miércoles, 6 de febrero de 2013

Roto

Pues sí, amigos. Es muy muy duro decirlo, pero es lo que ha ocurrido.

El domingo después de la genial tirada larga, todo pintaba más de color de rosa que nunca. Empezaba la última semana de entrenamientos duros para el maratón. El Mister me manda los entrenamientos de esta dura semana, se me ocurrió llamarla "Semana de la Muerte". Teniendo en cuenta que el Martes tengo fisio y no iba a correr, la mejor posibilidad de poner dos dias duros seguidos era el lunes, ya que habia dia y medio de descanso desde la tirada larga mañanera y el entrenamiento del lunes por la tarde.

Así que el lunes por la tarde me enfrento a 8 series de 1000 que requerirán emplearme a fondo, a ritmo entre 4:35 y 4:40 cada una de ellas.
Durante el entrenamiento me sorprendí de mi mismo, porque el esfuerzo para completar cada una era máximo, y antes de hacer cada una de ellas pensaba que no iba a poder realizar la siguiente. Al acabar una serie, solo pensaba que tenia que hacer una más, sin pensar que me quedaban 3 o 4 más, etc.Y así fui completando todas las series, tenía un interes especial en conseguir el tiempo en todas y cada una como así lo hice, que ninguna se fuera a ritmo más lento de 4:40.
Pero a partir de la 4ª serie notaba un dolor en la parte alta del cuadriceps, se hizo cada vez un poco más, y como las series las iba finalizando, intenté aguantar el dolor y acabar el entrenamiento completo. Gran error, pero como semos muy brutos, y se resiste el dolor...
Aquí, el entrenamiento.
Al acabar y durante el enfriamiento iba prácticamente cojo, me dolia mucho. Luego estiramentos, radio salil, un par de horas despues Traumeel, e ibuprofeno.
Parece que el dolor mejoró algo, pero aun así estaba bastante preocupado. El dolor es al apretar la zona y al subir la rodilla. Afortunadamente,ayer Martes tenía
cita con +Jose Antonio Salas LLuch

Durante el martes, quizás sintiera algo menos, pero la cosa se veía mal. Me molestaba bastante al andar, y sobre todo al bajar y subir escaleras. Gran preocupación pero aún tenia esperanzas que fuese una fuerte sobrecarga y se solucionara sin mucho problema.

En la Clínica de Jose Antonio, los peores presagios se hicieron realidad. Tengo una rotura en el cuadriceps.
He pasado del todo a la nada en un día. Esto es así, esto es Maratón.

Jose Antonio me empezó a revisar la pierna de arriba a abajo. Cuando llegó a la zona de dolor, no tuvo que rebuscar mucho para encontrar la rotura. No sé exactamente el nombre del musculo afectado de los muchos que componen el grupo de los cuádriceps. Para que os hagáis una idea, la rotura está en la pierna derecha, aproximadamente donde se encuentra el bolsillo del pantalón, en el centro de la pierna. Yo mismo pude meter el dedo en la rotura, vaya momento más desagradable. Tampoco es muy grande, como 1 cm o así, como la punta del dedo.
Pero Jose Antonio es experto en arreglar este tipo de cosas. Afortunadísimamente tengo la ayuda de quien mejor me la puede dar, y además justo al día siguiente de producirse la lesión. Enseguida se puso manos a la obra. Duro masaje en todo el cuadriceps, zona afectada y el resto. Luego conocí a un amigo de Jose Antonio, que yo no tenía el placer de conocer. El llamado "nano" especie de punzón de hierro con una empuñadura de madera que sirve para hacer masaje transverso profundo, y esto lo metió directamente por toda la zona de la rotura. Increible el dolor que pasé. Luego de un nuevo duro masaje, trabajo para el láser que es el  que va a conseguir cicatrizar la rotura en un tiempo mucho menor.

Este tipo de roturas, acostumbrado a las autenticas burradas que se hacen en las piernas los toreros, para Jose Antonio son "pecata minuta".

La situación despues del gran entrenamiento del pasado domingo y a 20 dias vista de la prueba ha cambiado de forma radical. Mi mente se tiene que hacer la idea de la nueva situación, que es la que es. Y es irreversible. Yo soy yo, y mi circunstancia.
Lloriqueando no voy a arreglar nada. El pasado ya no existe. El futuro no sabemos que nos traerá. Sólo existe el presente. Hoy. Esto, aquí, y ahora.
No voy a ser ni el primero ni el último. No es la primera ni será la última vez.
La mejor noticia del día es que tengo para ayudarme al mejor profesional que se pueda encontrar.
Lo mejor de llegar a la meta es disfrutar del camino. Y yo he disfrutado mucho en él. Probablemente si no hubiera hecho ciertas cosas puede que no estuviese así (apretar los ultimos kms de la tirada larga, hacer las ultimas series del lunes a 4:35 con un cuadriceps roto...). Pero no me arrepiento y ha merecido la pena.
Ahora toca mirar hacia adelante, y por delante nos espera entrar en la meta del Maratón, porque no dudo que lo haré. No sé si pillare al tipo de la foto de 1994 (mi MMP en Maratón), pero si no lo hago al menos todo quedará en casa (es lo mejor de competir contra uno mismo, la medalla de plata siempre la tienes asegurada), y habré disfrutado de la posibilidad de conseguirlo y pelearlo.

hematoma un par de dias después
El plan a partir de ahora es el siguiente. Si esto evoluciona como debe evolucionar, puedo intentar llegar hasta el maraton manteniendo el estado de forma que tengo ahora de la mejor manera posible, sin forzar. Mientras tango, tengo ya programadas hasta el dia de la carrera 5 nuevas sesiones de fisio. Las piernas se deben ir recuperando y llegar al Maratón mejor que nunca. Llegará el 24F y mi objetivo es estar en disposición de poder darlo todo. Luchar por hacer posible un sueño personal, a pesar de las piedras del camino.

A ver si es posible que este fin de semana pueda estar haciendo trote.

Articulos relacionados por categoria