domingo, 10 de julio de 2016

Subida al Veleta (Sem. 6/10)

Entramos ya en las últimas 4 semanas de preparación para la Subida al Veleta del próximo 7 de agosto. En esta semana llegó el día tan esperado y tan temido, de hacer un entrenamiento sobre el mismo escenario de la prueba. Aunque conozco la zona bien, nunca había entrenado ni corrido por allí, y necesitaba esa toma de contacto para poder valorar de una manera más real mis posibilidades.
Dentro de hacer una distancia de alrededor de unos 20 kms, elegí no el tramo más alto, tampoco quería llegar a la cima antes de tiempo, sino los tramos intermedios que son los más duros, principalmente hasta la llegada a la Barrera de la Hoya de la Mora, unos 2550m de altitud. Que es donde se encuentra el punto de control de tiempo definitivo, antes de llegar a la cima.
Conocer de primera mano como son los kilómetros antes de llegar a este punto era lo más importante. Aún me quedarían por conocer los iniciales, pero donde se va a ver si soy capaz de completar el recorrido el próximo día 7, precisamente es en estos tramos.
Las sensaciones en general fueron buenas. Hice unos 1200m de desnivel positivo en 18 kms (luego completé hasta 22 en bajada). Las piernas no se me cargaron en exceso, teniendo en cuenta que en días anteriores había acabado fundido con desniveles positivos de casi 500m. Claro que fui mucho más tranquilo, andando mucho más, y además también pienso que al no haber bajadas las piernas también sufren menos por eso.
Lo que pude comprobar fue que las rampas no eran tan duras como las esperaba, excepto algunas puntualmente. La sensación de ir siempre cuesta arriba sin descanso era muy peculiar y diferente. Y el cansancio más que de tipo muscular, lo era de otra manera, seguramente por el efecto de la altitud. Aunque tampoco me afectó de una manera que me incapacitara. Así que contento de haber hecho el entrenamiento y, aunque sabiendo que es algo tremendamente duro y que será difícil, creo que sí que es algo que entra dentro de mis posibilidades, cosa que las semanas anteriores tampoco tenía tan claro.

Ahora quedan entrenamientos de largo kilometraje, donde habrá que meter las cuestas que se puedan, que tengo por las cercanías de casa. No se si volveré a hacer algún otro entrenamiento por Sierra Nevada, por la paliza que supone ir y volver en el mismo día.

Respecto al resto de entrenamientos de la semana, fueron carreras continuas suaves, pensando recuperar de semanas anteriores para el día del entrenamiento del Veleta. Además fueron en llano, porque estuvimos pasando unos días en Cabanas de Tavira, en Portugal.


Lunes, 4 de julio: 70' CC (11,4 kms).
Primer día de entrenamiento en Cabanas de Tavira. Muy buena temperatura y me encuentro en general todo el tiempo bastante bien. Gracias al strava heatmap, encuentro un bonito camino de tierra que conduce al pueblo de Tavira. Es un camino de tierra, especialmente para bicicletas llamado ecovia litoral, que va desde el cabo de San Vicente hasta Vila Real de S.Antonio. 214 kms en total, una pasada. Durante el recorrido cruzo un puente sobre el río Almargen, y paso por unas Salinas. luego la entrada en Tavira bastante fea y peligrosa, me acerco hasta el puente que va a la playa para hacer una foto de las vistas del pueblo. Luego camino de vuelta a un ritmito bastante bueno, que se hizo corta.


Miércoles, 6 de julio: 75' CC (12,4 kms).
Segundo día de entrenamiento desde Cabanas de Tavira. Carrera continua, aunque me encuentro algo más pesado que el dia anterior, y tambien hace más calor. Primero recorrido por el pueblo de Cabanas, luego intento coger un camino por la orilla del Rio, pero no encuentro salida. Luego vuelvo a tomar la Ecovía Litoral, en direccion a Cacela Velha. Camino muy bonito, con bastante arboleda a ratos. De haber salido por aqui directo quizás podría haber llegado y vuelto a Cacela, pero se me hace un poco tarde y al llegar a un imponente campo de golf, Quinta Baixo decido dar media vuelta.


