miércoles, 17 de septiembre de 2014

Se acabó participar en La Pretoriana por este año

Pues sí, la semana pasada las cosas no fuero mejorando, sino que la espalda fue a peor.
Cuando salí el martes de la semana pasada del Fisio, me notaba bastante mejor, pero ya el miercoles no noté nada de mejoría. Al final del día el dolor se fue un poco hacia la parte derecha y una sensación como de que era más interno.
El jueves seguía igual, bastante molesto con la parte lumbar derecha, llegando a pensar si no sería algo interno. Como tenía la consigna de no correr hasta el final de la semana, decidí ese mismo jueves hacer media hora de elíptica y a ver qué tal. No fue del todo mal, pero ya después, por la noche, me notaba bastante más dolor que antes.

El viernes por la mañana, al ver que ya no mejoraba, que tenia dudas si entrenar algo durante el fin de semana, y que también tenía miedo no fuera a ser el dolor de los riñones o algo así; decidí irme al hospital.
Realmente me dolía más, principalmente al apretar esa zona. Pero luego tambien como si estuviesen muy cargados los lumbares, me quedaba un poco encorvado, con dificultad para moverme, para sentarme y levantarme.

Ya en el Hospital, me hicieron unas radiografías para comprobar si tenia afectada la columna. La médico ya me anticipó que algo de riñones no sería, porque con los días que habían pasado probablemente ya estaría muerto. je,je,je, que graciosa.
El caso es que luego de la exploración y la radiografía el resultado fue que los huesos están bien y el problema es muscular. Me dijo que ni se me ocurriese hacer absolutamente nada de deporte de 7 a 10 días. Y me recetó ibuprofeno para bajar inflamación, Fastum gel, y un relajante muscular, Valium 5.

Salí de allí contento por no tener nada peor, con mucho dolor en la espalda, aún mas que cuando entré y apesadumbrado porque mis planes de entrenamiento, después de estar ya más recuperado de la rotura del abductor, se iban totalmente al traste.

Después de pensarlo friamente, son sólo 2 semanas las que van a quedar, desde que pueda empezar a entrenar antes de la prueba. Durante el verano no he hecho prácticamente nada con el problema del abductor, que tampoco está definitivamente curado,... Y el pasado lunes 15 era el ultimo día para conseguir ceder el dorsal y recuperar el dinero. Así que la decisión da mucho coraje, pero es que no se puede hacer otra cosa. No me voy a plantear la carrera como un entrenamiento suplicio a ver hasta donde llego, si es que pudiera tomar la salida. Da pena, por ser una carrera de Ultrafondo organizada por buenos amigos y que es justo al lado de mi casa, en el pueblo donde vivo. Pero lo que no puede ser no puede ser y habrá que estar 100% pensando en recuperar y pensar en posibles nuevos retos.

Finalmente, ya cedí el dorsal a una persona de la lista de espera, que espero pueda disfrutar de la carrera, y ojalá el año que viene pueda hacerlo yo también.
Es la segunda renuncia de carrera que llevo en este verano, que está siendo un autentico suplicio.

La espalda con el nuevo vendaje

El mismo lunes por la tarde volvía a visitar a la Clínica Salas Lluch. Allí Clara me estuvo revisando la espalda, continuó drenando, me dijo que estaba mejor pero para nada recuperada, aun se nota el hematoma. Me puso un vendaje estos de taping.
Luego pasó a volver a tratarme el abductor, que hacía 2 semanas que no se tocaba, y yo que me creía que se había recuperado... Nada más lejos de la realidad. Masaje y Ultrasonidos, que dolieron una autentica barbaridad. Salí de la clinica algo mejor, y ontento por la decisión que ya había tomado.

A ver cómo evoluciono en la próxima semana y cuándo me puedo volver a poner a entrenar. Próximo dia de tratamiento el martes que viene.

Articulos relacionados por categoria