domingo, 15 de noviembre de 2015

Entrenamiento para UTSN en Finca el Berrocal

A pesar de que el domingo había previsto un entrenamiento dirigido por la zona, no nos venía muy bien hacerlo ese día, y decidimos quedar Leandro, Segundo y yo, hoy sábado para hacer un entrenamiento por el recorrido del UTSN, unos 25 kms desde Almadén hasta la cancela de salida de la Finca el Berrocal. Es decir entre los puntos de Avituallamiento 6 (km 63) hasta el Avituallamiento 8  (km 88). A partir del track de la organización, pinté el recorrido que queríamos hacer en wikiloc, y de ahí lo trasladé como muchas otras veces al Garmin. De esta forma, mientras el reloj esté funcionando no hay modo alguno de perderse.


Quedamos a la entrada de Castilblanco y desde ahí nos dirigimos a la cancela de salida de El Berrocal, a mitad de camino, en la carretera hacia Almadén. Aquí dejamos aparcado mi coche, y con el otro, nos dirigimos al punto de salida en Almadén, el inicio del sendero al Cerro del Calvario. Nos preparamos y sin demorarnos mucho más, empezamos de inicio y sopetón una fuerte subida. Llegamos primero a las cruces, y luego al mirador desde los que hay unas estupendas vista. Desde el primero del pueblo y desde el segundo, de toda la Finca de El Berrocal.


En vez de seguir bajando por un cortafuegos hacia la Finca, en lo que será la llegada a Almadén de la UTSN, giramos a la derecha por un cortafuegos, duro, pero tampoco en exceso respecto a lo que vendrá después. Pero el caso es que seguimos subiendo, hasta que llegamos al vértice geodésico del cerro del Calvario. Punto más alto del UTSN. Luego seguimos bajando por los cortafuegos, pero enseguida tomamos un sendero casi imperceptible que tiene una bajada brutal, casi en picado. Ya desde este instante veo que lo más complicado de este recorrido van a ser precisamente las bajadas. Después de un buen rato de hacer equilibrio para no caer y hacer mucha fuerza de fricción con los pies, llegamos a otro camino donde, en sentido contrario, aparecemos en el camino de subida al Calvario hacia Almadén.



Ya el paisaje cambia mucho, y el entorno del cortafuegos se torna un lugar espectacular, muy verde, con un arroyo al lado del camino y un grupo de unos 6 u 8 caballos salvajes correteando por la zona. Además con las luces de la mañana se le da un tono bucólico absolutamente maravilloso. Esta parte es fácil y prácticamente llana, pero aún así, vamos andando y bastoneando, porque es principalmente lo que queremos entrenar. Llegamos a una cancela que afortunadamente podemos abrir, y a la derecha de ven unos cortafuegos imponentes. Confirmamos con la ruta del reloj, y lo que nos temíamos. Sí que hay que subir por ellos. Se trata de un cortafuegos muy largo, pero que tiene varias subidas y bajadas. Algunas de ellas, tanto subidas como bajadas, de un desnivel bestial. Seguramente estos tramos de subida puede que sean los mas duros de todo el entrenamiento. Las bajadas se hacen menos duras, que la anterior del Cerro del Calvario.




Después de un buen rato por estos cortafuegos, casi 3 kms y con vistas maravillosas de un lago debajo de él, el reloj nos avisa de que hay que girar a la izquierda, por un sendero que prácticamente está perdido entre matorrales. Tan solo podemos guiarnos por el track que llevamos en el reloj, y nos cuesta trabajo, porque al pasar un arroyo, seguimos pegados a él, por no ver el camino, y luego nos cuesta bastante trabajo volver a encontrar la casi invisible senda, que va un poco más alejada y arriba de este arroyo. Subimos una loma donde se encuentra encerrada con una especie de rejas en el suelo, una gran cantidad de lo que parece maíz, quizás para alimento de los animales de la zona. Por aquí ya el camino está muy bien marcado y bajamos hacia otra pista principal. De la que en principio nos equivocamos de sentido y hacemos unos 100m de mas entre ida y vuelta. Otro tramo algo más largo por una pista en buen estado, hasta que volvemos a cruzarnos con el arroyo de antes, el Arroyo Zahurdones. Por aquí ya llevamos 10 kms y más de dos horas de tiempo.


En este punto nos desviamos a la derecha, por una senda que es buena, aunque no tan marcada como la pista anterior, pero es un sitio en el que se puede trotar bien. En cualquier caso nosotros andamos. Nos adentramos poco a poco en un bosque de pinos. Como casi todo el paraje, no me cansaré nunca de decirlo, espectacular, ha sido todo un descubrimiento. Además llama la atención que en ningún instante vemos a nadie disfrutando de este fantástico paraíso. Un poco más tarde volvemos a cruzar el arroyo de antes. Segundo dice que esto es trail y se moja los pies cruzándolo. Leandro y yo nos buscamos un lugar donde poder pasarlo sin mojarnos. Un poco después, volvemos a entrar en otra pista principal, estupenda, y por la que se podría incluso correr. Aunque esto es un lugar un poco más desangelado y con mucha menos vegetación. Por aquí lo que probamos es a andar lo más rápido posible. Leandro y Segundo son unos maestros de andar rápido, consiguen incluso bajar de 9'. Yo al final no tengo más remedio de trotar un poco para que no se me vayan por delante.

