lunes, 5 de diciembre de 2016

10ª Media Maratón de Camas

Vuelvo a participar en esta carrera después de la última vez hace 3 años. Carrera a la que le tengo bastante cariño ya que es donde en 2011 conseguí lo que es mi mejor marca en Media Maratón desde que volví a correr en 2010.
Aunque en ésta ocasión se quedó más bien en 20k, o en casi 20k, debido al cambio de recorrido en último momento por las fuertes lluvias que dejaron impracticable la zona del recorrido que va por los caminos de albero cercanos al río Guadalquivir. La tarde anterior, cuando fui a recoger el dorsal y la camiseta, me dijeron que el recorrido se mantenía. Con buen criterio fue cambiado, lo único que no dijeron nada antes de dar la salida, o bien yo no me enteré.

Mis intenciones para esta carrera, más que conseguir una buena marca y salir a tope, eran coger confianza y buenas sensaciones para la preparación del maratón. Intentar hacer una carrera con cabeza, diferente al día de Gines y acabar bien tanto de fuerza como de piernas. El día acompañaba a hacer una carrera de ese tipo. Diluvió media hora antes de la salida, chispeo durante ella y amenazando durante todo el tiempo con una fuerte tromba de agua durante la carrera, además de lo caído el dia anterior.

Como he dicho el sábado por la tarde estuve recogiendo dorsal y camiseta. Camiseta bastante buena, De manga larga y buen tejido, que normalmente hay pocas. Decidí una cosa que no debí haber hecho por lo que se verá al final, que es llevarla durante la carrera.
Llegué a Camas con el tiempo muy justito, tuve suerte para aparcar y como llovía me quedé en el coche hasta 10 minutos antes de la salida, cuando me terminé de preparar y troté un poco rodeando el polideportivo donde era la salida. Al llegar a él, pensé entrar al WC porque me sentía las tripas un poco removidas. Y cuando estaba entrando en él, me doy cuenta que el dorsal me lo he dejado en el coche!. Salgo corriendo como si fuera una serie para donde lo tenía, tuve que pasar un camino de tierra en el que ya de inicio me mojé los pies completamente de agua. Pero afortunadamente allí estaba el dorsal en el portadorsal, me lo coloqué y corriendo de vuelta. Al llegar apenas quedaban un par de minutos y se me volvía a remover la barriga, no tuve más remedio que entrar. Ya se hizo tarde, pero confiaba que se retrasaría un poco la carrera, como así fue.
Luego nos enviaron andando unos 200m más atrás, ya con eso me imaginé que no iba a cuadrar la distancia, por lo que cuando se dio la salida puse el cronometro desde algo antes de donde estaban los primeros, desde que me puse a trotar.

Paso por el km 1. Foto: Corredores Parque Maria Luisa

No había mucha gente disputando la carrera, no se llegaba a 400. Yo creo que muchos se quedaron en casa por como estaba el día.
Se dio la salida y avanzamos por la calle del polideportivo. Al salir puse buen cuidado en meter el móvil y las llaves del coche en bolsas de plástico con cierre para que no se llenaran de agua cuando lloviese. Pero me mantuve puestos los auriculares para poder así escuchar música durante la carrera.

En principio los 8 primeros kilómetros eran en un recorrido por el pueblo, para luego salir hacia el campo. Recorrido al principio de buenas rectas, al finalizar la recta de meta se gira a izquierda hacia la recta de la Ronda Este de Camas, de casi dos kilómetros y acabando en un curioso repechito.
En estos primeros kilómetros me acoplo a un grupito de entre 3 y 5 corredores en el que algunos de ellos van de charla, voy cómo do en este grupo y de inicio ya pillo un buen rito en torno a 5'25 y muy constante todo el tiempo. Pasando el km 3 entramos en otra avenida que se dirige hacia el centro del pueblo. Por aquí me adelanta Juan Carlos Mera, pero cuando me doy cuenta ya es tarde para darle un saludo. Se va separando de mí pero muy poco a poco.

Km 2. Foto: Antonio García Montilla

Antes de llegar a la plaza de la Constitución, veo al amigo Leandro, que se encuentra viendo la carrera, y después se pasa por la zona más céntrica, por el Ayuntamiento, y se pasan algunas calles empedradas. Por ahora no ha caído más que unas pocas gotas y el cielo está luminoso aunque cubierto. No parece que vaya a llover en breve tiempo.