Sábado, 9 de julio: 22 kms caco Sierra Nevada.
Llegó el día más temido para mi de las últimas semanas. Me iba a enfrentar cara a cara con el recorrido de la Subida al Veleta, con las cuestas continuas, con la altura, con el viento, con la temperatura, con todo lo que da miedo de una carrera tan dura como esta. Sabía que sería la prueba definitiva de si estoy en disposición de optar a poder finalizar la prueba o no. Casi que los entrenamientos de semanas anteriores han ido más dirigidos a este día que a la propia prueba.
En primer lugar, muchas gracias a Segundo, a Antonio y a Jose, por animarse a acompañarme en el viaje. Así todo fue muy fácil y ameno, y la excursión mereció mucho la pena.
Salimos un poco después de las 7 de El Manchon. Todo el camino de charloteo, chistes, cotilleos y vivencias varias. Paramos a desayunar en Riofrío, y sobre las 11 llegamos al lugar elegido por mi para empezar la ascensión. Hotel el Guerra. Aproximadamente km23 el día de la prueba. Casi 1600m de altura. Y en un punto donde el terreno es más suave, para empezar la ascensión con confianza.
El resto de compañeros se van con el coche hacia Hoya de la Mora. Segundo bajará en contra mano a buscarme, y el resto se quedarán dando paseos por la zona pues están convalecientes de diversos problemas.
El comienzo hasta el Centro de El Dornajo se hace prometedor, algunas bajadas, y las subidas corribles, aunque hago caco para no forzar lo más mínimo. Lo contrario que en los entrenos de otros días.
Algunos grupos de bicis que suben muy lento y que les llevaré echando el ojo en varias zonas del camino.
Llego al centro de visitantes y comienzo el tramo de carretera antigua. El tramo 4 de carrera, el más temible de todos exceptuando al último. Por este tramo aún hay arboleda, Ya estoy sobre los 1700m de altura. La cuestión es que el tramo me parece menos duro de lo que tenía en la cabeza. Las varias revueltas que tiene sí que hay rampas importantes, pero en las rectas se puede trotar. Intento continuar con la regla de hacer 1' trote y 1' andar, o bien 30" y 30". Me sorprende que las piernas no se cargan tanto. Claro que troto lo imprescindible. El ritmo medio que sale es en torno a 9' que no es malo. Tampoco me corto en parar a veces y hacer algunas fotos.
Continúo avanzando y ya pasado el km 8 tengo la primera visión del Veleta. Ya emociona, por lo que el día de la carrera tiene que ser un subidón importante. Aunque queda desde aquí muchísimo para llegar. Poco antes de llegar al cruce y acabar el tramo diviso a Segundo.
Al empezar el tramo 5 paro a sacar una piedra del zapato. Segundo avanza a un ritmo muy alto andando y yo compagino un poco de trote, pero poco a poco se me va alejando por delante. En este tramo, empiezo a sentir el cansancio, pero de una forma extraña y muy diferente. En vez de estar centrado en las piernas, es más en la respiración. Aunque las pulsaciones están sobre 155, quizás deberían estar mas bajo. Sin duda es el efecto de la altura. Aunque no me fue a más. Una pequeña limitación que no me permitía trotar demasiado.
Pasado el ultimo repecho fuerte, ya paso de los 2500m y llego a la Hoya de la Mora. Aquí saludo a Antonio y José, Segundo se reincorpora. Les digo que voy a intentar tirar 4 kms más hacia arriba. Segundo se anima a hacer otros 2 kms conmigo.
La primera sorpresa agradable es que en la barrera, la carretera está asfaltada recientemente y se encuentra en muy muy buen estado, esto puede facilitar las cosas.
En toda esta zona, muchísimos coches, mucha gente de excursión disfrutando de la montaña de todo tipo, y muchos ciclistas.
Intento seguir hacia arriba con la misma táctica, pero ya sólo troto cuando puedo y dejo de fijarme en el tiempo por el reloj para trotar o dejar de hacerlo. El ritmo ya queda más cercano a los 12' que a otra cosa. Pero aún así está bien para este tramo. Las pulsaciones no se resienten, siguen igual. Aunque sí es verdad que por momentos me encuentro que siento algún pequeño mareo, y en las piernas también siento ya cansancio. Muchas revueltas y de vez en cuando algún tramo duro. El Veleta desaparece un poco de la vista al pasar por algunos grupos de rocas. Y ahora da la impresión de que está más lejos, después de verlo desde lugares despejados aunque más lejanos. Llego a los 4 kms y decido continuar un poco hasta la altura de 2800m.
A partir de ahí vuelta de nuevo por la carretera, y salvo 2 o 3 pequeños descansos lo hago entero trotando. Al llegar, las piernas se nota que no están para nada igual.
Aún así la sensación que me llevo es muy buena. Pensaba que me iba a resultar y hacerse más duro. Creo que aunque será muy difícil y no las voy a tener todas al 100% conmigo, entra dentro de lo posible de conseguir, y voy a intentarlo con todas mis fuerzas.
El sol estuvo todo el tiempo presente, aunque a esas altura no se notó calor. El viento estuvo muy tranquilo. Suave brisa muy agradable. Lo único fue que acabamos todos un poco quemados por los rayos solares.
Luego nos buscamos un lugar a la sombra para dar cuenta de la bebida y de unas tortillas. Una del Viar y otra de San Bernardo. Las dos deliciosas.
Luego Antonio se ofreció para conducir de camino a casa y que yo pudiese descansar. Y durante la vuelta,, de nuevo mucha charla y cachondeo.
Estupendo día pasado en buena compañía, con gente que comparte tus propias locuras y las disfrutan. En definitiva con muy buena gente.

Pregúntate si lo que estás haciendo hoy te acerca al lugar en el que quieres estar mañana.


Articulos relacionados por categoria