miércoles, 20 de enero de 2016

5ª Media Maratón Cross de La Puebla del Río

Participo por tercera vez en esta estupenda carrera. Como siempre, la organización en un nivel de excelencia. De las carreras mejor organizadas de la provincia, y con mejor trato al corredor. Ni un pero, y con toda la amistad y simpatía de los componentes del Club Atletismo Puebla y todos sus voluntarios. Organización que está a la altura del espectacular paraje natural que forman los Pinares de Puebla y Monte Gurugú.

Las dos ediciones anteriores las recuerdo con gran cariño. En el año 2013, por la espectacular carrera que me salió y por cómo quedé impactado por la prueba en la primera vez que participaba. El año pasado, por la vivencia que fue llegar a disfrutar de este paraje en unas condiciones meteorológicas espantosas, gracias a la superación de todos los componentes del CA Puebla, y también a la compañía del amigo Hugo.

Los prolegómenos de esta edición barruntaban lo mejor. En primer lugar, convencí a Merche para que se atreviera a participar y conocer esta estupenda carrera. Luego, cuando estuve viendo el reglamento que se permitían corredores de categoría juvenil y junior; y como nuestro hijo Javi tenía muchas ganas de participar en una carrera de más kilometraje del que hace habitualmente, y también que fuese por la naturaleza, pues tampoco me costó convencerle para que se apuntase.
Cuando se abrieron las inscripciones, que sólo duraron una hora y media, conseguí dorsal para los tres. Pero Merche, luego no se encontraba muy convencida de participar. Muy hasta el final no estuvo del todo decidida a participar y no renunciar al dorsal.
Por el lado de Javi, todo iba perfectamente, hasta hicimos un entrenamiento juntos para conocer el recorrido. Pero el fin de semana antes, en el Campeonato de Andalucía de Clubs, haciendo Salto de Longitud, se lastimó un tobillo. Parecía un pequeño esguince que le tuvo algo dolorido durante la semana. Casi estaba convencido ya de no participar porque se notaba dolor. Pero el mismo sábado por la tarde me hizo caso a salir a trotar 15 o 20 minutos para probar. Yo estaba convencido de que no le iba a doler, y así fue. Por lo que bien equipado con una tobillera, la pomada en la riñonera y bien precavido en las pisadas y en lo que pudiera suceder, también acabó por decidirse a participar.
Yo, por mi parte tambien tuve un susto. Un traspiés bajando la escalera del metro el mismo viernes, me hizo tener el tobillo muy muy dolorido el viernes a la hora de comer. Justo el tiempo hasta que empecé un duro entreno de 1h15 a ritmo de maratón, donde todo se colocó en su sitio y desapareció totalmente el dolor, como no podía ser de otra manera.

Así, las intenciones de cada uno el domingo a primera hora de la mañana eran: para Merche disfrutar y acabar la prueba. Para Javi, ya que iba a ser su primera Media Maratón, y por la dureza del recorrido y no estar el tobillo al 100%; iba a salir acompañandome a mi. Para así hacer que regulara bien a un ritmo cómodo para él por la poca práctica con la distancia. Y para mi, salir rapidito, pero no al 100%, ya que en caso de tener que ayudar a Javi, necesitaba tener siempre fuerzas en la recámara. No vaciarme al 100%. En definitiva, un par de marchas menos del tope para mí; 5 o 6 marchas menos para Javi, por su nivel; y para Merche trotar y disfrutar para completar la prueba en el tiempo establecido. Lo suficiente para hacer del día algo inolvidable.
Una pena que no ir los tres juntos, pero ya habrá tiempo de hacer algo así.

Cogiendo fuerzas antes de la carrera en el Bar Estación
Llegamos pronto a Puebla, aunque ya había dificultades para dejar el coche en la explanada delante de "Las Melonas". Mañana muy muy fría, con algo de viento, lo cual hacía el frío más desagradable aún. Poco sol, cubierto por nubes que no amenazaban lluvia.
Estuvimos recogiendo los dorsales y el chip. Todo muy bien organizado, con muchas mesas y atendiendo a los corredores de forma muy diligente los voluntarios. Saludos a muchísimos amigos y conocidos. Imposibles de enumerar. En esta carrera es una donde se encuentra a más cantidad de gente conocida.