Al final de estos 2 o 3 kms de recta, pasamos una ruinas parece que del poblado de Berrocal y llegamos a un cruce con otra cancela, que pasamos hacia la derecha hasta llegar a un punto donde se encontrará el día de la carrera el Av7, y km 15 de nuestro entrenamiento.






Lo que tenemos delante nuestra es un nuevo cortafuegos, de nuevo de un buen desnivel pero no parece muy largo. Comenzamos a subir por él y me quedo atrás haciendo algunas fotos y observando una especie de huevo de colores que hay en el suelo que me llama mucho la atención, Finalmente llegamos a la conclusión de que puede ser un hongo. El cortafuegos disminuye su pendiente, y avanzamos por arriba de unas lomas, hasta que de nuevo hay un giro brusco a derecha para bajar por un terraplén en el que no hay camino ni nada de nada. Al principio no tiene mucha pendiente, pero luego gira el camino marcado por el reloj un poco a izquierda y por esta parte el desnivel es brutal y las piernas resbalan bastante. Tanto que al final me dí un buen cebollazo contra el suelo, arrastrando incluso un poco por el terraplén. Afortunadamente, aunque mis amigos pensaban que me podía haber hecho daño en una muñeca, que se me quedó abajo atrapada por un bastón, no tuve ni un rasguño, tan solo el culo un poquito dolorido.
Al acabar de bajar llegamos de nuevo al arroyo pero sin cruzarlo avanzamos por un lugar donde se podría estar fantásticamente de excursión, con posibilidad de baño y todo. Siguiendo el cauce del arroyo, entramos en un paraje curiosísimo, donde hay una ruinas de lo que puede ser una fábrica de macetas de barro. Se ve una casa, unos pozos, luego distinguimos un horno, y algunas cosa más. Pero lo más impresionante es la cantidad de macetas abandonadas por el suelo, pero una cantidad exagerada, cientos, o miles. Nos llevamos de recuerdo una maceta para cada uno. Ya tenemos premio finisher del entrenamiento.

Llegamos a la confluencia del camino principal de nuevo, el que es el "Camino de Santiago". Nos cruzamos con una pareja en moto, junto a otro peregrino solitario, que nos cruzamos un rato antes, las únicas personas con las que hemos coincidido en toda la mañana. Avanzamos a paso rápido y por algún momento trotamos. Nuevo giro brusco a la izquierda para salir del camino principal, y nos dirigimos ahora a lo que para mí ha sido el paraje más fantástico de toda la mañana. Un lago de tamaño mediano, el embalse de Lanchar. Paisaje idílico, otro lugar maravilloso para ir de excursión y estar en él todo el día, hago por allí muchas fotos y pienso que será un lugar estupendo para ir allí con la familia. Luego de nuevo vuelta a subir por otro cortafuegos pequeño, hasta conectar con otra pista ancha, donde ya nos dirigimos hacia la salida de la finca.




Antes de eso, cruzamos dos puertas con pasos canadienses, y en uno de ellos, Segundo tiene la mala suerte de meter un pie entre las vigas, llegando hasta el fondo. Afortunadamente no le pasó nada, porque no hubiese sido nada raro que se rompiese la pierna. Si hubiera ocurrido algo así lo hubiéramos tenido muy complicado para sacarle de allí.
La última parte del camino es muy buena, pero desesperados ya de que el final se retrasa, trotamos un poco más hasta llegar a la cancela donde se encontraba aparcado mi coche.



Nos volvimos a Almadén a recuperar el coche de Leandro y aprovechamos para comer algo en un bar. Ya era muy tarde, casi las 4, nos habíamos demorado mucho en acabar el entrenamiento, finalmente una 5h30 de tiempo total, contando paradas.


Las conclusiones del entrenamiento, es que prefiero un recorrido sin tantas subidas y bajadas de cortafuegos, se hace muy duro cuando no hay necesidad de ello. Aún no sé lo que haré, si me atreveré con los 105 de la UTSN o si haré el recorrido de la Maratón, quizás lo más sensato para mí.
Las nuevas zapatillas Salomon, bien, pero acabe con un poquitin de dolor de pies, y la zapatilla derecha por el lateral, en el hueso del pie, un poco de dolor.

Sobre el Berrocal, un lugar absolutamente maravilloso para entrenar, hay que volver allí muchas veces. Con un poco mas de promoción e idea de negocio, este lugar podría hacer que Almadén fuera en cuanto a Trail algo parecido a lo que es Ronda. Esta finca podría ser algo parecido a lo que son las "Estaciones de Trail" que tiene Raidlight en Francia, con muchos circuitos marcados y con diferentes dificultades.

Articulos relacionados por categoria