta la pequeña laguna que se encuentra al inicio de la subida. Aquello es para reventar! Y más aún si mientras te vas aproximando alli el reproductor de musica puesto de forma aleatoria ha elegido nada menos que la banda sonora de "El Ultimo Samurai". Patos cruzando por la laguna. Paro a admirar extasiado todo el entorno y a hacer algunas fotos. 3 ciclistas se cruzan conmigo y supongo que al verme alli parado y con cara de flipe, me preguntan si me he perdido, pero no. Al revés, estoy disfrutando de lo lindo. Intento poner las fotos en el facebook, pero no hay forma. El paraíso no tiene cobertura de internet.
Otra más del paraíso, y bueno...Barrizales varios
Sin retrasarme mucho más y a buen ritmo de bastón hago la subida, durante ella recuerdo los momentos de la Media de Puebla. Reconozco exactamente el punto de la foto tan chula de Ginesbor, en el momento de mayor pendiente, y vaya si la hay,... No sé como pude pasar por aquí corriendo a buen ritmo.
Al llegar arriba, nueva parada y más fotos, el objetivo principal está conseguido, llegar hasta aquí desde la puerta de mi casa, algo más de 19 kms. Ahora toca volver. Los 3 primeros kms de vuelta los hago por otro lugar diferente. Y el paisaje poco a poco se va volviendo más espectacular si cabe. Es muy dificil describir cómo és aquel lugar. Terreno arenoso, con unas ondulaciones por las que subes y bajas que recuerdan al fondo del mar. Es como ir corriendo por un fondo marino pero sin agua. Al fin y al cabo es eso, esto hace miles de años era un fondo marino.
La prueba de la conquista del Gurugú, detras mía la casa abandonada

Desde el Gurugú, vista de Grazalema

Desde el Gurugú, vistas hacia Sevilla
La verdad que son unos momentos mágicos, me emociono y doy gracias por poder practicar este maravilloso deporte y estar disfrutando de momentos como ese. Desde ese mismo instante ya estoy pensando que ha merecido la pena llegar hasta aquí, que este entrenamiento lo voy a recordar por muchisimo tiempo y va a haber un antes y un después de esto. Y sobre todo agradecer mucho más incluso de lo que ya lo hago, a los que han hecho posible que pueda estar haciendo lo que estoy haciendo. La vida es un tesoro del que no tenemos ningún derecho a NO DISFRUTARLO. Yo soy bien consciente del tesoro que tengo y hago lo posible por disfrutarlo. Trotando por esta parte consigo absorber toda la energía positiva que voy a necesitar para acabar mi entrenamiento.
Se me viene a la cabeza un buen amigo, Espi; que no entiendo cómo es posible que aún no pueda conocer este sitio. Y Fran Castillo, al que tanto le gustan las tiradas super largas, y que no sé si conoce este lugar, pero si lo conociera, podría estar muy cerca la realización de un Ultra Trail que fuese Corredor Verde-Pinares Aznalcazar-Gurugú. Ya se lo comentaré, que tengo que hablar con él muchas cosas.
Y casi sin darme cuenta, vuelvo a salir por el camino que había entrado en la zona, ahora más llevadero porque es suave cuesta abajo. Vuelvo a pasar por la zona de arenas movedizas, pero ahora la paso con más cabeza y sin problemas. Y así llego donde dejé la botella, vuelvo a rellenar el bote y ya solo queda en la botella dos dedos que me bebo de un sorbo. Quizás me quede poca isotonica para acabar lo que queda.
Llevo 23kms en 2h50m. Tengo que tomar la primera decisión si volver por donde he venido o continuar alejándome hacia la Ermita de San Diego y aeródromo. No me lo pienso mucho y tiro para San Diego.