Luegos nos metimos en el Bar Estación ya que Javi necesitaba tomarse una tostada, y aprovechar para ir al cuarto de baño. De nuevo montones de gente conocida en el bar. Principalmente Pretorianos de Tomares. Y ya sin mas dilacion, a pasar frio y a prepararnos para comenzar la carrera. No me eché encima demasiado abrigo pues al final siempre sobra. Camiseta de manga corta con los manguitos de la Pretoriana, Buff para el cuello al principio; y la cámara de video a la riñonera, para intentar recoger algunas bonitas imágenes de la prueba.
Nada mas empezar a andar hacia la salida nos encontramos con Pepe Sosa, y nos dice donde se encuentra Segundo, que finalmente ha llegado desde su casa hasta La Puebla, unos 40 kms, pero que ha decidido no acompañarnos en la carrera porque acabó pronto y se encuentra muy frio de tanto tiempo parado. Nos vamos todos hacia la salida, donde esperamos el pistoletazo de charla, también con Hugo Santander y Antonio Acebal.

Preparados para la salida
Luego de unos instantes de charla, por fin se da la salida. Salimos desde muy atras, al ritmo que se podía entre la masa de corredores. Grabo un poco con la cámara de los primeros instantes de la prueba y luego ya nos despedimos de Merche y empezamos a avanzar algo más rápido. Adelantamos algunos grupitos y saludamos a algunos amigos, el grupo de Javier Rosales y Angelito, Pacokrack, Chari Casín,... Atravesamos todo el pueblo, el paso elevado sobre la carretera, mucha gente animando por todas partes a esta hora de la mañana. Pasamos las bajadas antes de enfilar la recta que sale definitivamente del pueblo y así terminamos de revisar todo el camino que habrá que repetir de vuelta, que le faltó conocer a Javi del entrenamiento que hicimos hace algunas semanas.
Saludo a Javier Mena, que de voluntario justo en la salida del pueblo, y sin más enfilamos el camino de ida hacia la primera subida del Gurugú.



Esta carrera se puede dividir en tres partes muy bien diferenciadas. El camino desde la salida hasta el inicio de la subida al Gurugú. El circuito por los pinares de Puebla en el entorno del Gurugú. Y por último el camino de vuelta luego de volver a pasar el Gurugú, que se corresponde con el de ida pero en sentido contrario. Unos 7 kms aproximadamente para cada parte.

Salida de la carrera. Foto: Antonio Montilla
En esta primera parte, la estrategia era llevar un buen ritmito, pero que no se nos hiciera muy duro, que pudieramos mantener charla sin demasiado problema. Y eso es lo que hacemos, aguantando todo el rato un ritmo constante en torno a 5:30-5:40 en el que íbamos bastante cómodos.
El caso es que como salimos tan atrás, casi todo el rato íbamos adelantando de manera controlada grupitos de gente, cosa que nos daba más moral. Desde la salida del pueblo, recuerdo que pasamos y hablamos un ratito con Hugo, Rafael Panduro, Jose Luis Martin, Pepe Roldán, Manolo Pérez, y ya cerca del Gurugú Carmen, Antonio Pablo, Virginia,...
Este primer tercio del recorrido se pasó rápido, y como digo íbamos cómodos. Javi no tenía problemas con su tobillo. Este fue el rato que grabé más con la cámara, aunque tampoco lo hice mucho. La verdad que para estar mas pendiente de la cámara hay que ir más sobradillo de lo que yo iba.

