martes, 30 de enero de 2018

23ª Media Maratón de Sevilla

Tercera participación consecutiva en esta desde que es Media Maratón de Sevilla, cuatro veces más como Media Maratón Isla de la Cartuja. Y es curioso que en los 3 últimos años de participación en ésta carrera, cada uno de ellos he ido empeorando apreciablemente lo conseguido en el año anterior. Desde 1h50 conseguida en 2016, hasta las 1h58 de este año, pasando por 1h55 en 2017. Pero lo más curioso de todo es que en todas y cada una de éstas tres participaciones, he acabado bastante contento a pesar de los tiempos realizados.

Y en el día de ayer, a pesar de hacer un tiempo superior al que por ejemplo hice en Octubre, 1 mes antes del Maratón de Valencia, la idea era tomar la carrera como test para el Maratón, y esto se truncó por el tremendo catarro con mucha tos que fue empeorando durante toda la semana, y que al llegar el sábado, cuando estuve intentando hacer 3 kms de activación, prácticamente no podía correr, me tenía que parar cada poco tiempo asfixiado.

Incluso esa misma noche había tenido malestar como de fiebre, nada más levantarme me tomé un frenadol, y para la carrera.
Como siempre la llegada al aparcamiento complicada, cortaron los accesos por Carlos III desde el puente Itálica. Esto podría ser lógico, pero es que a la altura del Alamillo también había conos cerrando el desvío. Menos mal que todos los coches se saltaban los conos y después de un rato de medio atasco, con coches aparcando muy lejos, pude pasar y dejarlo al lado de la salida Norte del Estadio.

Me coloco todos los cachivaches y preparativos, y hago trote hacia la salida, que está en la Avenida Carlos III, pero más lejos que en el Maratón, a unos 2 kms. Durante este trote, tambien me asfixio, tengo que parar varias veces. Pero es una tos seca, no puedo echar nada de balsa. Un poco desesperado pienso que voy a tener pocas posibilidades de correr y puede que tenga que retirarme. Al menos después de la ida y vuelta hasta la Barqueta podria intentar completar un entrenamiento de unos 10 kms. Me encuentro de camino con Javier Rodríguez y Havie Rosales, a los que hace tiempo que no veo, nos despedimos para colocarnos. Y aunque no voy a poder salir a ese ritmo, como tengo mi dorsal para cajón 3 me coloco en él y ya tengo algo adelantado. Una vez dentro compruebo que los globos para seguir el ritmo, por una vez y sin que sirva de precedente, están bastante bien colocados. En la parte delantera del cajon el de 1h50 y al comienzo del siguiente cajón, el de las 2h.


Se da la salida con un par de minutos de retraso, y después de andar un poco, al pasar bajo el arco ya se puede correr. Me echo hacia la derecha, porque voy a comenzar bastante lento, asi que avanzo con dificultad, algo asfixiadete pero a un ritmo que controlo. Me superan montones de corredores, incluido uno disfrazado de gitana. Empiezo bastante por encima de 6' y lo que hago es intentar olvidarme del reloj. Poco a poco voy encontrandome algo mejor, pero me da miedo el paso subterráneo de la autopista de Huelva, en la subida para salir de él me puedo volver a asfixiar. Lo paso suavizando y controlando mucho el ritmo, y ahora queda toda la carretera del muro de defensa, por la que de nuevo empiezo a coger aire y prácticamente sin darme cuenta, porque mi esfuerzo es el mismo, voy aumentando velocidad.
Cuando voy por el km 3 ya miro y me doy cuenta que he pasado este ultimo kilómetro a 5'40, y me quedo totalmente impresionado. Intento a partir de ahora regular para no ir cada vez más rápido. En realidad voy incluso más rápido de a lo que hubiera debido salir para hacer mi test de maratón, pero es que ahora me encuentro bastante mejor.
Con mucha gente animando por la calle, bastante buen ambiente, entro en Lopez de Gomara, a partir de auí hay que hacer camino de vuelta hasta la Torre Sevilla. Se estrecha un poco el camino y en algun momento se hace difícil correr, pero una vez he regulado avanzo aguantando el ritmo bastante bien, y encima puedo respirar también bastante bien. Se ve que se me han abierto las vias respiratorias y ahora ya no tengo problema. Kilómetros 4 y 5 los paso manteniendo el ritmo, a 5:40 y 5:38. En el avituallamiento con botellas, tomo un masticable de Isostar. El paso por la alfombra registradora en el km 5 lo miro de refilón, pues veo una corredora que recula y se va a su izquierda. Y me doy cuenta que lo que ha hecho es volver hacia atras y pasar por encima de la alfombra. A los que vamos a la derecha del camino nos ha sido imposible pasar por ella, puesto que no ocupa toda la calle, solo la mitad.

