lunes, 10 de noviembre de 2014

32ª Carrera de Fondo del Aljarafe

Dia especial el pasado domingo. Una de las carreras que más me gustan y que más veces he participado, ésta era mi octava participación. Además la carrera 188 de mi vida, pero da la casualidad que la número 100 desde que volvi a este mundo de correr en el año 2010. Todo ello unido a las dificultades después de tanto tiempo sin correr. Sólo 3 semanas para empezar a trotar y el objetivo de finalizar la carrera. Y esa era la ilusión de hoy, finalizarla independientemente del tiempo y de que pudiera tener que echarme a andar para hacerlo.

Finalmente las sensaciones fueron mucho mejores de lo esperado.

Hoy me toca ir a la carrera sólo, finalmente Merche no pudo ir a la carrera y se echó de menos. Levantarse, prepararse (ya casi se me habian olvidado cuáles eran los preparativos para una carrera) y hacerse una foto con el dorsal protesta de la cruzada que tenemos los que queremos que se recupere el fantástico maratón que teniamos y que se están cargando. (Animo a que firméis la protesta abierta en la plataforma Change.org, AQUI).


Ya tenia recogido el dorsal desde el día antes, así que llegué al polideportivo de Fasa Renault algo justo de tiempo, y afortunadamente aún quedaba un sitio en el aparcamiento que parecía destinado para mi.
Preparativos varios y de camino a la salida me encuentro con Simón, Marisa y Damián y más tarde con Juan Carlos. Poco antes de la salida nos hacemos otra foto.


Unos minutos de espera y de sorpresa se da la salida, a poco de salir puedo ver al amigo +Miguel Angel Chaparro  que está haciendo fotos. Mucha gente en la carrera, en los primeros metros es muy difícil incluso trotar, por lo que los inicios salen muy muy lentos.



Algunos sube y baja y coger el ritmo se hace difícil. Cuando ya cogemos la larga bajada hacia Castilleja de la Cuesta me acoplo a un grupo de varios corredores que ya me acompañarán casi toda la carrera, si no al lado mio como referencia por delante o por detrás, entre ellos también va un marchador.
En la bajada subo algo el ritmo, pero siendo muy cauto, sin bajar de 6'. Cuando se llega abajo del todo es impresionante el giro de casi 360º para subir todo o bajado por el interior del pueblo. Aqui mucha gente queda bloqueada, más o menos consigo mantener el ritmo de los que se mantienen más fuerte, pero se nota como sin estar en buena forma las pulsaciones suben bastante. Uno de los que adelanto en la cuesta es el gran Juan Crespo, veterana leyenda del atletismo sevillano.
Aunque la cuesta no acaba, se suaviza bastante a la salida del pueblo, en las cercanías del hospital, y se recupera un poco el resuello. Llegando al km 5 no tengo que hacer una parada técnica para aligeramiento de líquidos. La parada es de casi 1' y se me escapan los que iban cerca mía bastante y me pasan muchos que venían detrás. Afortunadamente el coche escoba está aún algo lejos aunque no demasiado.

Al fin y al cabo la parada ha venido bien para recuperar, cuando me pongo en marcha veo a lo lejos los que venían al lado mía. Aún no se han escapado de la vista. Se trata del terreno que lleva hacia Castilleja de Guzmán que no para de picar para arriba, pero que mirando a la derecha se tienen unas vistas fantásticas de toda Sevilla. Recupero alguna posición y me pongo a la altura del marchador.
Como el cansancio empieza a aparecer me doy cuenta de un error al preparar las cosas, que es que no cogí ninguna pastilla de Isostar que me hubiese venido de perlas para recuperar fuerzas. Pienso que me va a tener que bastar beber agua fresca, y ya rápidamente nos acercamos al primer avituallamiento. Veo con horror que en una primera mesa no queda nada, pero niños que hay allí dicen que más adelante queda agua. Una esperanza, aunque no se ve pinta de eso. Y al cabo de otra curva los peores presentimientos se hacen realidad, sólo hay botellas tiradas por el suelo, y algunas voluntarias buscando entre las botellas del suelo, intentando rellenar algunas. Mal porque no había botellas para todos, pero gracias a las voluntarias pude hacerme con una botella a medio rellenar, suficiente para mi, y para el marchador, que la compartí con él lo que a mi me quedó.