Cuando empezamos la subida del Gurugú, ya en el km 7, la cosa se puso más complicada. Las dos subidas que hay en el recorrido al Gurugú no son las cuestas más pronunciadas de la carrera, pero sí las más extensas. Se complican además por los socavones que con el paso del tiempo han formado en la pista las escorrentías del agua de lluvia. Hay que ir saltando de un lugar a otro y eso te hace complicado mantener el ritmo. Javi subió perfectamente bien. Yo aguanté como pude, menos mal que durante el kilómetro de subida hay un par de pequeños descansos para recuperar.
Y sin pararnos a andar en ningún momento llegamos por fin al segundo avituallamiento de la carrera (el primero habia sido en el km 4). Todos los avituallamientos estaban de 10. Botellas de agua (quizas un poco grandes, con botellas de 33 cl hubiese sido suficiente) en todos los avituallamientos, naranjas, bebida isotonica en vaso. Estupendamente atendido por muchos voluntarios, que animaban a rabiar. Y además sin problemas de quedarse sin agua. Creo que ningún corredor se quedó sin ella.

Una vez pasado el avituallamiento, empiezan a adelantarnos algunos corredores, como Angelito que nos pasa a buen ritmo luego de darnos ánimos.

Realizado primer paso por el Gurugú
Nos adentramos en todo el recorrido cercano al Gurugú, como a mí me gusta llamarlo: la "zona cero". El paisaje es muy peculiar e impresionante. Terreno arenoso pero duro y compacto, con constantes sube y baja, a partir de ahora en los próximos 7 kms casi no habrá nada de terreno llano. Es como si estuvieras corriendo por el fondo del mar, con ese tipo de ondulaciones. Terreno divertido, donde las subidas son cortas y no tan empinadas como para hacer que te eches a andar. Enseguida viene una oportunidad para deslizarte y lanzarte a toda velocidad cuesta abajo. Siempre con la precaución de no tropezar, resbalar ni doblarte un tobillo.
Javi tiene ganas de parar a orinar, yo tambien, pero le digo que esperemos un poco un par de kms más adelante justo antes de la entrada al bosque, para que nos sirva tambien como descanso de pasar todo este terreno complicado. Voluntarios por el recorrido animando e indicando los lugares más complicados, pero siempre las balizas están perfectamente puestas, y siempre más de la cuenta, no las necesarias, sino algunas más. Imposible perderse. La organización también en eso es excelente.

Empezamos a preguntarnos si Merche ya habrá hecho la subida al Gurugú, y que estará pensando, si se habrá arrepentido de venir... Justo antes de la ultima subida, en la entrada del bosque de pinos y parte más alta del Monte Martel, paramos a orinar.

Mientras orinamos, Merche, sin despeinarse aún; ya ha pasado la primera subida al Gurugú
La parada nos lleva algo más de un minuto, y mucha de la gente que habíamos pasado nos adelantan de nuevo. Ya no estaremos tan frescos para volverlos a pillar, pero lo más importante es disfrutar bien del camino. Antes de la entrada al bosque, andamos un poco en la subida, y ya estamos dentro de él. La bajada por un sendero estrecho, serpenteante y muy rápido es espectacular. No hay cabida para el sol en este sitio, un bosque espesísimo de pinos. Salimos durante unos instantes por un sendero en el que se llanea en fila de a uno, y llegamos al km 10, donde hay de nuevo otro puesto de avituallamiento. Quizás demasiado cerca del otro, y se pasa incluso una alfombrilla de control de tiempo intermedio de paso con el chip. Por aqui me paro otro instante para beber la botella y tomarme unos masticables de isostar, y tirarla en la zona habilitada para ello, para no tener que llevarla encima hasta el siguiente punto. Tambien perdemos por tanto un tiempecito curioso.

