domingo, 26 de junio de 2011

Graza Trail - Cortes de la Frontera

Genial tarde que hemos pasado hoy en Cortes de la Frontera. Nuestro debut en una carrera de Trail, hace unos meses, durante la media maratón de la Via Verde, le metí a mi amigo Agustín el gusanillo en la cabeza, y más tarde cuando ví que se podían apuntar niños, también metí en esta locura a mi hijo Javi. Aunque la carrera nos sorprendió por su dureza en la subida, un avituallamiento que no aparecía nunca, una bajada escarpada y estrecha y un par de kms más de lo previsto, hemos disfrutado un monton tambien de todo ello, además de por el excepcional entorno y por todo el mundo (no mucha gente) que corrió la carrera.

El plan empezó en Sevilla, cuando Javi y yo quedamos con Agustín en su casa. Él se iba a llevar su fantastico coche, y nos esperaba un largo viaje de unas dos horas que se hizo corto por la cháchara que tuvimos durante él. Los paisajes ya cerca de Cortes contribuyeron también a hacer mas agradable el viaje.

El calor que hacía en Sevilla era tremendo y hacía presagiar una tarde de infierno en la montaña, pero al entrar con el coche en el Valle del Guadiaro la temperatura se suavizó una barbaridad, y cuando llegamos a Cortes había unos casi agradables 27º.
Recogimos  bolsa de corredor y dorsales en el Hotel Los Almendros. Todo muy bien organizado, las bolsas ya preparadas con un dorsal de un material plástico y grueso chulísimo y ya dentro de la bolsa lo que habíamos pedido al hacer la inscripción. Javi y Agustín camiseta de la talla elegida y yo un par de calcetines especiales de trail, en vez de la camiseta. Dentro de la bolsa más regalos, un gel, una botella de powerade, un numero de la revista Trail, y más propaganda variada.
Descansando antes de empezar, en la piscina del Hotel Los Almendros
Dorsal de la carrera
  La espera hasta la salida se hizo muy agradable en la sombra de la piscina del hotel, comentando cosas con alguno de los corredores, alguno aprovechaba para darse un baño antes de la carrera; y tambien mirando hacia las montañas que debíamos cruzar y pensando e imaginando cómo sería el trazado que teníamos que afrontar.
Piscina y al fondo la sierra que deberíamos cruzar

Ya cerca de la hora, nos vamos hacia el campo de fútbol, donde se hacía la salida, dejamos lo que nos sobraba en el coche de Agustín. Al final me puse la mochila de hidratación en la que llevaba: bolsa de 2L de agua, que se mantenia fresquita desde que salimos de casa; 2 botes de bebida isotónica, un par de plátanos y un bocata de atún por si nos perdíamos en la sierra, je, je. Además de gorra y gafas de sol, y por supuesto la cámara de fotos.
Con el bueno de Agustín, en la zona de estiramientos.
 Estiramos a la sombra, y ya nos vamos al cesped artificial donde poco a poco van apareciendo todos los corredores. Puedo saludar y conocer a otros blogueros, como Charlie y Antonio; que iban a hacer el trazado Alcornok, encantado de haberos podido saludar.
Mi hijo Javi, yo, Antonio y Charlie

No llegarían a 200 el numero de corredores apuntados. La mayoría iban para la modalidad Infinita, de 42kms. Tambien estaban los marchadores de la Alcornok, de 29kms; los nuestros de la Graza Trail, y los de la Infitita Ultra Trail.

Salimos a las 6 de la tarde todos a la vez, con la salvedad de que los de la marcha de 29 kms llevan otro camino, nosotros compartimos la ruta con los de la modalidad Infinita y con la Ultra.


Empezamos por el pueblo a ritmo de trote tranquilo, y ya hay oportunidad de disfrutar con alguna que otra fuerte subida. En la modalidad Familiar, en la que íbamos Javi y yo, solo habían otros 2 equipos apuntados, otro Padre con su hijo, y una mujer con 2 niñas. En el recorrido por el pueblo no vimos a estos otros participantes, y no sabíamos si estaban por delante nuestra.

Al cabo de algo mas de un km por el pueblo, ya se tuerce a la izquierda y de inicio ya entramos en una estrecha senda, ya se ve que todo el mundo se hecha a andar y por aui que empezamos las cuestas arriba. Vamos marcando ritmo de un grupito de unos 6 marchadores, luego el camino se hace un poco mas ancho y suaviza la pendiente un poco, por lo que podemos volver a correr otro rato, luego la pendiente se hace fortísima, todos los del grupo , nada mas que andando mas rapido que nosotros, se nos van muy por delante nuestra. Tan solo se ve algo detras de nosotros a una mujer, y detras suya, por mas que nos empeñamos en buscar alguien, no queda absolutamente nadie.
Miro el movil y llevamos algo más de 3kms. El camino se vuelve a estrechar y la subida es bastante dura, la mujer que quedaba detras nuestra nos pilla, paramos a hechar unas fotos porque las vistas eran muy bonitas y a partir de mas o menos el km 4 donde vemos un voluntario que nos indica que a 2 kms está el avituallamiento, no volvemos a ver a nadie cerca.