Pasamos el km 4 acercándonos a la calle de la recta de meta, pero luego giramos en dirección a la zona del Carrefour, pasamos km 5 y algo después un puesto de avituallamiento con botellas de agua, bebo unos tragos y continuamos por una zona donde hay varios giros y por donde se ven los corredores que van unos kilómetros por delante. Km 6 por la zona trasera del Carrefour, y en estos últimos kilómetros el ritmo iba entre 5'20 y 5'25, encontrándome bastante bien.

Paso km 4. Foto: Corredores Parque Maria Luisa

Rodeando algunos enormes charcos, cruzamos por delante del Carrefour, rodeándolo y saliendo a buscar de nuevo la ronda este. Justo antes de entrar en ella, desde la calle de enfrente se ve que viene el primero a toda pastilla y me adelanta, luego de nuevo por la Ronda esta y unos 2 o 3 minutos después viene un grupito de corredores donde se encuentra Fran Castillo.
En este instante llevo ya 8 kilómetros y ya deberíamos haber entrado en la zona de caminos de tierra si es que se mantiene el recorrido. Pero el hecho de que nos estén adelantando los primeros, me hace hacer cálculos y me doy cuenta que por el tiempo que llevamos y el ritmo que pueden llevar ellos, deben de llevar unos 12 o 13 kms, por lo que está claro que no se pasa por el albero y parece que el recorrido es entero por dentro del pueblo. Hasta este momento no me doy cuenta.

Finalizando la ronda ya llegamos al km 9 y en la calle que vuelve hacia el centro en vez de llegar a la plaza de la Constitución, se gira a izquierda por la calle donde se encuentra la meta. Por esa zona saludo de nuevo a Leandro.
El cielo se empieza a cerrar de forma peligrosa, y es pasando por la recta de meta, cuando se cumple el km 10 cuando estalla y empieza a diluviar. Justo antes de pasar por meta, me doy cuenta que está Antonio García Montilla haciendo fotos, al que saludo. Paso por meta y aquí se encuentra una mesa donde hay fruta, y unas botellas de agua grandes. Un poco más adelante me doy cuenta de que hay botellas pequeñas, y en medio del aguacero, como puedo le cambio la botella grande por una pequeña a una de las voluntarias. Aprovecho también para tomarme un par de masticables de Isostar, para recuperar algo de fuerzas, y en esa manipulación de la riñonera intento tener cuidado de que quede el movil bien protegido por el aguacero.

Comienza el aguacero. Foto: Antonio García Montilla

Volvemos de nuevo a regresar por la Ronda Este. Esta calle ya se empieza a ser pesada, por lo larga y por el regalito del repecho que tiene al final, y es que en el recorrido tiene algunas zonas por las que se pasa una vez y otras dos veces. Por eso por algunos sitios pasaremos hasta cuatro, y este es uno de ellos. Antes, no se si a causa del agua el km 11 es el que sale más rápido de la carrera, en 5'19.

Agua va!. Foto: Corredores Parque de Maria Luisa

La lluvia arrecia, cae agua absolutamente a manta, ya no hay charcos que evitar, sino que las calles son completamente un solo charco. Se pise como se pise el pie ya queda entero cubierto de agua. Pero poco importa, y ni siquiera tanta agua es obstáculo para los que estamos corriendo. La gente anima con más fuerza y lejos de pensar que los que pasamos corriendo estamos locos, lo que hacen es valorar mucho más la entrega y esfuerzo, Y eso la verdad que emociona y te hace no pensar en el cansancio, incluso ir más rápido cuando más llueve.

La recta de la Ronda Este, en esta ocasión se hace bien pasada por agua. Afortunadamente, la gorra hace que el agua no moleste para nada en la visión, y el calor del cuerpo y del esfuerzo hace que no tenga frío aunque esté absolutamente empapado. Km 13 al final de la Ronda, y entro a la avenida interior en busca de la Plaza de la Constitución. En éste paso anegada de agua, y por la calle empedrada, donde hay algunas casas bajas, los caños de agua caen de los tejados como auténticas duchas. La gente que estaba animando ahora se encuentra algo más resguardada pero no dejan de ver la carrera no de animar. Antes de llegar al km 15 me preparo para coger otros dos masticables de Isostar, cojo la botella y ahora me cuesta trabajo romper el plástico para sacar las pastillas, con todo tan mojado que estaba. Finalmente consigo comerlos, pero el ritmo ha bajado un poco. Eso hace que el km 16 me salga algo por encima de 5'30. Pero durante los anteriores he mantenido entre 5'30 y 5'25 de forma exageradamente constante. Las piernas las noto algo cansadas, pero para nada supone problema. Muchísimo mejor que el día de la carrera de Gines.