Nos volvemos a internar en el bosque de pinos de nuevo y esta vez vuelven los subes y bajas, con firme bastante bueno, sólo que en esta ocasion con lo que hay que tener más cuidado de no tropezar con las raices. A Javi por ahora le va muy bien, no se encuentra muy cansado y el tobillo afortunadamente sigue sin darle problemas, pero no hay que confiarse. En alguna de las subidas más duras, ya nos ponemos a andar, como hace la mayoria de la gente, ya que se nota el cansancio acumulado y todavía queda terreno duro para disfrutar. Cada vez que se llega a la parte más alta de una colina, las vistas de la gente corriendo a lo lejos por otros caminos es espectacular.
En este tramo, aparte de las raices, de repente en una rápida bajada me di cuenta que casi piso a un perro, y es que nos adelantó un corredor que llevaba uno. Era muy gracioso, el perro iba delante, corria unos metros fuerte, se paraba y miraba a ver si venia el dueño. Luego de nuevo a correr fuerte y así una y otra vez. unos instantes después nos adelantó Javier Rosales, que se fue como una centella hacia la meta. Ya no lo volvimos a ver más.

Poco antes de comenzar la ultima subida al Gurugú
Ya cerca del kilómetro 12 salimos definitivamente del bosque, y nos adentramos en terreno más parecido al de la entrada en la "zona cero". Terreno arenoso compacto y con socavones, fuertes subidas y bajadas. Poco a poco nos acercamos a la ultima subida del Gurugú, y las piernas se empiezan a notar cansadas. Javi se encuentra muy bien, y estamos disfrutando un monton. Después de haber pasado el km 13 y cruzar un arroyo seco donde se encuentra otro fotógrafo, llegamos a la subida más larga y final de la carrera. Luego de ella nos queda cuesta abajo y algun repecho al final. Así que ahora intentamos mantener el esfuerzo, ya habrá ocasión de recuperar en el camino de bajada.
Empezando la cuesta voy a coger de nuevo la cámara para grabar, y me doy cuenta que desde que paramos a orinar, no acerté a parar la grabacion y se ha llevado grabando en negro todo este rato. Ya le queda poquísima batería.

Mucha gente anda en este tramo, nosotros nos mantenemos trotando todo el rato y volvemos a adelantar a algunos. Entre ellos a Fabiola y a Carlos Boza. A Carlos lo reconocí y saludé, pero Fabiola sólo me di cuenta que era ella un rato después. Es seguro que está saliendo de alguna lesión, porque es una crack que siempre está mucho más adelante. Muchos ánimos. También adelantamos a Alonso Escalante, con su mochila seguramente entrenando para Bandoleros.

A la llegada arriba, ya estabamos bastante quemados, pero aguantamos trotando durante toda la subida. Desde lo alto, se miraba hacia Sevilla, y se podía ver el puente del Centenario, la torre Pelli,... Impresionante. Luego una paradita corta para beber en el puesto de avituallamiento, el penultimo, y nos lanzamos cuesta abajo por lo que fue la primera subida al Gurugú. Ya para comenzar la tercera parte de esta carrera.

7 ultimos kilómetros de la carrera que si te encuentras bien son para darlo todo hasta la entrada en el pueblo. Le damos gas en la bajada y nos despegamos de nuestros perseguidores, excepto de Alonso que baja "a saco" y nos sobrepasa. A partir del km 16 cuando empieza a llanear e incluso hay algun pequeño repecho, ya nos damos cuenta que la cosa no está para florituras y nos conformamos con mantener un ritmo sobre los 6' el km. Las piernas ya se encuentran muy pesadas y Javi empieza a notarlas así también. Volvemos a pensar dónde estará Merche, si estará muy desesperada con las cuestas, si lo estará pasando mal...

