miércoles, 26 de septiembre de 2012

Semana -4 para Turdetania. Cuesta de los Toros

Cuando ya quedan solo 4 semanas para la Turdetania, he podido recuperar y hacer de nuevo una buena semana de entrenamientos. Las molestias del tobillo de la semana pasada se han superado del todo. En resumen dos dias de carrera continua, aunque algo más rápido de lo habitual y otro de eliptica al principio de semana, y a final algunos cambios en lo que suele ser normal, ya que me fui el fin de semana a la playa, con lo que cambié el dia de la tirada larga al viernes por la tarde, y el domingo tan solo unos paseos más de caminar que de correr.

  • Lunes: 50' de carrera continua (9,5 kms).
  • Martes: 30' de elíptica (12,8 kms)
  • Miércoles: 60' de carrera continua (10 kms)
  • Viernes: 3h Caco (23,5 kms)
  • Domingo: Paseos por la playa (7 kms)
El entrenamiento más importante de la semana en la tarde del viernes. Como he dicho, sabado y domingo no iba a poder salir, asi que estuve preguntando si en la tarde del viernes alguien se animaba a hacer un tramo del recorrido de la Turdetania, el más duro. Con las subidas de la cuesta de los toros y desde el embalse de Castilblanco hasta el pueblo. Finalmente, el único que se atrevió a venir fue Juan Antonio, un compañero de trabajo que hacía tiempo que quería venirse a algún entrenamiento y ahora era la oportunidad.
Juan Antonio y yo antes de comenzar, al lado del embalse de Guillena

Quedamos para salir a las 6 de la tarde, y por precaución, decidimos llevarnos los frontales, no fuese a ser que se nos hiciera de noche, la idea era hacer unos 23 o 24 kms. Y menos mal que nos los llevamos, porque al final hasta casi las 6:30 no empezamos a correr, y vaya si se nos hizo de noche.
Para hacer este tramo sin tener que pasar de 30 kms en total, llegamos en coche hasta La Cantina, y los dejamos en el pantano de Guillena, para empezar a correr desde alli.
Los primeros instantes del recorrido son preciosos, con mucha vegetación a la orilla del embalse, pero casi de inmediato y poco a poco el camino ya empieza a tirar para arriba y ya prácticamente no hay sombra en ninguna parte del recorrido. Se empieza a pasar calor y bastante.
Juan Antonio intenta darme consejos para poder caminar más rápido, yo hago lo que puedo y quizás haya mejorado algo, pero la cuesta se hace muy muy dura. En estas mismas cuestas fue donde mis cuadriceps hicieron "catacrock" en la anterior Turdetania. Quería hacer algún entrenamiento por esta parte del recorrido, pero no quería volver a pasar por aqui hasta estar mucho más preparado. Pero al final, ni preparación ni nada. Se hizo muy muy duro subir los 3 o 4 kms que corresponden a la parte mas dura.
Casi todo este rato viendo toros y vacas por los lados del camino, incluso se pasa por el interior de la hacienda y llegaba a dar miedo, ya que algunos morlacos de casi 2 metros de altura se acercaban a vernos pasar con cara de pocos amigos, y nos separaba de ellos una valla que si les daba la gana la podian saltar.
Pasado el tramo más duro, en el cruce que dirige el camino hacia Castilblanco y hasta las cercanías del embalse, el camino se hace má suave, no perdiendo la tendencia a subir, pero con algún que otro descanso, por lo que vamos alternando el caminar y el correr. Ahora por aqui no hay toros pero sí fincas sobre todo con cerdos y sobre todo perros ladrándote por todas partes. No es este muy buen camino para ir sólo.
En unos momentos en que vamos corriendo algo más rápido cuesta abajo y al doblar una curva, coincidimos en el lateral con una finca con una gran piara de cerdos y se organiza una autentica estampida, con cerdos chocandose con las vallas y saliendose hacia el campo. Nos llega a ver el dueño y nos corre a gorrazos.
Luego la bajada grande hacia el pantano, en la que Juan Antonio quiere batir sus records de velocidad y casi que lo consigue, y después de cruzarlo, de nuevo cuesta arriba, de nuevo de forma muy pronunciada, aunque en esta ocasión sólo hacemos unos 2 kms de la subida, los más duros. Se empieza a hacer de noche y es imposible llegar a Castilblanco, asi que cuando se suaviza ya la subida y hemos hecho lo más importante, vuelta para atrás. Así que de nuevo bajada por el pantano y subida por el sitio que antes habíamos bajado tan rápido. Y vaya con lo duro que se hizo.
Cuando llegamos arriba, ya era casi de noche y aún nos iba a quedar casi una hora de camino. Con algo de claridad, ya encendimos los frontales y gracias a que algo de claridad había, no se iba del todo mal. Aunque ya se notaba la dureza del recorrido y yo no iba igual, en algunas pequeñas subidas tenía que pararme a andar, aunque Juan Antonio las hubiera hecho corriendo. Incluso en un momento me dió un pequeño amago de tirón en un gemelo.
Finalmente se hizo tan de noche que casi no se veía nada, en un momento dado venia detras nuestro un perro ladrándonos, justo detras, intentamos ignorarle y afortunadamente nada nos hizo. Y por delante llevabamos otro bicharraco, finalmente y con dificultad por la falta de luz descubrimos que era un cerdo.
Con mucha precaucion de no pasarnos el cruce que nos llevaba hasta la Cantina, llegamos hasta él, e inmediatamente el paso por la hacienda donde estaban los toros. Yo pensé que lo mejor era pasar por allí con el frontal apagado y así lo hice, pero luego, en la bajada de la cuesta de los toros, ya pudimos comprobar que los toros huían a la luz del foco del frontal.
Lo poco que quedaba de bajada muy complicado porque dentro de la total oscuridad no se distinguían bien los agujeros y baches del camino, por lo que hubo que dar algun que otro traspiés. Afortunadamente llegamos a la presa de Guillena y al coche sin ningun contratiempo, despues de 3 horas de entrenamiento y 23,5 kms de cuestas en las piernas.



