miércoles, 10 de septiembre de 2014

Accidente y paso atrás.

Durante la semana pasada todo fueron buenas noticias, conseguí ir aumentando el tiempo de carrera, sin parar. Primero 15', luego 30' el miercoles, y el mejor dia, el sábado. Llegué a completar hasta una hora de carrera continua. Cada vez menos molestias en el abductor, el sábado practicamente sin ellas.
Lo unico malo la falta de ritmo, aunque eso tampoco preocupa tanto para poder finalizar una prueba como la pretoriana que se trata de andar y trotar. La moral subiómucho. Y mis expectativas con respecto al Ultra Trail de la Sierra Norte también.

Pero vino lo inesperado el domingo. Estabamos en casa y comenzó a caer una fuerte tromba de agua. El patio se empezó a inundar porque la tapa del husillo estaba obstruida. Salí a quitar la tapa y en los 4 escalones que hay para bajar al patio resbalé, cayendo con toda la espalda sobre los escalones. Tirado en el suelo y todo lleno de agua, pensaba que no iba a poder levantarme nunca más, el costalazo fue tremendo.
Pude levantarme, y tenia un fuerte dolor en la espalda, alguna raspadura y corte. Pasadas las horas, me dolía aunque tampoco era tanto.
Llegó el lunes, que me tocaba entrenar de nuevo. Tenía alguna molestia, pero decidí salir a probar a ver que tal andaba la espalda y si me afectaba. A cada paso sentía un poco de dolor en la espalda, poco a poco siguió aumentando, completé casi la hora que tenia previsto, pero al llegar a casa fue lo peor. Cada vez me dolia mas y mas. Tanto que al final tuve que acostarme, luego de un buen masaje con Fastum gel y hielo.
Lo más gracioso es que en esa casi hora de entrenamiento, el abductor me pasó absolutamente desapercibido, ninguna molestia, como suele pasar cada vez que surge un nuevo problema.

Tanto me dolia, que llegué a pensar ir al hospital, no fuera a ser que tuviese algo más gordo. Pero al dia siguiente, ayer martes, tenía la cita con Salas Lluch. Así que pensé esperar y que me lo viera Jose Antonio.
Por la mañana ya me dolia menos, aunque notaba incluso alguna complicación para respirar.
Cuando por la tarde lo vio Jose Antonio, se quedó impresionado. Aunque el hematoma principal que tengo es del tamaño de un puño al lado de la columna vertebral, parece que con menos intensidad cubre todo el ancho de la espalda, y aunque no parece que haya nada roto, incluso tengo afectada una costilla.

Finalmente la sesión prevista para el abductor, tuvo que pasar a dedicarse a la espalda. Jose Antonio decía que era lo mejor, porque dejar la espalda de esa manera iba a tardar mucho en recuperar. Pero me pidió que mejor dejara de correr unos dias, al menos hasta el fin de semana. Una putada este nuevo atraso, ya que estaba empezando a ir por buen camino, pero no habrá más remedio que hacerlo.
Clara me estuvo dando un masaje muy bueno, desde la columna vertebral hacia afuera, y luego me trató con corriente y ultrasonidos. La verdad que cuando salí de la clínica parecía otro. Una mejoría muy muy acusada, de los días donde he notado más diferencia de la forma en la que he entrado alli y la que he salido.
Aún así debo ser bueno y hacer caso a la recomendacion de no correr hasta el fin de semana.
Hoy también me he levantado bastante mejor. Pero de todas maneras habrá que esperar y tocar madera, de que siga esto poniendose mejor. Menudo verano de lesiones y de no poder entrenar. Seguiremos informando.

Articulos relacionados por categoria