domingo, 16 de septiembre de 2012

Semana -5 para Turdetania. Por Tomares

Ya queda poco más de un mes para la Turdetania. Y lo que tenía previsto que era esta semana aumentar algo el kilometraje en la tirada larga no lo he podido hacer del todo, ya que el principio de la semana ha estado marcado por la torcedura de tobillo de la Media Maratón de la pasada semana.

Aunque le apliqué el domingo hielo y pomada al tobillo, durante el lunes y martes me estuvo molestando. El miércoles ya casi no sentí molestias y el jueves otra vez probé a correr con buen resultado. La tirada larga la hice el sábado, pero en esta ocasión por las cercanías de casa, lo que no quiere decir que no hubiesen cuestas...


  • Martes: 30' elíptica (12,8 kms)
  • Miércoles: 30' elíptica (13,5 kms)
  • Jueves: 60' Carrera contínua (10,3 kms)
  • Sábado: 3h caco (25,5 kms)
  • Domingo: 30' elíptica (12,5 kms)
Sigo sin meter en los entrenamientos días de series y de exigirse más, pero es que por ahora me va bien respecto a lesiones, no estoy teniendo ningún tipo de molestias, y además no me apetece demasiado. Prefiero disfrutar sólo de correr y no sufrir con las series. Pero ya las meteremos algún día, ya.

En la tirada larga del sábado, después de pensar en diferentes posibilidades, pensaba comenzar acompañando a los pretorianos en su entrenamiento de los sabados a las 8:15, desde el Polideportivo de Tomares; y luego extendiendo el entrenamiento hasta una distancia entre 25 y 30 kms. Pero me desperté a las 6:30 y pensé que mejor salir ya y hacer unos kilometros antes, porque si no iba a acabar sobre las 12. 
Y así, empecé bajando toda la cuesta hasta el Leroy Merlin y subiendo casi 3 kms la cuesta de Assitel hasta el final de Las Almenas. Desde allí hasta el Poli de Tomares, donde saludamos a todos los compañeros e hicimos un circuito circular por el Zaudin, Bormujos, Cordel, Aljamar y vuelta al Poli. Un poquitín caótico porque muchas veces no se sabía bien para donde íbamos, pero mucho charloteo, ritmo fácil y algunas cuestecillas, que era de lo que se trataba. 
Desde el Poli, los demás se quedan duchandose y preparandose para el desayuno. Carmen se anima a seguir nos kms más conmigo, nos dirigimos hacia el PISA y vuelta al Poli por el Cordel de Villamanrique, donde en el paso subterráneo todavía había chavales de botellona, más allá de las 10 de la mañana. 
Me he encontrado bastante bien durante todo el entrenamiento en tres bloques, 7 kms solo; 11 kms con los pretorianos; y 7 kms más con Carmen. No se ha hecho complicado el rodar en ningún momento. Al final nos ha dado tiempo incluso de llegar al Tipitino al fantástico desayuno pretoriano.

Este es el desayuno pretoriano.

La semana que viene, ni sábado ni domingo podré hacer la tirada larga, por lo que la idea es hacerla el viernes.

Articulos relacionados por categoria