Paso por un pinar donde descansan las carretas del Rocío y tengo que bajar un poco el ritmo pies noto alguna molestia muscular, y poco después llego a la Ermita de San Diego, un lugar precioso una de las joyas desconocidas del Aljarafe. Foto y la mando al facebook. Al hacer esto me doy cuenta que la batería del móvil después de tanta caña, está en las ultimas. Por lo tanto decido hacer una parada algo mayor y sacar de la mochila mi cargador portatil y el cable del móvil. Los conecto y además saco el tubo de radio salil y aprovecho para embadurnarme de arriba a abajo las piernas y para comer otra barrita energética. La verdad que el radio salil fue mano de santo pues después de esto ya no tuve ningun amago de tiron, quizás me lo puse en el momento adecuado,
San Diego seguía en su sitio, como pude comprobar
Continúo compaginando trote y algún descanso, pendiente de tomar a la derecha un camino desde el que se puede ver el aeródromo y que llega a la Hacienda Monasterejo, desde donde ya tomo el Cordel del Rocío hasta mi casa. En una parte donde había un charco y mucho barro, intento pasar con cuidado por el borde derecho del camino pero me acabo resbalando y cayendo, pero sólo con la consecuencia de que se me vuelve a llenar todo el botín de barro. Tengo dentro del pie algo de arena y la noto, pero mientras no me molesta no me toco el pie. Continúo sin más sobresalto.
Pero de repente, llego a un cartel que anuncia el Cordel de los Playeros y me doy cuenta por el reloj que me he pasado el camino. Unos 300m para atrás de vuelta y extrañado por no haberlo visto. Cuando llego a donde debería estar ya me doy cuenta por el motivo que no lo he visto y la maldición es completa: ¡Han puesto una cancela cerrada en el camino!
Km 26. Desesperación total, y ahora ¿qué hago?. Volver por donde he venido? Si sigo para adelante tengo que llegar hasta el cruce del cortijo de La Juliana y pueden ser 5 o 6 kms más, se me haría de noche, tendria  que meterme en algún pueblo, cortar el entrenamiento.... La alambrada que cierra la parcela es muy sencilla, y entonces se me ocurre hacer lo que no debía haber hecho y que nunca más creo que haré. Me cuelo en la parcela, dejando el camino por el que debí ir unos 20 o 30 metros a mi izquierda. Además como tengo la ruta en el garmin, veo en la pantalla perfectamente donde voy y por donde debería ir. Y me meto a avanzar por un terreno de olivar y arado, lleno de matorrales, irregular y blando, lo peor para mis cansados músculos  Voy por allí para evitar que nadie me vea por el camino y me diga que me he colado, pero poco a poco voy recordando la película "Infierno Blanco" y se me viene a la cabeza el temor no de que me vea alguien, sino de que no haya nadie y quien este cuidando la parcela sea un perro, y se me venga encima. Empiezo a pensar cómo me podria subir a un arbol, que allí dentro nadie me puede encontrar, ni gritar porque el camino ya lo he dejado lejos... El peor momento es cuando veo que hay una especie de hangar o pequeña nave en el camino por donde deberia ir, y mis vaticinios sobre uno o varios perros pueden estar próximos a cumplirse. Me doy toda la prisa que puedo, a saltos por los matorrales y el terreno arado. Al poco de pasar por este sitio, ya estoy tan nervioso y asustado que decido, según me marca el Garmin, que me voy a acercar al camino e ir por él, aunque me vea alguien, siempre será mejor que lo del perro en medio del olivar. Así que voy tirando hacia la izquierda pero nada, no consigo llegar al camino, mas o menos lo mantengo a la misma distancia y no lo alcanzo, me empiezo a desesperar pero finalmente llego a un camino que bordea la parcela y más allá lo que hay son campos de girasoles.
Pero en el Garmin, no me marca que me encuentre en el camino, sino que me mantengo a la derecha de él aún. Estúpido de mí, pienso que he pintado mal el camino y que debe ser éste, por lo que continuo por él, y ahora cada vez me lleva más a la derecha, y mas alejado del camino que debí de coger. Consulto el mapa de endomondo, porque sé que hay otro camino que une Almensilla con Monasterejo y debe estar cerca, pero no veo nada. Me pongo más nervioso aún porque no me lo puedo creer, pero es un hecho que estoy totalmente perdido, de una manera idiota. Veo peligrar tremendamente el sueño de completar una maratón, pero es que veo la cosa tan chunga, que veremos a ver si no se pone peor.
Llego a la conclusión de que como sea, tengo que hacer caso del garmin, que va a ser lo único que me puede sacar de allí. Así que intento tirar hacia la izquierda, arrasando con lo que sea debo entrar en la parcela de girasoles. Subo a un pequeño montículo con mucho matorral, y queda un paso para entrar en los girasoles, pero me desespero cuando al otro lado veo un autentico lago. Imposible pasar por allí y de nuevo vuelta al olivar. Avanzo un poco y veo la siguiente opción. Hay una zanja por la que cruzar al otro lado, afortunadamente seca. Pero una zanja bien grande. Me lo pienso mucho pero al final decido con la ayuda de los bastones lanzarme dentro. Bien, ahora ya estoy dentro de la zanja, desde dentro aun mas grande de lo que parecía, la cabeza se me queda por debajo, tiene más altura que yo mismo.
En la ultima media hora, mi situación ha ido empeorando sin remisión a cada minuto que pasaba, pero afortunadamente, dentro de la zanja toqué fondo, asi que con mucho esfuerzo y no a la primera, con la ayuda de las manos trepo y ¡ALELUYA!, aparezco en el campo de girasoles.
Situación esperpentica de la que aún no he salido del todo, pero ahora la situación es mucho mejor. No hay ningún camino, pero los girasoles son recién plantados y se puede ver perfectamente el horizonte, con las casas de Bollullos a lo lejos, y por el Garmin sé hacia donde debo ir. El terreno es muy blando, pero teniendo cuidado con los girasoles no hay problema para trotar un poco. Pienso que si me ve alguien (aunque no se ve a nadie por ningún lado) le digo que no tengo ni idea cómo he llegado hasta allí  pero que solo quiero llegar al camino y que no le he pisado ningún girasol. En ese momento destrozo un girasol, con lo que ya iba a tener que decirle que tan sólo le pisé uno...
Después de unos 10 minutos por los girasoles consigo llegar al camino de Almensilla a Monasterejo, que ya conozco, y por fin ya totalmente aliviado del mal trago que he pasado. Han sido unos 25 minutos  y 3 kms perdido, que si no llega a ser por el garmin, no sé lo que hubiera pasado. En una aventura de este tipo tener la ruta metida en el garmin es algo imprescindible. Cuando llego a Monasterejo, veo el otro lado del camino donde debí llegar y no tiene valla ninguna, no sé a quien se le ocurrió ponerla en el otro lado.

