lunes, 29 de diciembre de 2014

36 Media Maratón Sevilla - Los Palacios

No hay cerebro que pueda con el corazón. Es la enseñanza principal después de esta carrera. En esta ocasión, me lo ha enseñado mi mujer, después de un derroche de coraje, superación personal, y pundonno.

Antes de la salida
En los días previos llegaba poco motivado a mi octava cita con ésta prueba. Tal cómo el año pasado me apunté sin objetivo personal, sino para acompañar a Merche en ella.
Pero desde semanas antes, no se encontraba muy bien, principalmente por dolores intermitentes en la zona tibial. El ritmo al que estaba entrenando era mucho más lento que el del año pasado, y ademas como mucho había hecho 10 kms como entrenamiento más largo, y con malas sensaciones.
Se planteaba hasta el día antes no correr. El problema es que el tiempo límite de esta carrera es de 2h15m, y ahora mismo hacer 21 kms a 6:20 es algo impensable. Como alternativa, plantear la carrera como un entrenamiento con vista al maratón, a un ritmo lento, de unos 12 o 14 kms, y luego subirse al autobús escoba.
Yo pensaba entonces que haría la carrera sólo, y si acaso mi poca motivación era poder acercarme a las 2h en la carrera, ya que tampoco estoy para muchos trotes.
Finalmente, decidió presentarse con la idea de hacer un entrenamiento más corto. Y me pidió que la acompañase. Yo le dije que lo hacía con la condición de que no fuera más allá de los 14 kms, que podría perjudicarle ese gran esfuerzo para el objetivo a más largo plazo y no merecía la pena acabar la carrera bien lesionada. Vamos, que le dije que después de esos kms no iba a acompañarla más si se pensaba continuar.
Con esa idea nos levantamos el pasado domingo y llegamos a la linea de salida. Lo que verdaderamente ocurrió luego es lo que cuento a continuación.


Llegamos con tiempo a la zona de Salida, Vega del Rey de tomarnos unas infusiones y desalojar líquidos. De camino a la linea de Salida, nos encontramos a amigos Jartibles a los que saludamos y nos hacemos fotos.
Nada mas llegar a la zona de salida, el gran Juan Garrido que me ve y bromea por el micrófono sobre si voy a hacer podium. Se equivocó sólo por una mijita. Le saludo y nos vamos para la masa de corredores. La idea es intentar colocarse en buen sitio para que los que vayan a atrás, principalmente el autobús escoba, tarden lo menos posible en adelantarnos. Buscando ese hueco veo a Carlos, el hermano de Agustín, y también está con David y Pinteño. Nos metemos donde están ellos y echamos unos minutos de charla. Una alegría volver a encontrarlos después de mucho tiempo.
Unos instantes después se da la salida y avanzamos lento pero seguro, empiezan a adelantarnos corredores a toda velocidad. Primer kilómetro no sale excesivamente lento, pero a partir del km 2 vamos aminorando la marcha de forma bastante preocupante, poniéndonos por encima de 7 minutos el km. A Merche le duele la zona de los tibiales de ambas piernas, y se le ve perdiendo fuelle y sufriendo bastante. Cuando sobre el km 2 saludamos a Pepe aún no estamos tan a cola, pero allá por el km 5, tan sólo quedan dos personas por adelantarnos y el autobús escoba y cierre de carrera se les ve cerquísima.

Por el km 2
La verdad que en estos momentos lo que parece casi seguro es que en poco tiempo el cierre de carrera lo tendremos encima y habrá que subir al autobús, pero cuando nos acercamos al cambio de carretera, sobre el km 6 se ve un rayo de esperanza, ya que hay un par de corredores en peor estado con los que vamos acortando distancias, muy poco a poco, pero si logramos cogerlos podremos tener un colchón entre nosotros y el autobús que puede ser nuestra salvación. Asi que animo a Merche para que con un poco de esfuerzo les demos alcance.
Cuando queda poco para comenzar la subida grande del km 7 nos ponemos a su altura, y amagan con andar un poco para descansar, incluso nos tientan a hacerlo también, pero insisto en que hay que hacer la subida sin parar, Merche esta muy acostumbrada a estas cuestas en la mayoría de entrenamientos. Y así resulta, que llegando arriba ya tenemos por detrás unos cuantos, un colchón importante respecto al autobús, al que desde arriba se le ve a lo lejos, y que afortunadamente no lo veremos más durante toda la carrera.

