domingo, 10 de junio de 2012

Entrenamiento por circuito de las 24h Las Breñas

Quería un día hacer un entrenamiento por el circuito de las 24h de La Breña Extreme, para conocerlo y así poder decidir con conocimiento de causa si me apunto a la prueba que será el próximo 29 de septiembre.
Pillé el track del circuito de 25 kms del año pasado y lo preparé para cargarlo en el Garmin. Y programamos el día de ayer para hacer el entrenamiento y pasarlo con la familia en la playa. Por el facebook puse a ver si alguien se quería apuntar y acompañarme a hacer el entrenamiento. Jose Manuel se lo estuvo pensando, pero finalmente sólo fue Charlie el que se atrevió a acompañarme en el entrenamiento que parecía que podía ser bastante duro.
Un poco mas tarde de la cuenta, y mientras yo me acababa de preparar, algo antes de las 11 de la mañana partimos desde la playa del Carmen, al lado de la churreria que hay frente a la playa, para atravesar el pueblo desde allí hasta la zona donde empieza el recorrido por el pinar. El recorrido de la prueba sale del polideportivo, pero para que mi mujer tuviera desde la playa el coche a mano, salimos desde allí. No importaba, porque la parte del pinar la íbamos a hacer completa, incluso nos iban a salir algún metro de mas, respecto al circuito original.
En cuanto a la equipación; la habitual, mochila de hidratacion, con la bolsa de agua fresquita, barritas energéticas de fruta, bote de isotónica, y lo más novedoso, un par de calcetines tipo ejecutivo de los chinos, que me costaron 2 pares 1 euro, para utilizarlos como polainas, para usarlos por los muchos kilómetros de arena que deberíamos atravesar, tal como explicó en su día Danae en su blog. También me llevé encima los bastones, ya que en su descripción del recorrido parece que había alguna gran cuesta y eran necesarios.
Perfil del recorrido, marcadas las principales subidas

Así, llegamos a los inicios del pinar. Al principio, hasta el km 7 prácticamente todo es subiendo, aunque de forma suave, no hay fuertes y largas subidas, solo alguna que otra pero de poca distancia.
El recorrido se inicia por una pista de buen firme, hacia arriba pero corrible. El tiempo es fresco, pero se nota la humedad. En poco tiempo, según el recorrido del Garmin debemos salirnos del camino principal hacia la izquierda, al principio nos equivocamos de sitio, pero por el reloj luego somos capaces de ver el lugar exacto por el que hay que meterse, y empieza la pista estrecha y por arena, aunque en estos momentos no demasiada. Aprovecho para parar y colocarme las polainas. En este momento me doy cuenta que la cámara de fotos está sin batería. Una lástima, porque me hubiera gustado hacer algunos videos del recorrido. Las pocas fotos que tengo son hechas con el móvil. Ver el detalle de como me quedaban los calcetines recién puestos sobre las zapatillas.
Debajo de los calcetines están las Pegasus, no hay grano de arena que vaya a poder pasar hacia los pies
Nos adentramos por el sendero, mucha vegetación, trotamos y andamos por igual, vamos avanzando, la subida casi no se nota, pero aunque hay poca arena se hace más duro. En ese momento no te das cuenta, pero más tarde todo pequeño esfuerzo suma. Llegamos a un cortafuegos de mucha, mucha arena, como si pasáramos por el desierto, pero son solo unos pocos metros, nos metemos por otro camino por el que seguimos subiendo, de vez en cuando algo de bajada, con no mucha arena, cada vez hay mas vegetación y casi el sol no pasa, unas vistas hacia la zona de Vejer preciosas, y aunque no lo parece estamos bastante altos. Hay tanta sombra que en algunos lugares hay zonas con bastantes helechos.
Seguimos por esta zona tan agradable con nuestra charlita todo el rato, el un momento nos despistamos del circuito, pero nos volvemos por nuestros pasos y vemos que tenemos que atravesar una valla en el camino, al principio dudamos, pero confirmamos por el reloj que ese es el camino correcto, llegamos a un sitio maravilloso, con una zona donde debe fluir cuando lleve un arroyo. Aunque está seco hay un puente de madera, un lugar maravilloso. Lastima de no tener la cámara de fotos, porque hubiese salido un video genial. Y luego volvemos a otra pista de tierra que bordea el pinar, volvemos a correr aprovechando el piso muy favorable. Esta zona es la mas alta del circuito, por la pista vamos bajando, en cierto momento vuelve a subir, pero como siempre la subida es corrible. De todas formas la ultima parte la hacemos andando, porque ya se empiezan a notar los esfuerzos en la arena. Sobre el kilómetro 10 de nuevo cuesta abajo, también suave, aunque incluso hacia abajo se hace algo duro, hay más arena, por lo que hay que cuidarse de torceduras de tobillo, y también muchas raíces grandes de pino con las que se puede tropezar y llegar al suelo. 
De repente por aquí llegamos a un pequeño cortafuegos de arena, y a nuestra izquierda, se ve casi na pared de arena por la que debemos subir. Desde abajo parece muy dura. Decido sacar ya los bastones y llevarlos en la mano, ya hasta el final. Pero la subida es como todas las que nos encontraremos. No mas de unos 100 o 200m. Duros, sí. Con los bastones se hace mucho más sencillo, pero quizás tampoco sean necesarios. Sobre el km 12 encontramos una nueva pista de buen firme, donde podemos correr muy bien, y llegamos al área recreativa de "Los majales del sol". Luego una parte por carretera algo peligrosa, unos 500m, pero de nuevo vamos hacia la izquierda, sorteando otra verja y nos volvemos a adentrar en el interior del bosque de pinos, donde de nuevo entra poquísimo sol. El terreno por aquí, aunque prácticamente llano, es duro, por la arena, las raíces, el camino no está muy marcado y hay que ir muy pendiente del reloj. Nos perdemos, pero gracias a él volvemos a recuperar el recorrido bueno. Es un sitio donde es muy difícil orientarse, son pinos por todas partes, no se ve el sol, y todo parece igual.
Nos vamos aproximando a la zona mas cercana al acantilado. Por aquí hay un sendero más principal, donde nos encontramos a bastantes paseantes. Pero aunque no hay mucho desnivel, se hace muy duro correr por la arena, incluso cuesta abajo se pasa mal. Por todos los kms que ya llevamos, unos 16, tanto correr por arena ya se nota mucho, los cuádriceps se notan muy cargados. Decidimos correr solo cuando la arena desaparece y esto solo ocurre en contadas ocasiones. Las polainas, sin embargo siguen funcionando de maravilla, aunque los calcetines ya por la suela están casi totalmente rotos, siguen cumpliendo su función de no dejar pasar la arena hacia el interior del zapato.
En el km 17, llegamos a la Torre del Tajo, donde hay unas impresionante vistas del acantilado, con el mar y toda la costa, tanto española como africana. Paramos para hacer unas fotos.