29,5 kms y unas 3h45 de marcha. Calculo que desde aquí me quedan más de 12 kms y no las tengo todas conmigo de que me vaya a dar tiempo de llegar antes de que se haga de noche, ya la tarde esta bastante caída.
A partir de ahora sólo me preocupa apretar los dientes y trotar el máximo tiempo posible, se acabaron los mensajes al facebook. Al principio de tomar el Cordel del Rocío una pequeña subida donde descanso y bebo y como algo. Ya no me queda isostar pero no hay problema porque tengo masticables y toda la bolsa de la mochila con agua.
Empiezo el trote suave pero continuo e intento parar lo menos posible. De vez en cuando noto algún breve agarrotamiento muscular, pero bajo un poco el ritmo y enseguida se pasa. Quitando el inicio donde me entretengo un poco hablando por teléfono llego casi de un sólo tirón a la Hacienda Torrequemada, y hasta subir al puente de la SE40 me doy un pequeño descanso. 34 kms en 4h17m. Y me voy encontrando bastante bien, estoy aguantando el trote mejor de lo que parecía, la moral y confianza ha subido bastante y pienso que el proximo tirón será hasta el puente del rio Pudio sin parar, ni siquiera en las leves subidas. Y de esa manera llego allí. 37 kms en 4h39m, muy bien.
Ahora queda la subida hasta la granja de los cerdos y el final del recorrido ya se encuentra muy muy cerca. Esta subida la hago andando, y durante ella el sol ya se pone. Quedarán solo unos minutos de claridad, por lo que decido, volver a tirar por el camino de la Huerta San José y de paso de que evito los cerdos, llego a Tomares a través de Bormujos, con lo que ya no voy a tener el problema de encontrarme a oscuras en plena carretera del Zaudín. Buena decisión, que tranquiliza mis prisas, aunque  ello supone ampliar un poco más el recorrido.
Cerca de entrar en Bormujos, por el km 39 pongo en facebook mi ultimo mensaje. El subidón es tremendo, porque ya no voy a tener al llegar a casa que ampliar nada de ningún modo para conseguir los 42 kms, sino que nada más que con continuar mi camino voy a conseguir una distancia algo mayor.
Ahora sí que soy consciente de que voy a terminar mi aventura de la mejor forma posible, mi primera MARATÓN SOLO. Y disfruto totalmente de ello, al trote durante los últimos kms, sin parar en ningún momento. Porque es que para colmo, me estoy encontrando bien. Tengo fuerzas para continuar y las rodillas me molestan pero de forma leve.
La imagen habla por sí misma
La emoción de los últimos metros es grande, es como si de verdad estuviese llegando a meta en un maratón, aunque yo sólo se lo que está pasando. Intento hacerlo lo más rápido que pueso, y finalmente llego a las cercanias de casa con los brazos en alto. Finalmente conseguí mi primera Maratón Sólo y no sólo eso, sino ultramaratón; 43kms y 380m.
Esto de un dia de repente tú sólo hacer un maratón, es algo que tenía en la cabeza desde hace tiempo. Una aventura, que como dice Carles Aguilar, al menos una vez al año hay que realizar.

Realmente, pasará mucho tiempo para mejorar el grado de disfrute que he tenido en este entrenamiento, pero ya estoy deseando de que pueda llegar ese día. Es el entrenamiento más largo que he hecho por mi mismo en toda mi vida.

Tan solo 14kms de los 43, he estado andando. Además en el gráfico se puede que todo el final, desde antes del km 25 era en leve subida
Este entrenamiento por las buenas sensaciones que me deja, que refuerza muchísimo mi preparación de los 101, y por la aventura con final feliz que ha supuesto, se ha merecido que le dedicada una entrada en el blog sólo a él. Esto solo lo hago para las carreras, pero es que la ocasión lo merecía.
Espero poder realizar muchos Maratones Sólo, de este tipo y poder contarlos por aquí.



Articulos relacionados por categoria