lunes, 10 de febrero de 2014

Semana de la muerte, y vivo (Sem. 14/16)

Semana esta junto con la anterior, las más importantes y duras de la preparación. Otros años le he llamado "semana de la muerte", y es que tanto en el año 2012 como 2013 no ya que las acabara lesionado, sino que ni siquiera pude empezar esta semana. En 2012 no pude hacer el maratón y en 2013 hubo milagro gracias a Aerolineas Salas Lluch, pero me restó muchas posibilidades.

Y esta semana ha sido muy buena, dentro de lo que es una modesta preparación de un maratón, pero con las emociones a tope, que es lo que se pretende y es lo mejor de todo, eso es lo que te mueve a llegar a un maraton. ¿Es posible que esté yendo a más casi sin darme cuenta? Parece una tonteria porque precisamente lo que se pretende con un plan de entrenamiento es eso. Pero estoy seguro que muchos que lean esto van a saber a lo que me refiero.

Como estas ultimas semanas, empiezo el lunes con la visita a Jose Antonio Salas Lluch, Aerolíneas Salas Lluch. El trabajo que han hecho en su clínica tanto él como Salva y Clara, ha sido excepcional, han transformado un par de pedruscos en algo con lo que parece que se puede correr. En esta ocasión no se encargaron de ninguna zona en particular, fue una completa descarga de las piernas completas, y también de la espalda y pies. El problema del isquiotibial casi ha desaparecido, el rotuliano dice que es más producto del agarrotamiento de los cuadriceps que de una tendinitis, por eso se ocupan de descargarlo. Estos masajes, aunque son dolorosos, luego se agradecen a base de bien.

Salva y Clara haciendo su excepcional trabajo
El martes una carrera regenerativa de 40' después del fisio y de la carrera del domingo. En los estiramientos posteriores noté las piernas en muchísima mejor condición.

El miércoles, plan bastante parecido al intermedio de la semana pasada pero con una pequeña vuelta de rosca. Empezar unos kms a 6' y luego aumentar el ritmo y hacer continuo a 5:45.
Aprovecho el tiempo para comer en el trabajo. Tomo un pequeño plato de pasta precalentado sobre la 1 y a las 3 estoy preparado. Esa mañana llovio bastante y seguía amenazando lluvia, pero cuando empiezo aparece el sol y en un termometro veo 21º. Enseguida aparecen nubes y amenaza lluvia, aunque aguantó y solo cayeron pequeñas gotas cuando llevaba 13 kms.
Sobre el lio, empiezo tranquilo, sobre 6'. Me noto un poco pastoso y casi que no voy muy a gusto a ese ritmo. Pienso hacer unos 6 u 8 kms así para luego apretar. Pero hago parada tecnica al acabar el km5. Me pongo en marcha intentando coger el ritmo que llevaba, pero cuando miro el reloj estoy corriendo en 5:45. No se que me ocurrió que despues de la parada a la misma sensacion avanzaba mas rápido. Pienso si frenarme un poco, pero esto no me gusta que luego me amuermo asi que decido ya continuar el resto del entrenamiento sobre ese ritmo y si acaso apretar un poco en los 2 ultimos.
Pero la verdad es que a este ritmo me encuentro bien, y las pulsaciones se mantienen todo el rato por debajo de 150, incluso tengo que frenarme porque tengo más tendencia a acercarme a 5:40 que a 5:45. Sin ir sobrado, voy a gusto a este ritmo, y el pulso cardiaco se estabiliza. ¿Quien sabe si realmente no sería este mi ritmo de maraton?
Incluso subiendo la cuesta de la salida del paseo del rio en el km 14, el ritmo no se resiente demasiado, como digo sobre 5:40 o un poco menos.
Acercandome a la Torre del Oro, km 16, decido apretar un poco, y consigo ir un poco por debajo de 5:30, pero ahora ya si que cuesta y se nota que me apuro, las pulsaciones ya se ponen en torno a 155 o algo más. En el ultimo km aprieto un poquitín más pasando un poco de 5:20, pero ya voy absolutamente a tope.

El viernes, decido adelantar el entrenamiento de 30 kms previsto para el domingo para evitar el mal dia de lluvia que se avecina. Genial entrenamiento, no tanto porque saliera bien, sino porque fue disfrutado a tope desde el inicio del dia. Con su crónica particular sólo para él, porque lo merecía, y finalizado con la moral recargada.

El sábado casi todo el dia con hielo en los rotulianos que durante el entrenamiento no se quejaron, pero al enfriarse las rodillas sí (no pasa nada, Aerolíneas se ocupará el próximo lunes), y el domingo tan sólo media hora de trote muy muy tranquilo a modo de recuperación.

Resumen:
  • Lunes: sesión de fisio
  • Martes: 40' regenerativos (6,5 kms).
  • Miércoles: 18 kms entre 6' y 5:45
  • Viernes: 30 kms (15 a 6', 5 a 5:45, 10 a 5:30)
  • Domingo: 5 kms muy suaves

Penultima semana la que entra, va a ser complicado cuadrar bien los dias de entrenamiento, mala climatología, problemas de agenda, visita de nuevo al oftalmólogo para revisar cómo evoluciona mi córnea,...
Pero hay que ir ya mentalizando, recargando pilas, animar una vez más al cuerpo y al alma. Empezar a visualizar y desear el sueño, y volver a creer en uno mismo. Porque la verdadera grandeza está en superar las propias debilidades.

Articulos relacionados por categoria