miércoles, 17 de enero de 2018

7ª Media Maratón Cross La Puebla del Río

Otro año más, y ya van cinco participaciones, la Media Maratón de La Puebla del Río. Una carrera imprescindible, fantástica. En esta ocasión había pensado participar pero sin ir a tope, tomarla más como un día de entrenamiento. Hacía ya bastante tiempo que no me ponía un dorsal, desde el 1 de Noviembre, y había ganas. Pero no hay que forzar la máquina para la preparación del Maratón. Y en la Media de Sevilla dentro de un par de semanas será cuando intentaré exprimirme a tope.

Antes que nada muchas gracias a Pepe Sosa, que me recogió el dorsal, ya que iba a llegar tarde, con el tiempo muy justo. A las 10 de la mañana se abrían las inscripciones a los 101, y había que estar delante del ordenador. Al final para nada, porque no hubo ninguna suerte. Página colgada y cuando estaba accesible ya demasiado tarde.
Rápido para La Puebla y afortunadamente consigo aparcar bastante bien. Me preparo y me da tiempo de lo que me dijo el mister que debería de hacer que es hacer un par de kms antes de calentamiento para hacer en total unos 23 kilómetros en el día de hoy. Un par de kilómetros que hice en dirección a Coria y por donde me crucé con el Penti, que al final quedó primer clasificado de la prueba.

Bastante frío, unos 6 o 7 grados y fina lluvia cuando acabé el calentamiento y mientras empezaba la carrera y saludaba a Pepe y a otros cuantos amigos que me encontré. Entre los cuales Angelito, Manolo Perez, Jose Antonio Rico, además de Pepe. Eché de menos a Hugo, que siempre lo vemos por el pelotón de cola previo a la salida.

La salida se hizo entre algunas gotas de lluvia, lo previsto era que al final de la mañana aparecería el sol, y dejara de llover, por eso no me llevé más abrigo de la cuenta, ni chubasquero.

De salida por toda la calle Larga, intento coger un ritmo en torno a los 6 minutos para ir tranquilo. En mi cabeza está hacer más o menos el ritmo que hago en las últimas tiradas largas hasta llegar a la zona del Gurugú. Luego por allí disfrutar del recorrido y no quemarme en exceso, y si pudiera ser apretar a la vuelta del Gurugú en la última parte del recorrido.
Callejeando por la Puebla saludo a algunos amigos, y en la gran subida que hay al cumplir el primer kilómetro de carrera veo a Hugo, y aunque sin estar previsto, empezamos a hablar y a charlar y ya seguimos el recorrido los dos juntos.


Así, hasta la llegada al Gurugú llevamos un ritmo bueno en torno a los 6 minutos. Aunque sigue haciendo frío y está cubierto, no llueve y ya el cuerpo ha entrado en calor, por lo que es un clima ideal para correr y disfrutarlo. Encima todo el rato de charla, se hace la carrera bastante amena.
En la subida del Gurugú nos encontramos a Carpe, y luego del avituallamiento que hay en la cima (muy bien preparados todos ellos con fruta (plátano y naranja) aparte de agua en botella) empezamos los vaivenes por ese terreno tan espectacular que forma el Gurugú y que parece el fondo del mar. cuestas arriba y abajo, la mayoría con bastante pendiente tanto para subir como para bajar.

Mención especial se lleva la zona que había a unos 200m de los avituallamientos para dejar las botellas o basura variada, con lo que se intentaba evitar al máximo que hubiera más desperdicios por todo el Monte.
Poco antes de llegar a la zona de pinares, saludo a Rafa Legendario, con el que hacía bastante tiempo que no hablaba, y casi de inmediato llegamos a los Pinares, una zona de terreno diferente al que hemos cruzado pero también preciosa. En algunas partes casi que se hace de noche con lo tupido de las copas de los árboles. Se va haciendo un recorrido de zig zag por dentro del bosque, también con subidas y bajadas, y de vez en cuando se pasa algún pequeño claro que conecta una porción de bosque con otro. Se llega así al kilómetro 10 donde hay instalado un nuevo avituallamiento, así como otro punto de control de tiempos de paso, con el chip.

Una vez pasado el control, vuelta a subir y bajar por zonas boscosas, con adelantamientos mutuos de unos corredores a otros y finalmente y ya pasado el kilómetro 12 salimos de la zona boscosa para volver a entrar en el terreno arenoso como el del Gurugú. La charla ya es tanta, que hasta los voluntarios se sorprenden y les hace gracia vernos de parloteo. El Gurugú ahora comenzamos a subirlo por el otro extremo y la carrera se ha quedado muy despejada, no se ve gente por detrás nuestra y por delante se ve un pequeño grupo pero que se encuentra bastante lejos.


Llegamos a la zona de avituallamiento arriba del Gurugú, paro a beber bien y después de eso me pongo a bajar a ritmo vivo. Las intenciones son no hacer mas paradas y llevar un ritmo alegre hasta el final. Llevamos ya una hora y 3 cuartos de carrera y al llegar abajo se cumplen los 15 kms. Le digo a Hugo que voy a intentar aumentar un poco el ritmo y prefiere mantenerse tal cual está, por lo que me adelanto e intento mantener un ritmo en torno a 5:30-5:40, se nota que las pulsaciones van subiendo, pero las sensaciones son bastante buenas. El grupo que llevo delante me lleva una gran ventaja, pero se ve que los puedo atrapar, cosa que consigo más o menos en el km 17, rebaso a un grupo bastante numeroso de unos 7 - 8 corredores. La recta después del km 17 se hace un poquitín dura porque tiene una leve subida. Me empiezan a molestar algo los cuadriceps, pero en seguida se pasa. Es la recta donde se encuentra el último avituallamiento. Me refresco con la botella de agua y me tomo unos masticables de Isostar, tal cual lo estoy haciendo desde el km 10.

Giro a la derecha para ya enfilar hacia Puebla, y sigo rebasando varios corredores más. Las sensaciones son buenas y consigo mantener mi ritmo. Cuando entro en la parte asfaltada, veo por delante tan solo a un corredor, luego me percato de que se trata del amigo Manolo Pérez. Intento cazarle pero también lleva un buen ritmo, y aminoro la distancia pero muy poco a poco.
Al entrar en el pueblo, bastante gente animando lo que es muy de agradecer, y en la fuerte subida poco antes del km 20 tengo que andar otro poco. Después ya vuelvo a recuperar mi ritmo en la cuesta abajo, cruzo por la pasarela sobre la carretera y enfilo la bajada antes de llegar al ayuntamiento desde donde ya no deja de picar para arriba hasta la meta.
Por alli mantengo el tipo y adelanto a otros cuantos que se echan andar, y ya entramos en la Calle Larga. Agónica llegada, pero a donde este año llegué con buena sensaciones. El año pasado también apreté en los ultimos kilómetros pero las sensaciones fueron malas, me quemé totalmente. Lo mejor es que este año, no.


En la calle Larga ya llegué a la altura de Manolo, y ya no pensé en rebasarle, sino que entramos juntos en la meta, donde recibí el ya clásico saludo del speaker, Alfonso. Al final un tiempo peor que el año pasado, 2h22m45s. Pero carrera disfrutada con charla y con el entorno las 2/3 partes y por el esfuerzo bien recompensado en el 1/3 restante.


Volveremos siempre que se pueda al Gurugú.


Articulos relacionados por categoria