Desde aquí y hasta el km 21, la pista es muy buena para correr, en leve bajada, con unas vistas de las playas de Barbate a lo lejos maravillosa. Lo único que lo hace mas duro es que aquí da el sol de pleno, aunque afortunadamente no hace mucho calor, y de vez en cuando notamos el frescor de la brisa, pero la fuerte humedad lo hace bastante duro. Trotamos, pero algo después del 20 volvemos a descansar algo. Por aquí sabemos que empieza la ultima fuerte pendiente, que Danae describía en su relato de la prueba como muy fuerte. Atravesamos un aparcamiento y la carretera, y en el km 21 empezamos la subida. Me ayudo con los bastones, y sin duda es la mas fuerte y larga del circuito, pero en realidad no nos parece dura en exceso, incluso de vez en cuando hay algún pequeño descansillo. Luego llegamos a un camino de arena pegado a una valla, nos volvemos a perder porque en un momento dado hay que cruzar la valla, volvemos hacia atras, y reencontramos el recorrido, y ante nosotros queda el cortafuegos más grande que hay ue atravesar, al principio tenemos que bajar un buen desnivel por la arena, y luego alguna duna más, de absolutamente arena, como si estuviesemos en el desierto. La foto del lugar es preciosa.

A pleno sol y con tanta arena, junto a los kms, se hace muy duro. Afortunadamente no es mucho tiempo por aquí, sino que ya volvemos a pillar la pista del inicio, de muy buen piso, y en unos 3 kms de leve bajada, llegamos de nuevo a Barbate. Aunque incluso este camino ya es muy duro, casi todo el tiempo vamos andando, aquí el sol pega de pleno, y las piernas están muy muy cansadas. Al llegar al pueblo, las piernas están muy cargadas, casi a punto de reventar, el entrenamiento ha sido mucho más duro que el de la semana pasada por los pinares de Aznalcazar. Luego llegamos hasta el lugar de inicio prácticamente paseando.
Al final hemos tardado unas 3h55m. Descontando paradas, unas 3h45m para unos 25,8 kms.
Pero la verdad es que han sido tremendamente duros. No quiero ni pensar lo que puede ser dar varias vueltas por aqui, porque quizás en la segunda se pueda correr algo, pero las siguientes seguro que son para hacerlo totalmente andando, por culpa de la dureza que le da la arena, porque como digo, no hay excesivas cuestas. A favor del circuito es su tremenda belleza y que la mayor parte es de sombra. Pero la verdad es que no tengo nada claro que pueda dar aquí 4 vueltas en 24 horas y 3 semanas después afrontar la Turdetania con garantías. Me lo tengo que pensar muy mucho.
Así quedé después del entrenamiento, destrozado, casi tanto como las polainas-calcetines.

Finalmente nos despedimos Charlie y yo. Muchas gracias, Charlie, porque sin tu agradable compañía esto hubiese sido muchísimo más duro, gracias a la charla que hemos llevado todo el tiempo. Esperemos que podamos hacer muchos más entrenamientos de aquí en adelante, y mucha suerte en tu preparación del medio ironman de Sevilla y en todo lo demás. Muchas gracias por haber venido.
Y luego en la playa a descansar un ratito, porque las piernas las tenia completamente reventadas, con la sensación de que estaban a puntito de estallar. Correr por la arena es durísimo, aunque al principio no te vas dando cuenta, las piernas se van cargando y cargando.

Datos de los ritmos durante el entrenamiento. Entre trotar y correr más de 13 kms, que no está nada mal.
Grafico de ritmos, junto al desnivel. Se aprecia que muchas veces cuando nos echamos a andar no coincide con cuestas arriba. El problema aqui es que hay que andar cuando es cuesta arriba y cuando hay mucha arena.
Y aquí una foto del par de calcetines que tengo nuevos y al lado cómo quedaron los que usé en el entrenamiento.





Articulos relacionados por categoria