 Durante el camino pude grabar el siguiente video:


Y el ultimo entrenamiento de la semana, finalmente fue acompañar a mi mujer a un paseo por la playa, en el lugar donde nos quedamos el fin de semana, Atlanterra en Zahara de los Atunes.
Yo pensaba que no se iba a atrever a meters con cuestas y que simplemente sería eso, un paseo por la playa con algo de carrera, pero finalmente me sorprendió y nos fuimos subiendo por los caminos de la urbanización que llevan hasta la Cala de los Alemanes y al faro de Camarinal. Luego bajamos desde arriba por unas escaleras hasta la playa por donde ya fuimos paseando (no se podia correr con la marea alta) hasta nuestro hotel. Tengo algunas fotos preciosas del recorrido, aunque no pude hacer video, ya que la cámara me la dejé en casa, porque pensaba que iba a ser algo más sencillo.


Vista de toda la playa de Atlanterra desde el cabo de la plata

En el faro de Camarinal

Vista de las rocas cerca del cabo de la plata


Escaleras de bajada a la playa
Esto fue por la mañana. Bueno, pues no contentos con ésto, finalmente por la tarde decidimos dar otro paseo, esta vez en la playa de Bolonia, esta vez subiendo a la inmensa Duna que hay en esta playa y que es monumento natural. La Duna tiene unos 60 o 70 metros de altura, con unas vistas fantásticas desde arriba de toda la playa.



Así pues, otra semana más preparando la Turdetania y sobre todo disfrutando de este fantástico deporte, ya sea en los entrenamientos o con las excursiones, que también suman.

Para la proxima semana, en la que ya estamos metidos; el jueves tengo la visita al fisio para hacer descarga de la musculatura, y el próximo sábado, la primera cita importante, la Marcha de Arriate, donde intentaremos pasar un buen día, acompañado de un montón de buenos amigos. Y además esta prueba servirá para valorar si estoy mejor o no que el año pasado, pues va a ser la primera prueba de Trail que repito desde que empecé con esta modalidad, asi que no habrá otra solución que comparar los resultados del año pasado y éste.

Por cierto, que estoy preparando el blog para hacer algo que quiero probar precisamente en la Prueba de Arriate, que es enviar mensajes y alguna foto de cómo se va desarrollando la carrera. Para ello he creado una cuenta de Twitter, que podéis seguir, @pundonno , y a la derecha, en el margen del blog, se pueden ver los twits recientes que se han enviado desde esa cuenta. Mi idea es, si puedo, mandar twits con mi situacion a lo largo del desarrollo de la prueba. ¡Está permitido reponderlos enviando mensajes de ánimo!

Ah! Y no salimos de una cuando ya pensamos en otra. Esta mañana ya me han confirmado dorsal para participar en la proxima edición de A mí la Sufrida. La Valiente.
Hasta la próxima entrada.



Articulos relacionados por categoria