sábado, 2 de enero de 2016

20ª San Silvestre Sevillana

Finalizar el año corriendo una carrera es algo que me gusta mucho. Normalmente lo he podido compaginar con las celebraciones de la noche, y ya son muchos años participando en esta prueba. El año pasado no pudo ser, pero en años anteriores lo he hecho de modos diferentes: como parte de una tirada larga de 30 kms, como un entrenamiento a ritmo ligero llegando al inicio de la prueba directamente corriendo desde mi casa en Tomares; o como algo mucho más simple que es corriendo todo lo rápido que pueda.
Otros años he participado junto con mi mujer, otros con mi mujer y mi hijo, en esta ocasión íbamos a participar sólo Javi y yo. Y el modo elegido de participación, el más simple de todos. Hacer la prueba lo más rápido que se pudiera.

En Sevilla y alrededores hay otras carreras de San Silvestre, pero en la tarde del último día del año, sólo la que organiza el ADS y que este año cumplía su 20ª edición. No es la más barata. Posiblemente la mas cara. Ni la mejor organizada, aunque este año han dejado de cometer algunos de los flagrantes errores de otros años. Buena camiseta, aunque el resto de la bolsa del corredor inútil. Recogida del chip obligada antes de la carrera, aunque en esta ocasión creo que sí que dió tiempo a todos a recogerlo, no como otros años. Guardarropa creo que no había. Y lo peor de todo, anunciar una carrera de 5 kms y que sea sólo un poco más de 4. Lo peor, junto al precio de 10€, o de 15€ al que cometió la locura de apuntarse en los últimos días. Indudablemente, una de las peores carreras en cuanto a relación precio/calidad.
Se aprovechan del hecho de correr por un lugar estupendo y organizar la carrera en el momento que se organiza. Cosas que no dependen de la organización y es lo que le da valor a la carrera. El valor añadido por la organización e casi inexistente, salvo la recaudación.
Como no me gusta participar sin dorsal y como digo me gusta correr en este día, lo pago. Pero no estaría nada mal que ajustaran precios a lo que realmente da la organización. Mucha más gente se sacaría el dorsal, Y digo esto porque el número de gente que participa sin pagar es elevadísimo. Yo creo que a ojo, la mitad de los corredores más o menos va sin dorsal.

Hablando ya de la carrera, Merche se vino al Parque de Maria Luisa, con Javi y conmigo para ver la carrera. El dia estaba un poco lluvioso, pero la temperatura muy buena, 17º. Con la humedad que había, casi que se notaba calor. Afortunadamente, durante la carrera no llovió. Aunque unos minutos antes cayeron unas gotillas.

Mucha gente con la camiseta de la prueba, como Javi y yo, y mucha gente disfrazada. Luego de recoger el chip y hacer un poco de calentamiento, nos colocamos en la zona de salida, lo más delante que pudimos. Me llevé una grata sorpresa al encontrarme allí al lado al amigo Leandro, que también estaba junto a su hijo. Igual que nosotros, tienen la costumbre de participar siempre que pueden en esta carrera.
Justo a la hora en punto se da la salida. Javi y yo salimos lo rapido que podemos. Pero al principio hay mucha gente y se avanza muy poco. Intento seguir a Javi pero los cruces de mucha gente son complicados. Saliendo de la plaza de España, saludo a Merche, que está grabando vídeo, y giramos para dirigirnos hacia la torre sur de la plaza. Este camino sigue siendo complicado para avanzar, subo y bajo de la acera varias veces. Y la salida del parque va a ser con embotellamiento, porque las puertas de la Torre Sur son estrechas. Al pasar por ellas, Javi se queda un poco cortado y yo aprovecho para pasar por la puerta de la izquierda que tiene poca gente. Por ello le adelanto y cuando ya estamos en el asfalto bordeando por el exterior la plaza de España, y cogemos velocidad rápida estoy por delante, pero en pocos segundos me atrapa, me da una colleja y avanza por delante mia como un rayo.
No puedo igualar su velocidad, pero intento mantener la mía todo lo que puedo. Por la avenida de la Borbolla se cumple el primer kilómetro y veo el 4 treintaitantos en mi reloj (4:34), cosa que me sorprendió. Por la avenida, al principio iba adelantando a gente, al final de ella Javi ya se había apartado de la vista, y alguna gente empezó a adelantarme. Al pasar por el pabellón de México me adelanta una pareja que iba disfrazada. Ella como con un traje de chaqueta, como de mago, y él como algún personaje de ficción con un águila en la cabeza. En la plaza de America, se cumple el 2º kilómetro en 4:38. Mas o menos mantengo el ritmo, pero ya me voy cansando y los cuádriceps empiezan a doler un poco. Entrando en la Avenida de Maria Luisa noto que el ritmo lo he aminorado un poco, intento recuperarme porque no doy más de sí. Intentando no perder mucho. Ya llegando al caballo, casi sin darme cuenta voy corriendo algo más rápido y de nuevo vuelvo a adelantar a algunos corredores. Entre ellos de nuevo a los disfrazados que me adelantaron anteriormente. Km 3 lo paso en 4:42, pero estaba recuperando velocidad. Sabiendo que quedaba menos de un kilometro era más fácil.
Llegando a la entrada del Parque, luego de bordear de nuevo el exterior de la plaza, como ya quedaba muy poco volvía a apretar, ya iba al máximo de mis posibilidades, sin forma de ir más rápido, con los característicos bufidos de notar la falta de aire por el esfuerzo. Busqué a Merche en la entrada de la Plaza de España, pero no la encontré. El semicirculo de la plaza era de "recta" de meta. Iba al máximo y no podia ni siquiera esprntar. Ví a Merche un poco antes de la llegada y ya entré en meta. Miro el reloj y veo un tiempo estupendo de 19:08 para 4,15 kms. Una media de 4:36. El kilometro 4 lo hice en 4;35, y los últimos metros a 4 pelados.
Al ver en endomondo los datos, salen los últimos instantes de carrera como los más rápidos con un test de Cooper de 2,61 kms (creo que el 2º más bueno desde 2010), Un kilómetro en 4'30, y 3 kms en 13'48.

Me costó bastante recuperar a la llegada, estaba extenuado. Dejé el chip y tomé la botella de agua y a la salida me reencontré con Merche y Javi, que había hecho un estupendo tiempo de 17'10, corriendo de menos a más toda la carrera.

En la clasificación, un puesto que hacía muchísimo que no conseguía: 238 de 1047 que llegaron a meta con chip. Muchos más iban sin chip o sin dorsal, seguro.

Feliz año 2016 para todos los que leáis esto. Espero que el nuevo año nos traiga a todos nuevas ilusiones y poder tener nuevos retos por los que luchar y conseguir.
Y el año que viene, si puede ser, nos veremos de nuevo en la San Silvestre.

Articulos relacionados por categoria