Continuamos la carrera. En este año no se podía pasar por el centro del pueblo. Una pena porque es la parte más bonita de la carrera, con la bajada y subida más fuerte. Lo que parecía que iba a hacerla más suave no lo fue tanto, porque la bajada hasta el centro del pueblo eran unos minutos de respiro, y ahora hasta la entrada a Valencina no acaba la subida suave pero continua. Y a la entrada a Valencina veo el reloj, que hacia unos minutos ya se había quejado de batería baja, que marca ritmo de carrera de 6:20 de media hasta ese momento. Justo a la entrada del pueblo cojo al resto del grupito  que me acompañaba desde el principio de la carrera. Ya por el mismo pueblo empieza a picar para abajo y se puede aumentar el ritmo. Todos quedan atrás excepto un corredor de camiseta blanca que pega un buen hachazo al que no puedo responder y se va por delante. El reguero de corredores es grande y vamos adelantando poco a poco porque ya el ritmo es bastante mayor. El paso por el km 9 ya lo hago a menos de 6'.

Hasta ahora ni he pensado en abductor ni espalda, pero de repente me siento un escozor por la piel en la zona de la barriga, y de repente caigo de qué es una pequeña heridita que tenia en esa zona desde hacia días. Y es que la faja lumbar que llevo para proteger la espalda me está haciendo una buena rozadura y eso escuece tela. Intento olvidar el asunto y a ello contribuye un repecho curioso que hay a la salida del pueblo que me hace perder un poco de ritmo, pero por contra parece que me acerco al de la camiseta blanca, que parece se atranca más en la subida.
Afortunadamente, en la salida del pueblo conectamos con un carril bici que nos lleva de vuelta a Gines y que son 2 o 3 kms en una suave bajada que hace que pueda aumentar bastante el ritmo. Asi los kms 10, 11 y 12 caen a ritmo de 5:50, 5:33 y 5:23. Hacia tiempo que no corría a ese ritmo y adelanto bastante gente. Me pongo de objetivo un grupito de corredores que se ve a lo lejos donde se encuentra una chica que lleva un carrito con un niño, pero están lejos. El de la camiseta blanca se las pela y no hay forma de acercarse a él. Llegamos al segundo avituallamiento y afortunadamente aquí si que queda agua.

Disfruto de unos buenos instantes corriendo rápido, pero el estado de forma no es el mejor y se ve que al final voy a sufrir bastante, pero mientras tanto disfruto hasta del suave viento en contra.
A la entrada al pueblo cojo a los del carrito, queda un repechito, un descanso y luego el ultimo kilómetro todo cuesta arriba. Sigo cogiendo unos cuantos corredores, bajo el repecho y giro a la izquierda para empezar la subida y me quedo un poco clavado. Por delante tengo cerca a 2 o 3 corredores, pero no puedo ya más me conformo con que al menos nadie me adelante hasta la meta, y lo consigo porque miro atrás y vienen muy lejos. Por aquí ya me empieza a pinchar el abductor y un poco más tarde me duele la espalda. Y es que el esfuerzo para subir la cuesta es tremendo, demasiado poco fondo tengo con sólo 3 semanas de entrenamiento. Una pena porque los que van delante están igual de clavados que yo y a poco que hubiese estado bien, como otros años, hubiese avanzado algunos puestos.

Al acercarme a la meta, me freno manteniendo un hueco para salir bien en la foto que seguro me va a hacer el bueno de Miguel Angel Chaparro. Le veo un poco antes de la recta de meta, y ya después avivo un poco el ritmo para entrar en 1h27m18s en los 14,3 kms que este año ha tenido la carrera.
Contento por cómo ha salido todo. Pocas molestias. Las horas siguientes la espalda ha reaccionado bien, aunque estuve toda la tarde con calor. El abductor molestó, pero también menos de lo que esperaba. Espero que ya no haya marcha atrás y poco a poco vaya yendo todo a mejor.

El año que viene volveremos a esta buenísima y bonita carrera.

Aqui las fotos de Miguel Angel Chaparro. Muchas gracias por las fotos.


Articulos relacionados por categoria