Nos acercamos de nuevo al Carrefour y poco a poco parece que deja de llover. Afortunadamente ya no volverá a hacerlo en lo que queda de la carrera. Pasado el km 16 me doy cuenta que se me ha soltado el cordón de la zapatilla izquierda. Busco algún sitio algo elevado donde poder ponérmelos de nuevo y no tengo más remedio que volver a parar. Estirarme para hacerlo me hace casi llegar a tener un tirón, pero afortunadamente no pasa nada. Pierdo unos 15 o 20 segundos, y no se si esta pérdida de ritmo me va a sentar mal. Pero ya atravesando el Carrefour vuelvo a adelantar a los corredores que había pasado. En general, durante la carrera no ha habido muchos adelantamientos, ya que no hay demasiados participantes, y eso hace que unos estemos separados de otros. El grupito que llevaba, cuando empezó a diluviar se desarboló, cada uno pendiente de lo suyo, y ahora ya ni sabía donde se encontraba esa gente.

Llegando de nuevo al último paso por la Ronda, paso el km 17. Por cierto, para el que no llevara reloj gps, no había señalado prácticamente ningún km. Supongo que por haber cambiado el recorrido tan precipitadamente.
Pasando por la Ronda, ya me cuesta más trabajo mantener el ritmo y ahora estoy muy justo en 5'30, pero las pulsaciones se notan que aumentan un poco. El km 17 queda como el más lento debido a la parada. Ahora lo que me pongo a pensar es que seguro que no va a llegar la distancia a 21 kilómetros y que se va a quedar lejos, aunque la verdad es que esto no es l más importante de hoy. Sino tomar la carrera como un buen entrenamiento y quedar con buenas sensaciones.
Por toda la Ronda se reciben ahora los ánimos de los corredores que han finalizado la carrera, y veo que van con otra bolsa de regalos,.... Si yo creía que ya habían dado todo lo que iban a regalar...
El repechito final de la Ronda lo hago sobre la acera mas lejana al giro al final de ella, y se hace algo menos dura. Lo descubrí al final de las 4 veces que se pasó por allí, pero al menos en la que ya quedaban pocas fuerzas. Al girar ya se cumple el kilómetro 19 y algunos voluntarios animan diciendo que es el ultimo kilómetro. De repente caigo, ¿pero no quedan 2 kilómetros? Y caigo en la cuenta que la carrera se va a quedar incluso por debajo de 20.

Ultimo kilómetro. Foto: Corredores Parque de Maria Luisa

Rápidamente giramos hacia la calle de meta y aumento el ritmo, con algo de precaución por si al final no queda tan poco, pero no. Se va viendo el arco de meta desde muy lejos y llego hasta ella en un tiempo de carrera por debajo de 1h49m pero muy muy engañoso para lo que es una Media Maratón, porque la distancia se me queda en 19,91 kms. La media en 5'27 que no está nada mal.


Al llegar, entrar en el Polideportivo y sorpresa, porque había una bolsa de deporte con montones de cosas dentro. Y lo más espectacular, un super donut de chocolate, del estilo de la Cuña de la Media Maratón de la Puebla, que daban uno para cada corredor. Yo guardé el mío para la familia.

Estos son los regalos que dieron aparte de la camiseta

Luego rápido para el coche, para secarse un poquito y volver a casa para buscar la ducha reparadora.
Al quitarme la camiseta, la sorpresa y lo que no tenía que haber hecho, que es estrenarla en carrera. Estaba completamente llena de sangre de los pezones. Aunque no me di cuenta y ni me molestó.

De ahí el no deberse poner una camiseta nueva en carrera
Finalmente, contento por como acabé la carrera. Un ritmo constante durante casi toda la carrera, a pesar de la lluvia, y las piernas no acabaron en mal estado, que ya para como está la cosa es super bueno.
A pesar de quedarse tan corta, felicitaciones a la organización porque a pesar de la lluvia que había caído se pudo disputar la carrera y disfrutarla. Un diez a los voluntarios que aguantaron el chaparrón como unos campeones. Esperemos el año que viene volver y disfrutar de nuevo, y esperemos que sí de los 21097 metros.

Clasificación aquí. 258 / 320.

Muchas gracias a Antonio García Montilla y Mario, de Corredores del Parque de Maria Luisa, por estar ahí al pie del cañón tirando fotos.


Articulos relacionados por categoria