En el kilómetro 6 se pasa por la Torre y se enfila la Isla de la Cartuja hacia la Barqueta. Otra vez vuelvo a ir un poco más rápido, aunque mis intenciones son controlar. Kms 6 y 7 los paso en 5:35 y 5:31. Por el 8, ya en Barqueta de nuevo en 5:36. Pueden ser unos pasos excesivamente rápidos. Pero lo más increible es que no tenga problemas de respiración. Por la Barqueta y cercanías muchísima gente animando, incluida animación musical, un ambiente buenísimo.


Queda ahora la recta desde Barqueta hasta pasado el Parque de Maria Luisa, que se me pasa en un santiamén. El paso subterráneo de Arjona lo paso sin problemas, y luego de salir se encuentra el paso del km 10. Aquí si que la alfombra se pasa sin problemas, y además me doy cuenta de las fotografías y de la grabación de vídeo del paso. En el avituallamiento se forma un poco de follón, pero puedo coger bien la botella. El agua está helada y además me enchufo otro nuevo masticable de Isostar.
El kilómetro 11 seguramente con el entretenimiento del agua, ha quedado algo más lento, pero en todos estos últimos kilómetros desde el 9 al 12; incluso he estado algo por debajo de 5'30. Es posible que también fuera por tener en esta recta el viento a favor. A mi modo de ver yo lo que seguía haciendo era mantener mi sensación de esfuerzo. De nuevo pienso en controlar algo pero la verdad que me es difícil. Luego de girar en Eritaña, ya vamos enfilando el parque de Maria Luisa, precioso como siempre, por lo que llego al km 14 en el Prado de San Sebastian, manteniendo ese ritmo cercano a los 5:30.

Entramos ahora en un recorrido bastante conocido para los maratonianos, desde la Calle San Fernando hasta la Avenida de la Constitución, con algún problema de tropezón y de estrechamiento. Como he ido bastante fuerte, y tampoco estoy para tirar cohetes, en vez de apretar los últimos 6 kilómetros lo que pienso es en mantener el ritmo, que no es poco. El paso por el km 15 también se encuentra en una alfombra de toma de tiempos y con cámara de video y fotos. Tampoco hay problema en pasar por aquí como en el kilómetro 10.


Luego, al paso por Plaza Nueva, el último avituallamiento, en esta ocasión parece que es de vasos, aunque alguna botella hay y puedo coger una. Me tomo esta vez dos masticables, incluso paro unos momentos a beber bien.

Subimos por la calle Tetuán, que de toda el agua derramada resbalaba bastante, y al llegar a la Campana, giro a la derecha para salir hacia la Ronda. Hasta llegar a las Setas, en suave subida y por adoquinado, que podría haberme causado algún dolor en la planta de los pies, pero afortunadamente no fue así. Por aquí mantengo mi ritmo sólo un poco por encima de 5'30, y me fijo en el reloj de que el ritmo medio hasta ahora es de 5'36. Tengo margen de sobra para mantenerlo para hacer por debajo de 2 horas, pero al entrar en la Ronda y luego de girar después de los Salesianos, seguramente aprovechando el suave viento que soplaba a favor, incluso puedo dar un poco más y hasta llegar a la Barqueta, voy de nuevo algo por debajo de 5'30.
Resulta que a la entrada de La Barqueta, estaban Pepe y Javier Serrano, pero entonces no lo sabía y no les pude ver.
Pasada la Barqueta sólo quedan un par de kilómetros para hacer un último esfuerzo, y sorprendentemente aún tengo fuerzas para hacer el km 20 en 5'18 y el 21, en 5'20. Justo antes de entrar en el Estadio, veo al amigo Nando, que me hace un par de buenas fotos.

Llegando al Estadio. Gracias a Nando por la foto
Y ya dentro del Estadio, apreté lo que pude para hacer la vuelta lo mejor posible y para intentar que en tiempo de carrera estuviera por debajo de 2 horas, aunque no fue posible. Finalmente por mi reloj 1h58m24, a 5'33 de media, que no está pero nada mal para como se presentaba un dia. Aunque la carrera como test para el Maratón, no ha servido en absoluto.
Muy buen ambiente en la llegada y todo aceptablemente bien organizado. Un plástico para resguardarte del frío, la medalla y luego en el tunel, agua, isotonico, frutas, cerveza, botella de powerade, y hasta unos packs de Campofrio de lonchas de pollo a la barbacoa.

Próxima parada, ya el Maratón de Sevilla, ojalá lo pudiera hacer de menos a más tal como ha salido eta carrera. A ver si la tos se me quita y no me da más problemas.

Articulos relacionados por categoria