Mientras pensabamos más de la cuenta, Merche disfrutaba a su modo del recorrido
Cerca del km 18 llegamos al ultimo avituallamiento. Andamos para beber bien y descansar un poco las piernas, será el único momento de relax que nos quede, puesto que apretamos los dientes e intentamos mantener un ritmo que nos pueda hacer terminar en menos de 2h15 que no es mala cifra. Empezamos a contar en voz alta lo que nos queda para llegar al pueblo, para acabar...
Al km 19, que es donde empieza el asfalto, llegamos con un minuto menos de dos horas, por lo que las cuentas para acabar en menos de 2h15 salen de sobra.
Entramos en el pueblo, queda sólo un poco más de sufrimiento... Hay mucha menos gente en las calles, pero la que hay, anima. Llegamos a uno de los repechos que hay por las calles del pueblo y se hace duro, duro, duro. Javi se destaca un poco y yo procuro no andar, lo consigo y arriba Javi me está esperando. Apretamos otro poquitin de nuevo en la bajada que nos lleva al paso elevado sobre la carretera, y mirando el bonito paisaje hacia la zona del Gurugú le digo si es capaz de volver. Me dice que hoy no, pero que el año que viene seguro.

Muy cerca de la meta. Foto: Antonio Montilla
Pasamos el elevado y ya solo queda el repechito que pasa por delante del Ayuntamiento, 500m para la meta. Enseguida entramos en la calle larga. Se hace dura porque pica algo hacia arriba, pero las sensaciones son impresionantes. Por primera vez completamos Javi y yo una Media Maratón juntos, y para Javi es la vez que más kilometraje ha hecho en su vida. Nos damos la mano antes de entrar, alzamos los brazos y al llegar un fuerte abrazo juntos. Un momento inolvidable, otro más que añadir a una gran lista, esperemos que queden muchos más. 2h12m de tiempo final, que no está mal.



En la plaza, una larga fila de carpas dispuestas para beber, tomar naranjas, luego dejar los chips y recoger la bolsa con una buena camiseta de manga larga. Con la talla justa la que se había pedido en la inscripción; y para finalizar la deseada cuña de chocolate. A mi no me gusta el chocolate, pero cayó todo lo demás y estaba deliciosa.

Quedaba esperar a Merche, pero estaban dando masajes alli, y como Javi decia que tenia alguna molestia en los isquios, aparte del tobillo un poco dolorido por la torcedura, nos pusimos a esperar para recibir un masaje. Ya que estaba alli tambien esperé yo a recibir el mio. Mientras esperabamos y, aparte de saludar al amigo Luisma, gracias al Endomondo vimos que Merche estaba muy cerca ya, casi entrando al pueblo.
Cuando Javi acabó su masaje y por si acaso no me daba tiempo a acabar el mio, le di el movil para que se fuera a grabar su llegada. Y resultó que mientras estaba en la camilla el speaker empezó a gritar: "Llega la mujer de Javier Balbuenaaaaa!!". No pude verlo. Luego resultó que Javi tampoco habia podido ver nada y se quedó la llegada sin grabar. Hizo una carrera estupenda, y acabó muy contenta, con un tiempo mucho menor del esperado, 2h36m.

La familia al completo muy contenta de haber disfrutado la carrera
Al cabo de un ratillo llegó Pepe Sosa, sobrandole 6 minutos del tiempo límite. Increible su fuerza de voluntad, nadie dudaba de que iba a acabar la carrera luego de estar convaleciente y no entrenar nada. Tu si que tienes pundonnó, eres un ejemplo vivo de pundonnó, un maestro del pundonnó.

Lo último que quedaba por ocurrir era que Javi se llevó el premio de primer clasificado. Podria haberse llevado el segundo y tercer premio también, estaba él solo en su categoría. Queda como un bonito recuerdo para su primera Media Maratón, algo para guardar y no olvidar.
Luego de una extensisima ceremonia de entrega de premios, compramos una rueda de cuñas en Las Melonas, y nos fuimos a comer al Bar Estación.


Estupenda como siempre, e imprescindible Media Maratón Cross de La Puebla. Muchisimas gracias a los organizadores y voluntarios.
La conclusion mejor de un día disfrutado a tope es que tanto Javi, como Merche como yo lo pasamos tan bien que el año que viene queremos repetir. A ver si cuando se hagan mayores los dos pequeños, algun día somos capaces de finalizar los 5 juntos esta carrera.

Articulos relacionados por categoria