Casi todo el tiempo vamos andando, la subida no se suaviza en ningun momento, tan solo algun pequeño cambio de ritmo, nos seguimos quedando atras y nadie, nadie se ve a lo lejos. Empezamos a pensar que somos los últimos, pero tampoco nos importa demasiado, seguimos bromeando, echando fotos y disfrutando de lo bonito del paisaje.

Vuelvo a mirar el movil y llevamos 6 kms, al avituallamiento deberia estar cerca, pero ni se ve ni dejamos de subir, porque seguimos viendo las marcas del camino, porque si no empezabamos a pensar que nos habiamos equivocado de camino. Seguimos igual, pasamos el 7 y nada. Agustin decide aumentar el ritmo y a ver si llega al avituallamiento, lo vemos por los caminos de herradura como se nos va escapando ascendiendo la montaña, al cabo de un rato y ya cerca de 1h30 de carrera, parece que llegamos arriba, un falso llano, y donde el recorido es mas bonito, con más árboles que en el resto del recorrido. Seguimos sin ver a Agustin, y nada del avituallamiento, Javi y yo decidimos ponernos a correr, ahora que el terreno es mas favorable.
El deseado avituallamiento

Unos minutos despues ya vemos a Agustin y el avituallamiento, donde hay un voluntario de proteccion civil y otras dos personas. Ya queda poca agua. La camtimplora de 2L ya hace tiempo que se acabó, pero llenamos de agua uno de los dos bidones de Isostar, además comemos varios trozos de deliciosa sandía. Les decimos que nos parece que somos los últimos, pero ellos no lo tienen muy claro, porque les han advertido que detrás vienen quitando las marcas. Así que existe una posibilidad de que no seamos ultimos, aunque no se ve a nadie en bastante trecho. Finalmente el avituallamiento está aproximadamente en el km 8,5 y tardamos en llegar a él 1h41m, (2 kms mas lejos de donde dijeron). Y ya nos queda poco para entrar en 3hrs. Antes de salir pensabamos que podiamos terminar en 2hrs. Luego pensabamos que 2h30 y ahora no tenemos ni claro poder acabar en 3 hrs.


Seguimos trotando pero unos metros más adelante ya vemos marcada la estrecha senda donde empieza la fuerte bajada. Se ve el pueblo muy a lo lejos y se aprecia el fortísimo desnivel que hay que bajar.
Comienza la larguisima bajada
Cuidáo lah kabraa!

Lo de ahí abajísimo es Cortes de la Frontera

Mirando a lo lejos no se ve a nadie, por supuesto, y tampoco se adivina por donde será el camino. Menos mal que estaba bien señalizado con cintas, si no hubiera sido perdida segura. Empezamos a bajar y aunque al principio le intentamos dar buen ritmo, poco a poco tenemos que frenar, cada vez es mas peligroso y hay más piedras suelta, en algunos sitios hay que ayudarse un poco con las manos. Vemos a un voluntario y nos confirma que detras nuestra va una mujer con dos niñas. Llegamos a una zona de rocas con un pequeño cortado donde hay unas vistas preciosas, no es muy peligroso, pero el miedo es no saber lo que te puede quedar, si se podrá la cosa aún peor...
Parece mentira que se pueda llegar allá abajo, pero se llega, sí.
 Luego de esta zona nos metemos en una senda con mucho follaje muy muy alto y todo lleno de zarzas y plantas con michos pinchos, nos arañamos de todas las formas posibles, se sigue viendo el pueblo, pero es un poco desesperante porque miramos ahacia arriba y nos sigue pareciendo que estamos mas cerca de arriba que de abajo.