Comenzando la subida y adelantando contrincantes
Muy bien en la subida todos los voluntarios, en el puesto que hay tienen agua de sobra, y además hay bicis que se acercan varias veces a preguntar si algo necesitamos. En el puesto anterior, del km 4, faltaba agua para los últimos, y los voluntarios de allí nos ofrecieron mejor que nada, botellas de agua "reacondicionadas". En ese momento pensé que tendríamos problemas de agua en la carrera, pero en los puestos siguientes no hubo el más mínimo problema.

A partir del km 9 ya se nota que la cara de Merche es otra muy distinta, las piernas ya se han calentado y los dolores se han suavizado. El ritmo se aviva un poco, incluso haciendo algunos kms por debajo de 7 minutos, todo un lujo para como íbamos hace poco rato. De vez en cuando adelantamos a algun participante, lo que nos va dando mas y mas confianza, por el km 10 ya se ve que Merche no va a querer pararse en el 12, pero le digo que no debe ir más allá del 14. Si su objetivo final es el Maratón no debe de machacarse las piernas hoy, ya que quedan por delante muchísimos entrenamientos.

Por el km 9. Foto Club Orippo
Vamos disfrutando del estupendo paisaje, del suave viento nada molesto en la cara, saludando a los que animan y hacen fotos por el camino, el km 14 precisamente es de los que más rápido sale. Así que insiste en que quiere llegar hasta el km 15. Pero desde el km 15 ya se ve a lo lejos una Iglesia de Los Palacios. Las ganas, el subidón de volver a tener la oportunidad de acabar la carrera y el pundonnó hacen que ya no vaya a querer parar. Apenas le vuelvo a repetir que no conviene machacarse hoy, pero no insisto, qué mas da. El futuro ya se verá, no se puede renunciar a nuestra "gloria" de hoy que ha sido dejar atrás el coche escoba y poder acabar la carrera.

Paso por el km15
Pero aún quedan bastantes kilometros, nuestra proxima meta es la subida del puente de entrada en el pueblo. A partir de ahí ya solo queda disfrutar de los ánimos de la gente. Llegamos a la subida algo cascadillos, hago unas fotos en ella, un poco después llegamos al último avituallamiento, y lo que queda es la gloria.
Paso por km 17 y puente entrada Los Palacios

Aún queda gente por las calles, gentes con sillas en las puertas de sus casas animando a los últimos clasificados de la carrera, más de hora y media esperando para estas gentes, por aquí. Como siempre el pueblo de Los Palacios espectacular, es un sitio muy diferente para estas cosas. La ida y venida por las largas calles se hace dura, pero entramos ya en la recta de meta. Controlando cada rotonda, y poco a poco, nos encontramos ya ante los arcos de llegada a meta.

Llegando al km 20
A lo lejos ya veo a Pepe, grandísimo Pepe, que sabía que íbamos a estar ahí y nos está esperando también después de mucho tiempo para que tengamos nuestra foto de recuerdo. Dejamos que nos adelante una pareja con ganas de esprintar, para que nuestra foto salga bien y disfrutamos un monton de la llegada.
Merche se hace un bailoteo, y delante del fotografo Pepe, nos damos un beso en la boca, para luego cruzar la meta de la mano y los brazos en alto. Una alegría grandísima haber podido llegar hasta aquí.


Al final más de 2h31m; unos 20 minutos más que el año pasado, que no hace menor la alegría, sino que es muestra de lo que ha costado y el mayor mérito que ha tenido. Al final la organización se portó de lujo, no eliminando a nadie por lentitud de ritmo, ya que por reglamento el tiempo máximo de la prueba eran 2h15m. Damos fe de lo que me dijo alguien de la organización al retirar el dorsal: "En Los Palacios, no dejamos a nadie tirado". Y enhorabuena a todos por esta prueba, que desde hace un par de años parece que está resurgiendo y la organización está siendo espléndida. Tan solo reseñar el fallo del primer avituallamiento. Y como ideas de mejora, creo que deben hacer un mayor esfuerzo en que haya mas plazas de autobús para llegar a la salida desde el pueblo, y que no deben obligar a ir a todo el mundo a la feria del corredor. O bien un punto en Sevilla para recoger dorsales como antiguamente, o poderlo hacer antes de la salida.


Como último comentario, tan solo decir que enhorabuena a Merche por una fantástica carrera y que espero que el pundonnó y las ganas que le ha echado para terminarlo sean las armas que le hagan llegar a meta en el Maratón, y que no empeore su lesión el esfuerzo del día de hoy. Y gracias por hacérmelo pasar muy bien, en un día que pensaba no iba a estar muy motivado, pero que al final se convirtió en épico al poder hacer realidad algo que antes de salir parecía poco menos que imposible. Un besazo muy grande. TQ.




(Gracias a Footing Pepito, Miguel A.Chaparro y Club Orippo por sus fotos)

Articulos relacionados por categoria