lunes, 16 de mayo de 2016

Intento de comienzo

Desde el 29 de abril sin correr nada de nada, ya iba para dos semanas. El pasado dia 9 de mayo estuve en la consulta de Jose Antonio Salas Lluch. Vuelve a decirme lo mismo, el abdominal oblicuo sigue dañado. Que lo más normal es que con molestias me pueda llevar 2 meses o mas.
Como es algo muy interior no se puede llegar alli con masajes, y muy complicado con ultrasonidos, solo queda esperar. Me estuvo haciendo descarga de piernas completas, que me dolió una barbaridad. Y me dio via libre a probar a trotar un poco y ver cómo me voy sintiendo, si voy a peor, si mantengo con un dolor de intensidad tolerable, o si mejoro algo.

Como hasta mitad de semana estuvo lloviendo una barbaridad, no hice el intento de correr. El miércoles estuve haciendo media hora de elíptica. No fue mal, pero el jueves me dolía de nuevo bastante. Siempre después de acostarme amanezco bastante peor. Total el jueves bastante desmoralizado porque me sentía peor.

El viernes ya llegó el momento en que quería empezar a trotar. Justo dos semanas después de la ultima vez. El entrenamiento no fue mal 30' de trote con unos minutos andando al inicio. Al empezar algo de dolor, que poco a poco se fue diluyendo. En casa me noté alguna pequeña molestia, pero al dia siguiente lo mismo, me sentía peor y bastante decepcionado y preocupado. Ya veía que el próximo reto que se me pasa por la cabeza para el verano iba a ser casi imposible de afrontar.
Sólo al acercarse la noche noté una ligera mejoría.
En teoría la idea era volver a salir el domingo. Después de las molestias del sábado, no creo que mucha gente hubiese considerado ni siquiera esa posibilidad. Pero yo ya sé que las cosas a veces insistiendo,...
Total que el domingo me obligué a salir de nuevo, con poca convicción, pero necesitaba ver de verdad si definitivamente iba a peor o si el cuerpo reaccionaba. De inicio, al empezar a correr molestias algo mayores que el dia anterior. Incluso me sentia alguna dificultad al respirar. Pero como los otros días, rápidamente se va diluyendo el dolor, casi que desaparece. Lo peor del entrenamiento fue la pérdida de forma. Finalmente 10' andando y 40' de trote, pero muy cansado y con las pulsaciones por las nubes para ir a un ritmo de trote suave.

Mi mayor sorpresa fue comprobar que conforme avanzaba la tarde no aumentaron mis molestias, y la sensación en el abdominal y también en la espalda era de alguna mejoría. Sin desaparecer las molestias pero sí mejoría.

Así que durante esta semana seguiré con el trote suave a ver qué ocurre. Si las molestias se mantuvieran a raya y me permitieran hacer un entrenamiento que no es necesario que sea a ritmos fuertes, quién sabe a dónde podría llegar.

A ver al final de la semana actual qué conclusiones saco. Ojalá no vaya a peor, porque tengo muchas ganas de hacer este año lo que se me metió en mente.


Por otro lado, el jueves estuve en la presentacion del estupendo libro del amigo Havie Rosales, El gel del Kilómetro 7. Llevo leídos ya 20 capítulos y partido de la risa, totalmente recomendable. Si alguien se anima a pedirlo se puede hacer en el correo electrónico elgeldelkm7@gmail.com


Articulos relacionados por categoria