En ese momento se produjo algo imprevisto totalmente. De repente, y casi sin darnos cuenta, nos atrapan un hombre y un niño, que bajaban a fuerte ritmo. Les dejamos pasar y avanzan con sus bastones bajando a ritmo endiablado. Agustin intenta seguirles y mas o menos se acopla a su ritmo,pero Javi y yo nos quedamos mas atras y finalmente tenemos que parar por miedo a doblarnos el tobillo o a caer. Al cabo de un rato Agustin nos espera, pero nos hemos quedado de piedra al verles a ellos. Es increible, porque parece que Javi y yo ibamos los primeros de modalidad familiar, pero estos dos han bajado a un ritmo de muerte y ya es imposible darles caza.
Hacemos otra paradita a sacar el ultimo bote de isotonica y a guardar gafas, gorra, que ya no hacen falta, seguimos y tenemos que tener cuidado porque al lado de la senda hay un desnivel con un par de metros de altura y es peligroso perder un pie y poder caer por alli. Estos quieren ir mas rapido, pero yo no hago mas que decirles que se olviden de acabar en 3 horas.
Lo más divertido del día. Ahí en un puntito, en el campo de futbol se ve la meta. 3 minutos despues de esta foto estábamos allí, despues de correr de forma despavorida.

En esto llegamos a un sitio donde se puede hacer una foto muy buena, donde se ve a lo lejos el estadio con el arco de meta, llevamos casi 2h55m y me parece que nos quedará al menos 15 minutos para llegar. Estamos alli tranquilamente haciendo la foto, y en esto escucho unas voces, y... ¡no puede ser!, la mujer y las dos niñas, nos alcanzan, estan a 30 metros de distancia. Me pongo a gritar, que vienen, que vienen! corred, corred!. Agustin y Javi empiezan a correr que se las pelan, como puedo y con mis dolores de rodilla les sigo. Se suceden los acontecimientos vertiginosamente como una locura, dejamos la senda y entramos en un camino de tierra primero y luego asfaltado, ya estamos en nuestro terreno, todo vertiginoso y cuesta abajo, seguimos gritando, corriendo a toda pastilla y muertos de risa, entramos en el pueblo, callejeando entre mesas de bares, gente despistada que se extraña al vernos pasar a toda leche con nuestra pinta, sorteando gente en hamacas en las puertas de su casa. Todo cuesta abajo y a toda pastilla, en esto llegamos a la calle principal del pueblo, y con dificultades porque no se ven bien las señales, en la plaza donde está la iglesia, hay en medio de la calle...¡una comunion con montones de niños! y medio pueblo en la misma calle siguiendo la ceremonia. Pasamos como locos entre la gente casi a empujones. Yo sigo detras de Javi y Agustin que empiezan a gritar que nos da tiempo de entrar en 3horas. Viene una subida fuertisima, Javi sigue en cabeza tirando, Agustin le sigue, pero yo me quedo mas atras, casi se me van de la vista, luego la calle gira un poco, nueva subida grande y en seguida la entrada al estadio de futbol, ando un poco para recuperar el resuello, entro en el estadio y ya Javi y Agustin estan en el arco de meta. 2h58m y pocos segundos. Es increible, cómo le hemos dado en el ultimo km de rápido. Hacia 3 minutos estabamos muy fuera del pueblo. La mujer y las niñas entran unos 5 minutos despues y ya no queda nadie más por entrar. Aun no han llegado los de la marcha de 29 ni los de los 42 kms. Y en el GPS la distancia final ronda los 14,5 kms, unos 2 más de lo previsto.
Ya estamos en meta
 Recuperamos la respiracion por la zona de meta avituallandonos a tutiplén con isotonica, zumos, fruta, un bocadillo de mortadela, dulces... Comentamos con el padre del niño que nos adelantó, que ya son varias carreras que habían hecho, y nos dijo que esta era de las de recorrido más duro de las que conocía.

Luego en el camino de vuelta para Sevilla, a la que llegamos casi a las 12 de la noche, comentando lo mucho que nos ha gustado y disfrutado, nos gustaría hacer más carreras de este tipo. Está claro que lo que hay que mejorar es a la hora de andar. Andar rapido requiere su técnica, tanto cuesta arriba como cuesta abajo, y está claro que nosotros no llevabamos un buen ritmo cuando íbamos andando. Sobre todo para las bajadas, donde los bastones son necesarios y hay que saberlos usar. Teniendolos como buenos apoyos, se puede bajar por un camino pedregoso mucho más rápido.
En definitiva, contentísimo de haber participado en una carrera de este tipo y en muy buena compañía. Esto es algo totalmente distinto a lo que había hecho y donde casi todo lo que hay que hacer es disfrutar. Nos encantará repetir en otra ocasion y haber si más amigos se nos unen en la próxima, podemos formar un genial pelotón de cola en este tipo de carreras.

Todas las fotos:


Datos de la carrera:

Posicion final: 18 / 21.
Tiempo oficial: 2h58'07"
Clasificación Graza Trail
Ritmo de carrera frente a la elevación
Para Caminar, Trotar y Correr, media de ritmo, distancia, tiempo y porcentaje del total

Ruta de la prueba, marcado en rojo los lugares donde pudimos trotar

Articulos relacionados por categoria